10 CONSEJOS SOBRE EL EMBARAZO PARA LAS FUTURAS MAMÁS CON DIABETES TIPO 1

12/12/17
ESCRITO POR: BROOKLYN POWELL

El embarazo de por sí es estresante… son muchas las cosas que me preocupan (estoy segura de que se trata de las mismas cosas que toda futura mamá siente). Sin embargo, si a esto le sumas una enfermedad como la diabetes tipo 1, el estrés puede llegar a un nivel completamente nuevo. Esto es inevitable, PERO también es totalmente posible tener un embarazo exitoso, saludable, vibrante, radiante, increíble, agradable y perfecto, a pesar de los desafíos adicionales que podrían presentarse. ¡TE LO PROMETO!

 

Tengo 27 semanas de embarazo y estoy en el tercer trimestre. Me siento genial; mi A1C ha bajado en muy poco tiempo y estoy ansiosa por conocer al pequeñín que ha estado creciendo dentro de mí. Estos 10 consejos me han ayudado a mantenerme en forma, tanto física como mentalmente, durante el embarazo:

 

 

  • Aprende de otras mujeres que están pasando por lo mismo

 

 

Consigue el libro Balancing Pregnancy with Pre-Existing Diabetes (equilibrando un embarazo con diabetes preexistente) de Cheryl Alkin (me salté algunas partes, pero es una buena referencia y fue escrito por otras mujeres con las que sin duda te podrás relacionar). También me encanta el libro Praying through Pregnancy de Jennifer Polimino.

 

  1. Prepárate y planifica con anticipación

 

Enfócate en bajar tu A1C. Si puedes hacerlo, considera los meses previos al embarazo como si ya estuvieras embarazada (la mayor parte del desarrollo del bebé ocurre durante las primeras 9 semanas, así que esto es importante porque por lo general no te enteras de que estás embarazada hasta que ya han pasado esas primeras semanas). Hazte MUCHAS pruebas; esto inevitablemente hará que baje tu nivel de A1C. Es increíble lo rápido que puede bajar en realidad, y nada resulta más motivador que el hecho de que tu bebé crezca dentro de ti.

 

Cuando me enteré de que estaba embarazada, mi A1C era de 7.1. El doctor (solo unas semanas antes) me había dado el visto bueno para empezar a intentarlo… pero no imaginaba que iba a ocurrir tan rápido. Tan pronto como me enteré, cuando tenía alrededor de 6 semanas, me esforcé mucho por bajar esa cifra. Finalmente empecé a usar el Dexcom CGM (¡un factor decisivo!). Creo que le debo gran parte de mi control al CGM y desearía poder darles un millón de abrazos a los doctores que lo inventaron. Quizá no tengas un CGM, o incluso una bomba de insulina, pero aún puedes tener el control. Lo único es que podrías necesitar un poco de trabajo adicional.

 

  1. Rodéate de un buen sistema de apoyo

 

Encuentra un buen equipo de doctores y personas a las que puedas acudir a lo largo del proceso antes de quedar embarazada. Tú eres tu propia defensora y eres quien mejor se conoce, pero a veces necesitas tener a alguien con quien puedas compartir ideas y quien te pueda dar su opinión (tú decides si la tomas en cuenta o no). A la larga, tú eres quien debe mantener tu nivel de azúcar bajo control. Ningún doctor, asesor de salud o nutricionista se irá a casa contigo, pero resulta útil el tenerlos ahí, sobre todo cuando ven tu arduo trabajo y te dicen que vas muy bien.

 

  1. Date un período de gracia

 

Toma las cosas día a día, y no te martirices cuando tengas un mal día. Date un período de gracia cuando lo necesites, y asegúrate de tener a alguien que pueda recordarte todos los días que te está yendo bien en el proceso. Incluso cuando los doctores no me elogiaban por mi arduo trabajo, mi esposo me decía que estaban locos y que ¡las cosas estaban saliendo de manera increíble! Esto me ayudó más de lo que se imagina.

 

  1. Lleva un registro

Lleva un registro de tus niveles de azúcar en la sangre, de lo que comes, de cuándo haces ejercicio y de tus dosis basales en un diario o en tu teléfono. Yo ya no lo hago ahora que tengo mis niveles de azúcar bien controlados, pero cuando empecé, esto me ayudó a ver tendencias, y me permitía hacer ajustes entre una cita médica y otra. Cada cierto número de semanas regreso a llevar un registro, solo para asegurarme de no estar pasando nada por alto.

 

  1. Mantente hidratada

 

Bebe suficiente agua. Siempre deberíamos hacerlo, pero durante el embarazo es importante por varias razones. Prepara una jarra de agua helada en la mañana y agrégale limón, menta, pepinos, bayas… cualquier cosa que haga que te emociones por tomar agua. Te sentirás mucho mejor.

 

  1. Muévete (aún si es solo por 20 minutos)

 

Antes de quedar embarazada hacía mucho ejercicio, pero no creo haber hecho ejercicio una sola vez en el primer trimestre porque estaba demasiado cansada. Cuando entré al segundo trimestre, supe que tenía que hacer algo porque sabía que me haría sentir mejor. Este es un ejemplo de mi elección de sesión de ejercicios para brazos (por lo general la hago dos veces, porque solo toma cinco minutos):

 

5 minutos para estar en forma: sesión de ejercicios para tener brazos sexy y hombros definidos

 

¡Puede ser el ejercicio más sencillo! Sal al aire libre. Mueve tu cuerpo. Estírate. Haz yoga. Medita. Solo encuentra algo que te haga sentir bien. ¡Incluso hasta el ejercicio más pequeño es suficiente!

 

  1. El truco de todos los trucos cuando comas carbohidratos

 

Cuando comas fruta, carbohidratos, azúcares… dependiendo de cómo esté tu nivel de azúcar al inicio, administra insulina de 25 minutos a una hora (si inicias en el rango superior) antes de comer. Esto me ha ayudado DEMASIADO. Debido a que el rango de tu nivel de azúcar en la sangre es tan corto durante el embarazo (90-130), por lo general añado un poco más para asegurarme de evitar que suba el nivel, y si veo que mi CGM muestra niveles bajos, como un poco de fruta.

 

  1. Sé tu propia defensora

 

Se trata de tu salud, tu vida y tu bebé. Esta es una motivación suficiente para luchar por lo que crees, pero también para seguir adelante cuando sientas deseos de rendirte.

 

  1. Conéctate

 

Hay muchas formas geniales de conectarte con otras personas que padezcan de diabetes tipo 1, y si encuentras a otras embarazadas, sería genial. Conocí a una chica en Instagram y las dos daremos a luz con un par de semanas de diferencia. Ella tendrá una niña y vive del otro lado de Estados Unidos. Yo tendré un niño y nunca la he conocido en persona, pero nos animamos la una a la otra y hablamos sobre lo que nos ha funcionado y lo que no ha funcionado. Solo somos “amigas por Instagram”, pero ha sido divertido pasar este proceso con ella.

 

¡DEFINITIVAMENTE LO LOGRARÁS! Respira profundo y recuérdate a ti misma que eres fuerte y valiente. Vas a luchar por tu salud, porque un día le podrás contar a ese pequeño ser que crece dentro de ti lo mucho que te esforzaste porque lo amabas incluso antes de que naciera.

 

xoxo, Brooklyn

Lee Campanas de boda y mi bomba de insulina, escrito por Brooklyn.

 

 

BROOKLYN POWELL

Brooklyn es una diseñadora gráfica de 28 años de edad y ha vivido con diabetes tipo 1 desde los 12 años de edad. Fue diagnosticada en la víspera de Año Nuevo de 2000 y se encontraba celebrando en Big Bear cuando su papá se dio cuenta de que no podía esperar un día más y tenía que llevarla al hospital. Tiene un poco más de un año de casada, y junto a su esposo se está preparando para recibir a su primer hijo este verano (agosto). Brooklyn está obsesionada con los aceites esenciales, ha estado practicando la meditación y le encanta. Tiene un gran danés de 120 libras y un yorkie de 6 (le gusta pensar que son mejores amigos). Le encanta la fruta, tomar café en la cama y dormir hasta tarde. Además, le apasiona usar las redes sociales para demostrarles a otros que vivir más allá de la diabetes tipo 1 es totalmente posible.