6 FORMAS DE HACER QUE LA ALIMENTACIÓN SANA SEA FÁCIL
10/30/17
ESCRITO POR: TAYLOR RIGGS, RD

 

Nota del editor: Taylor Riggs, dietista registrada y entusiasta de la comida, acaba de publicar su libro de cocina Real Food, Real Simple. Además de docenas de deliciosas recetas paleo y sin gluten, ella tiene algunos sabios consejos sobre la comida y la salud para aquellos que viven con diabetes tipo 1. ¡Estos 6 consejos fáciles pueden ayudar a comenzar un estilo de vida más saludable!

 

1. Sé realista

Elige alimentos reales y enteros tanto como puedas. ¿Qué quiero decir con esto? Frutas frescas, vegetales, proteínas magras, nueces, semillas y alimentos no procesados ​​que estén lo más cerca posible de su forma natural. Nuestros cuerpos están destinados a consumir alimentos hechos de la tierra, no de fábricas; alimentos ricos en nutrientes, no en productos químicos; y alimentos que nos hacen sentir bien, no mal. Por lo tanto, siempre que sea posible, comienza seleccionando alimentos frescos y reales, y empieza desde allí. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

2. Ayúdate a ayudarte

Siempre me resulta útil dedicar al menos una hora a la preparación de comidas cada semana. No, esto no significa que tengas que preparar todas tus comidas para la semana en su totalidad los sábados o domingos, ni repartir todos tus almuerzos en recipientes de plástico individuales. Sólo significa tomar un poco de tiempo cada fin de semana para hacerte la vida mucho más fácil durante la semana haciendo un poco de trabajo de preparación. Al hacer algo tan simple como cortar algunos pimientos o cebollas para tener a mano para las cenas durante la semana o cocinar una tanda de arroz de coliflor para tener como base para tus almuerzos, te ahorrará un montón de tiempo (y estrés) cuando se trata de las comidas entre semana. ¡Lo prometo! Ya sea porque llegues a casa tarde del trabajo o que los niños tengan un juego de fútbol, ​​tener menos trabajo que hacer para una comida hace que sea 100 % más probable que realmente la hagas. ¡Ponte como meta reservar solo una hora para esto cada semana y te prometo que notarás una gran diferencia!

3. Mantente preparado

Teniendo en mente lo anterior ¿cómo sabrás qué debes preparar para la semana si no sabes lo que quiere hacer? ¡No lo sabrás! Así que trata de hacer una lista al comienzo de la semana sobre qué comidas te gustarían y los ingredientes que necesitarás para prepararlas. De esta forma, cuando vayas de compras no vas a caminar sin rumbo por la tienda poniendo cosas que no necesitas en tu carrito, o lo que es peor, olvidándote de los artículos que sí necesitas, lo que te llevará a hacer un viaje adicional de compras durante la semana (¡el horror!).

Hacer una lista de compras inmediatamente te prepara para una gran semana porque te da un plan de acción integrado. Trata de escribir tus ideas para la cena de la semana en un calendario y colócalo en tu refrigerador, o toma notas de tus correos electrónicos semanales en tu teléfono. Incluso creo que es divertido crear un álbum de fotos en mi iPhone titulado, “Las comidas de esta semana” y guardar imágenes o recetas para cada día para que pueda tener algo visual y algo accesible si necesito buscar ingredientes mientras estoy en la tienda. ¡Estar preparado significa ponerse en el camino del éxito!

4. Acepta el poder de las sobras

Creo que hay dos tipos de personas en este mundo: los que tienen sobras y los que no (¡ja!). Y espero que algún día se demuestre que el último grupo realmente se está perdiendo de algo bueno. ¡En serio! De hecho, creo que la comida a menudo sabe aún mejor al día siguiente, ya que los sabores han tenido un poco de tiempo para incorporarse y marinarse. Además, puedes reutilizar las cosas de formas nuevas. ¿Vas a comer enrollados de pollo y lechuga para la cena del lunes? Utiliza el relleno para hacer huevos revueltos para el desayuno el martes. ¡Listo! Dos comidas saludables por el precio y el trabajo de una, y no desperdiciaste ningún alimento. ¡Todos salen ganando!

5. Crea tu propio entorno saludable

¿Alguna vez has escuchado a alguien decir que si mantienes alimentos sanos, comerás alimentos sanos? ¿Y que si mantienes comida chatarra, eso es lo que comerás? ¡Bueno, es verdad!

Uno de los conceptos más valiosos que aprendí durante mi pasantía en dietética en la Universidad Estatal de Ohio es que nuestro medio ambiente juega un papel importante en las decisiones de salud que tomamos. Por ejemplo, si abrimos nuestro refrigerador y vemos refrescos y barras de dulce al frente y al centro, con agua y fruta en la esquina inferior trasera, la primera opción para muchos de nosotros será la barra de dulce. ¿Por qué? Porque está disponible, es fácilmente accesible y, bueno, se ve y sabe bien. Además, la fruta debe lavarse, pelarse y prepararse, por lo que desde el punto de vista de la comodidad, la barra de dulce gana.

Pero, ¿y si hiciéramos algunos pequeños cambios en nuestro entorno? Por ejemplo, ¿qué pasa si prelavamos la fruta, la colocamos en un recipiente abierto y la llevamos al frente del refrigerador a la altura de los ojos y colocamos los dulces y refrescos en la esquina de abajo? O mejor aún, ¿y si eliminamos los dulces y la soda por completo? ¿Dejar la fruta como única opción?

No siempre podemos controlar cada parte de nuestro entorno. Pero, hay esfuerzos simples que podemos hacer para ayudarnos a ponernos en mejores situaciones cuando se trata de tomar decisiones saludables en nuestra vida diaria. ¿Cansado de ser tentado por las rosquillas en las reuniones de trabajo? Trata de desayunar antes de llegar a la oficina. ¿Quieres dejar de buscar la máquina expendedora para tu merienda de las 3 p. m.? Deja tu efectivo en casa y guarda una bolsa de almendras en tu bolso. Los pequeños cambios pueden tener grandes resultados y pueden ayudar a que las decisiones saludables sean más fáciles.

6. Encuentra tu equilibrio

Tengo las “tareas pendientes” cubiertas por mi experiencia personal sobre lo importante que es encontrar equilibrio en un estilo de vida saludable. Puede ser fácil tener una personalidad de todo o nada cuando se trata de la dieta, el ejercicio, el trabajo o la escuela, pero descubrí que está bien no ser tan estrictos. Está bien no comer una dieta 100% paleo. Está bien no hacer ejercicios pesados los siete días de la semana. Lo importante que continúo reiterando es que encuentres un equilibrio que funcione para ti. Si eso significa que sigues la regla “80/20”, comes paleo, comes vegano, comes lo que quieras; por supuesto, hazlo. Si se trata de un estilo de vida que es saludable y que trata bien a tu mente y cuerpo, soy fanática de esa opción.

 

 

TAYLOR RIGGS, RD

Taylor es una dietista registrada y autora de Simply Taylor, un blog de vida saludable con un enfoque en recetas hechas de alimentos enteros y nutritivos. Ella fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los 10 años de edad, y vive una vida sana hoy con la ayuda de su OmniPod, su CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) y su experiencia en nutrición. Taylor cree que la comida saludable no tiene que ser aburrida ni restrictiva, y espera compartir ese mensaje con otras personas por medio de sus recetas. También se le conoce por llevar un bolso lleno de dátiles, ¡preparado para los niveles bajos cuando se está en movimiento! Encuentra más delicias en simply-taylor.com o sígula en Twitter @simplytayblog.