Acceso a la Insulina: Los que Tienen y los que No Tienen

6/22/20
ESCRITO POR: Alexi Melvin

 

 

Nota del editor: Si tú o un ser querido tiene problemas para costear un acceso confiable y constante a la insulina, puedes encontrar más información sobre las opciones que existen aquí.


En los Estados Unidos, el complejo sistema de salud actúa como una barrera para muchas personas que requieren de insulina para vivir. También presenta un enigma irritante: según el estado de la cobertura de seguro médico de cada persona, las personas que necesitan insulina pueden acceder a más insulina de la que realmente necesitamos, con múltiples vías para ayudar a facilitar ese acceso (líneas de asistencia al paciente, apoyo de enfermería las 24 horas los 7 días de la semana, etc.) o tenemos problemas para conseguir suficiente insulina para mantenernos vivos, con poco o ningún acceso a recursos de apoyo. Dado nuestro sistema de salud actual, nos vemos obligados a pertenecer a una de dos categorías: los “que tienen” o los “que no tienen”.

Esto no quiere decir que los “que tienen” no tienen el problema de las barreras: el acceso a la insulina generalmente es complicado, lo que requiere una gran inversión de tiempo y energía para explorar la cobertura de seguro, formularios, referencias, etc. Pero la situación para los “que no tienen” con frecuencia es grave, con obstáculos frecuentes y constantes para recibir una atención adecuada solo para mantenerse con vida.

Las disparidades socioeconómicas son exageradas en el sistema de atención médica: las personas con un nivel socioeconómico más bajo experimentan barreras más frecuentes para la atención médica. Esto crea una situación en la que aquellos con menos acceso a recursos financieros y sociales también se enfrentan al problema de tener menos recursos de atención médica, lo que agrava sus necesidades desatendidas. Las personas con diabetes que pertenecen a un grupo socioeconómico más bajo tienen problemas, de diversas maneras, para recibir una cantidad suficiente de insulina para manejar su enfermedad de manera eficiente.

En 2019, el Diario Internacional para la Equidad en Salud realizó un estudio para tener más claridad sobre este tema. El diario realizó “entrevistas personales en profundidad” con 28 pacientes y los 6 profesionales de la salud que cuidaron a los pacientes. El marco del estudio se centró en el acceso a la atención médica de los “grupos vulnerables”.

Los resultados mostraron que el acceso a la insulina y otro tipo de apoyo para el manejo de hecho fue difícil para aquellos dentro de un grupo socioeconómico más bajo, debido a una serie de factores que incluyen “la falta de alineación con los objetivos profesionales de la salud, mala alfabetización en salud, problemas psicosociales y comunicación de mala calidad”. Se pensó que estos factores también obstaculizan la capacidad de los pacientes para recibir apoyo y mantener comunicación con el personal del hospital que podría mejorar enormemente su manejo y conocimiento de la diabetes, como enfermeras, especialistas en diabetes y educadores en diabetes.

Imaginemos, por ejemplo, a una persona que fue criada por una familia de clase media alta, en un vecindario agradable, y tenía los medios para recibir una educación superior de una institución respetada. Estadísticamente, esa persona habría tenido una ventaja cuando se trata de establecer una carrera profesional estable, en comparación con alguien que pudo haber nacido en una familia que era menos estable económicamente.

Un seguro médico confiable en los EE. UU. solo se nos brinda si podemos hacer una de dos cosas: asegurar un trabajo con una compañía estable que reconozca la importancia de los beneficios integrales de la atención médica, o estar en una posición financiera para pagarlo de bolsillo. Para esos pocos, los “que tienen” que fueron criados en medio de algún elemento de privilegio, pueden terminar con un exceso de insulina, incluso dejando que su reserva expire antes de que hayan podido usarla.

Esas personas que viven con diabetes que caen en el grupo de los “que no tienen” podrían encontrarse en una posición en la que deben racionar la insulina o se ven obligadas a pedirles suministros adicionales a otras personas. Sin seguro, un vial de insulina puede costar hasta $350, y la mayoría de las personas requieren múltiples viales de insulina cada mes. Hay recursos disponibles para aquellos que necesitan insulina de inmediato, pero es posible que muchas personas no sepan dónde buscar ayuda debido a la falta de conexiones dentro del mismo sistema que ya las ha excluido. Nuestro sistema de salud intencionalmente no es fácil de acceder.

Es verdaderamente desconcertante cómo esta situación no se revierte: cómo el sistema de salud en los Estados Unidos no prioriza a aquellos que necesitan suministros urgentemente debido a dificultades financieras y socioeconómicas. El acceso confiable y consistente a la insulina no debe ser un lujo reservado para unos pocos. Debe ser el estándar.

 

 

 

Alexi Melvin

Alexi Melvin sirve como Presidenta del Comité de Contenido del Consejo de Liderazgo. Es periodista y ha escrito para The San Francisco Chronicle, Beyond Type 1 y otras publicaciones digitales. Alexi también es una actriz de doblaje y maestra de reiki. Además de su dedicación a ser una voz para las personas que viven con diabetes Tipo 1 en todas partes, siempre le ha apasionado la meditación y la curación energética. Antes de recibir su licenciatura en la universidad New School, estudió actuación en el Instituto Lee Strasberg. Espera continuar con su trabajo de curación y conectarse con otras personas con diabetes Tipo 1 a través de sus viajes y oportunidades de redacción.