ALGO PARA REFLEXIONAR Y UNA VIDA FELIZ Y SALUDABLE

11/21/15
ESCRITO POR: CAROLINE POTTER

 

Nota: Al proveer un lugar para que la comunidad comparta sus experiencias de la vida real, esperamos que encuentres inspiración y nuevas maneras de pensar acerca del control de la diabetes. Te recomendamos que abordes estas ofertas como lo harías en un buffet, revisa las opciones, tal vez prueba unas cosas nuevas y regresas por lo que funcione mejor para ti. ¡Buen provecho!


Siendo una chica de 20 años de edad, mis planes de vida y sueños parecían estar a la vuelta de la esquina hasta que tuve el diagnóstico de la diabetes tipo 1 durante mi primer año de la universidad. Esos primeros meses que siguieron, fueron extraordinariamente miserables. Después de iniciar con la insulina, rápidamente gané 22 libras en 2 semanas. Me encontré llorando en el vestidor de Anthropologie (tienda americana de ropa) porque nada me quedaba. No me reconocí a mí misma, tanto físicamente como emocionalmente. Estaba desesperada y sin esperanza.

Siendo una mujer joven, ganar peso de esa manera tan drástica fue completamente humillante, especialmente cuando uno no tiene el control sobre las libras que se siguen acumulando. Estaba comiendo chocolates con manías M&M’s y Kisses de Hershey varias veces al día para poder permanecer sin desmayarme en mi trabajo o en público. Mis piernas, brazos y estómago estaban morados por todas las inyecciones que me colocaba también.

Los doctores me dijeron que estaría bien, ellos me dijeron que podía comer lo que quisiera, siempre y cuando estuviera contando mis carbohidratos y tomando el monto adecuado de insulina.

Yo sabía que tenía que haber una mejor manera de vivir y comencé a leer e investigar todo lo que pude. Esto me llevó a descubrir la dieta paleo y libre de granos, así que me encaminé de todo corazón a este estilo de vida y nunca he vuelto a ver atrás. Comiendo de esta manera, vi resultados instantáneamente, tanto en cómo me veía como en cómo me sentía.

Esta manera de comer me ha permitido tener un control muy estable sobre mi azúcar en la sangre, normalizar mi peso y tener energía ilimitada. Ser diagnosticada con diabetes me dió una pasión por todas las cosas relacionadas con la comida y la nutrición. También me inspiró a compartir mi historia para ayudar a otros. Después de la graduación, me convertí en una terapeuta nutricional (NTP por sus siglas en inglés) y con el tiempo inicié mi blog Colorful Eats (comidas coloridas), para incentivar a la gente y decirles que una dieta saludable puede ser divertido, sabroso y un proceso lleno de alegría.

Hay veces que la vida es dura cuando la soledad entra sigilosamente y dice que no soy lo suficientemente buena, lo suficientemente fuerte, o que soy esa persona que no puede comer ciertas comidas.

Pero el año pasado, me he dado cuenta de algo, algo que ha cambiado mi vida y la manera en que veo esta enfermedad. Estoy hecha perfectamente y maravillosamente; compararme a mí misma con otros que tal vez sean capaces de correr más rápido, levantar más peso en el gimnasio o que tengan la capacidad de pedir una pizza en una noche de viernes, no me lleva a ningún lado en la vida.

Mi figura, mi cuerpo y mis necesidades son mías solamente. Tan pronto como dejé de compararme a mí misma con otros, me di cuenta de que soy exactamente como debería ser, ¡fue completamente liberador! Ser saludable no se trata de ser la persona más delgada, o la persona que puede correr una maratón, se trata de sentirte seguro(a) en tu propia piel y eso es algo que resplandece desde adentro.

Vivir con diabetes tipo 1 me ha enseñado sobre todo, a elegir la alegría. Con este lema en mente, aspiro diariamente a ser la mejor versión de mí misma, constantemente retándome a vivir mejor, comer mejor y encontrar la felicidad en el diario vivir.

Verdaderamente puedo decir que estoy agradecida por mi diagnóstico de diabetes tipo 1 ya que me ha abierto tantas puertas que ni en un millón de años me habría imaginado. El otoño pasado escribí y fotografié mi primer libro de cocina, All American Paleo Table (Mesa americana de comida paleo), lleno de recetas que recrean varios clásicos americanos, así como los platillos favoritos de mi infancia, simplemente sin los granos, el gluten y las azúcares refinadas. Este libro no solamente celebra la vida en la mesa sino también es más personal para mí, porque celebra el hecho que no permití que el diagnóstico que me cambió la vida me trajera para abajo, en vez de eso, lo utilicé para moldear mis sueños y pasiones.

Los consejos de Caroline para elegir la alegría en el diario vivir con la diabetes tipo 1

  • Permanece fiel a tí mismo(a) y tus necesidades.
  • Esfuérzate por escoger la alegría en el diario vivir, aún si no siempre es algo fácil.
  • Come comida real, comida que sepa deliciosa y te haga sentir bien.
  • Experimente y ponte creativo en la cocina.
  • Encuentra algo que te apasione y alcanza tus sueños.
  • Eres único(a), no te compares con los demás.
  • Ten confianza en lo que eres.

Lee más de Caroline: 5 Comidas que siempre debes mantener en tu refrigerador y obtén la receta de Caroline de bizcochos de mantequilla AQUÍ.

 

CAROLINE POTTER

Caroline Potter es una terapeuta nutricional y autora del libro La mesa americana de la comida paleo y el blog Colorful Eats (comidas coloridas). Ella vive en Pearl Harbor en Hawaii con su esposo, Stephen y su esponjosa golden retriever, Libby. Caroline ama todo lo que sea al aire libre, los cappuccinos calientes y las parrilladas en los fines de semana.