Aceptando mi algo: La aventura en Islandia de Maddie

2/11/19
ESCRITO POR: Maddie Aibel

Trekking con DT1

Islandia es conocida por sus vistas serenas, sus increíbles caminatas y sus volcanes activos, por lo que merecidamente tiene el apodo de “La Tierra de Fuego y Hielo”. En Islandia hay mucho que hacer y explorar, y tuve la suerte de pasar dos semanas este verano en un tour para adolescentes en este increíble país. Caminar, hacer trekking en glaciares y nadar en fiordos helados impuso retos, pero el mayor reto que enfrenté fue explicar mi diabetes Tipo 1 a los demás. Tener diabetes Tipo 1 no es nuevo (me diagnosticaron en noviembre de 2015) y aunque entiendo que no debo avergonzarme de tenerla, todavía me siento ansiosa cuando necesito compartir.

Compartiendo mi secreto

Mi primer día en Islandia me sacudió mucho. Directamente desde el aeropuerto, nos dirigimos a la famosa Laguna Azul en Reykjavik, hogar de una lujosa piscina geotérmica. Me sentía cohibida en mi traje de baño porque mi Dexcom estaba visible. Pensé que la gente se daría cuenta y diría algo, y luego tendría que explicar qué era la diabetes Tipo 1… pero nadie lo mencionó. No sabía cómo hablar de la diabetes con estos extraños, ni me sentía tan cómoda compartiendo. Definitivamente, sabía que tenía que decirles a mis compañeras de dormitorio por mi propia seguridad; ellas tenían que saber qué hacer si tenía algún problema, y también qué era ese sonido tan fuerte si la alarma de mi Dexcom se activaba a mitad de la noche. Esa noche le conté a mis compañeras de dormitorio sobre la diabetes, pero de una manera bastante incómoda y difícil. ¡Es algo difícil de hablar! Afortunadamente, fueron muy comprensivas.

Todo el mundo tiene algo

Aún así, me tomó casi hasta el final de la semana para decirles a las otras chicas en el viaje, pero nuevamente, mi preocupación fue por nada: resultó que ambas tenían amigos con diabetes Tipo 1. Unos días después, mientras caminábamos por la ciudad de Stykkishishmurur, ¡una aguja para pluma de insulina se cayó del bolsillo de mi amigo! Por supuesto, me emocioné mucho y pregunté para qué era. Resultó que no era para la diabetes Tipo 1, pero nos reímos de tener “algo” que no habíamos compartido con todos. Resulta que todos tienen algo sobre ellos mismos que les avergüenza compartir. Lo mío es la diabetes Tipo 1. Antes de dirigirme a Islandia, sabía que iba a aprender sobre hacer senderismo, mochilear y la historia de este hermoso país. No esperaba aprender mucho más: ahora me siento más cómoda estando lejos de mi familia y manejando mi diabetes, y poco a poco me estoy volviendo más confiada al reconocer el hecho de que tengo diabetes. Es mi algo, y no es nada de qué avergonzarse.

Maddie Aibel

Maddie Aibel tiene 15 años y está en el Consejo familiar de BT1. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en noviembre de 2015. Ella es de Santa Mónica, California, y es una gimnasta y bailarina rítmica. Puedes seguir sus aventuras en Instagram: @t1dsweetlife.