El mejor regalo de cumpleaños que he tenido

9/20/18
ESCRITO POR: David Towler

Fue justo antes de mi cumpleaños número 25 . Estaba en mi segundo año de la facultad de derecho en la Universidad de Texas, con licencia de contador público, todavía podía correr una 10K en 40 minutos y una 5K en menos de 19 minutos, estaba casado con mi novia del bachillerato y tenía el mundo firmemente en mis manos. Sentía que medía 10 pies de altura y que era a prueba de balas. Y luego Dios me dio el regalo de cumpleaños más importante que he tenido: la diabetes Tipo 1.

Como con muchos de los mejores regalos, ni siquiera lo reconocí como un regalo por mucho tiempo. Mi padre había desarrollado diabetes Tipo 1 en 1942 cuando tenía 14 años, y murió cuando tenía 40 años. Los tratamientos disponibles durante su vida pudieron mantenerlo con vida, pero no pudieron detener la progresión inevitable de las complicaciones. Y esto fue especialmente cierto para alguien como mi padre, que subía a los postes para la compañía telefónica Southwestern Bell, araba campos y soldaba en su “tiempo libre”.

Su tratamiento era de una inyección por la mañana, una por la noche y muchos caramelos para los inevitables niveles bajos de azúcar en la sangre. Sus últimos años no fueron buenos, y tuvimos que verlo morir una muerte lenta, dolorosa y fea. Entonces, cuando me dio a mí, tuve la misma visión para mi propio futuro. Ahora tengo 60 años, 35 años con diabetes Tipo 1 y veo las cosas de manera muy diferente. Si hubiera mantenido el estilo de vida que tenía en mi vida anterior, tal vez ni siquiera estaría vivo hoy. Y si estuviera vivo, dudo que estaría tan saludable como lo estoy hoy.

Para mí, la diabetes Tipo 1 fue una llamada de atención dolorosa. Muy rápidamente me convenció de que no medía 10 pies de altura ni era a prueba de balas, y que solo tenía un cuerpo y que tendría que encargarme de él si esperaba vivir una vida de calidad y larga. Cuando me diagnosticaron en septiembre de 1982, tuve la suerte de encontrar un médico “progresista” en Austin que entendía mi situación.

Como futuro abogado, no podía planear mi día alrededor de mis comidas e inyecciones de insulina. La rutina común en ese momento incluía una inyección de insulina de acción media en la mañana, y cuando llegaba el mediodía la insulina estaba allí, me gustara o no. Tenía que dejar lo que estaba haciendo y comer, independientemente de si tenía tiempo o no. Sabía lo suficiente sobre el horario de trabajo de los jóvenes abogados para saber que pondría un freno indeseado a mis perspectivas de trabajo. Entonces mi médico me recetó que me administrara una inyección de Regular (los dinosaurios como yo recordaremos que se trataba de una mezcla de carne de puerco, antes de la Humulin y mucho antes de la Humalog) justo antes de una comida, y una inyección de insulina de acción prolongada por la noche para un suministro basal.

De esta forma, controlé al menos este aspecto de la diabetes Tipo 1, en lugar de que me controlara a mí. Cuando me gradué de la facultad de derecho y me mudé a San Antonio, tuve la suerte de conectarme con otro médico “progresivo” al que me le pegué (y que se me pegó a mí) hasta que se jubiló en 2016. Continué con esta terapia de 3 a 4 inyecciones diarias durante 25 años.

Pensé que simplemente era algo que no se podía mejorar. Mis pruebas de A1c siempre fueron buenas, y algunas veces excelentes, y mi vida era normal. (“Normal” podría sonar como una maldición con falsos halagos pero al tener diabetes Tipo 1, en realidad es el pico de rendimiento). Y luego conseguí una bomba de insulina. Siendo una personas algo optimista, esto confirmó mi creencia: “Si crees que las cosas están bien ahora, espera, mejorarán”. Ha sido sorprendente lo mucho que la bomba ha mejorado las cosas para mí.

Así que aquí es donde estoy ahora:

  1. Tengo 60 años, 35 años con diabetes Tipo 1 y tengo 20 años más que mi padre cuando murió. La mayoría de las personas que me conocen se sorprenden mucho al descubrir que tengo algún problema de salud, mucho más por ser diabetes Tipo 1. A menos que noten mi bomba, simplemente no hay otros signos externos de problemas de salud. Mantenerme saludable no ha sido fácil, proviene de la disciplina. Pero eso es algo de lo que siempre he necesitado más de todos modos.

 

  1. He tenido el privilegio de ser abogado durante 33 años, y no ha sido una práctica dócil. He estado certificado en la Junta en la Ley de Juicio por Lesiones Personales (Board Certified in Personal Injury Trial Law) por más de 20 años, soy el Representante del Capítulo de Laredo de la Junta Nacional de Defensores de Juicios (American Board of Trial Advocates), he tenido el privilegio de servir como Presidente del Comité de Quejas del Distrito 12 para el Colegio de Abogados de Texas y soy miembro de Sustaining Life Fellow de la Fundación del Colegio de Abogados de Texas.

 

  1. He tenido la energía y el privilegio de devolver a mi comunidad. He sido Tesorero y miembro del Consejo de Directores del Boys and Girls Club de Alice, Texas, durante 10 años, he desempeñado diversos cargos (incluido el de presidente) en diversos comités y subcomités del Consejo de Gobiernos de Coastal Bend y me he postulado para un cargo político dos veces. (No lo suficientemente rápido, pero la experiencia valió la pena, aunque perdí).

 

  1. Regularmente compito en triatlones y eventos de carreras, y disfruto el Cross-Fit. Originalmente era solo un corredor. Pero aunque la diabetes Tipo 1 no me frena demasiado, las rodillas y las caderas sí lo hacen. Participé en triatlones para poder nadar y andar en bicicleta tanto como fuera posible para minimizar la parte de correr. Y al menos dentro de mi grupo de edad, soy bastante bueno.

 

  1. Toco la guitarra y canto en todas partes, desde mi sala de estar hasta las iglesias y las cervecerías. La música proviene de una vida llena de alegría, felicidad y bendiciones sin fin.

 

  1. Y lo más importante es que todavía estoy casado con mi novia del bachillerato. Definitivamente ha habido momentos en que sentí furia por la suerte que me tocó en el área médica. Y en 40 años de matrimonio ha habido momentos en que esa ira me ha hecho herir a la persona que más amo. Pero solo tengo que mirar a mi alrededor para darme cuenta de que mi diabetes Tipo 1 ha sido una bendición, y no una sentencia de muerte, y mi enojo desaparece rápidamente.

 

La diabetes Tipo 1 no es más que una situación que cualquiera puede tener, y superar, con algunos cambios en el estilo de vida, cambios que incluso las personas sin diabetes deberían hacer. Y entonces no maldigo mi suerte. Pero por el accidente de mi nacimiento en 1957, y no en 1857, tengo terapias disponibles para lidiar con la diabetes Tipo 1 y evitar que afecte negativamente mi vida. Si hubiera nacido en 1857, no habría visto mi cumpleaños 26, no habría tenido a mis dos exitosos hijos, y no habría tenido 36 de mis 40 años de matrimonio. Pero tuve todas estas cosas. ¿Quién podría pedir más? Así que mientras nos sentamos en la puerta del próximo milagro médico, la terapia de trasplante, estoy nuevamente convencido: “Si crees que las cosas están bien ahora, espera, mejorarán”.


Lee:Hacer las paces con la enfermedad – La historia de una esposa por Jennifer O’Day Duran.

David Towler

David Towler fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 a la edad de 26 años. Su padre antes que él también tenía diabetes Tipo 1. Él es un abogado en ejercicio en Texas, un esposo amoroso y un padre de dos hijos.