Amor y niveles bajos en la línea Delicatessen: La lucha de alguien con diabetes Tipo 1


 

Problemas del primer mundo

A un grupo de jirafas se le llama torre. A un grupo de tiburones se le llama escalofrío. A un gran grupo de personas se le llama “no gracias”. Así que se pueden imaginar cómo me siento con respecto a las compras del supermercado los domingos. Está lleno de gente y consume mucho tiempo, uno tiene que esperar en largas filas para pagar, empacar todo, evitar romper los huevos, meterlo todo en el automóvil, devolver el carrito sin que te atropelle un conductor que no entiende la importancia de revisar su retrovisor, y luego romperte los brazos descargando todo el auto al llegar a casa. Porque sería de locos hacer dos viajes con menos bolsas. Las compras del supermercado de los domingos, en general, son un dolor y una excursión que temo hacer cada semana.

Dicho todo esto, tal vez el mayor motivador que me saca de casa tan temprano como me sea posible cada domingo es la la línea de delicatesen. Ahora permítanme ser perfectamente clara al respecto: las personas que trabajan en nuestra tienda Stop & Shop en el departamento de delicatessen los domingos son personas absolutamente encantadoras. Son amables, trabajadoras y hacen que lo que a veces se siente como hacer una visita a una institución estatal sea un poco menos desagradable. Pero todavía así odio la línea del delicatessen. Y me pone triste sentirme así porque todo lo que conseguimos allí (nuestras carnes y quesos) no tiene carbohidratos. ¡Debería amar ese lugar!

Por desgracia, el delicatesen es un zoológico los domingos y ya he establecido cómo me siento con respecto a las multitudes. Ahora, entren por un momento a mi cabeza… estás en la fila del delicatesen un domingo por la mañana con tu esposa. Te diagnosticaron hace menos de un mes, por lo que estás poniéndote inyecciones sin un Dexcom debido al seguro médico y el cuidado de salud en los Estados Unidos. De repente, aparentemente de la nada, lo sientes. La sudoración. Los temblores. La desorientación. Necesitas medirte, y tienes que hacerlo ahora. Le preguntas a tu esposa (no, le ladras) a tu esposa para que sea útil y que te ayude (eres bastante desagradable con ella sin ningún motivo, aparte de que tienes un nivel bajo, estás ansiosa y asustada, y ella es la persona más cercana para desquitarte).

Sin acuerdos

Así que creo que me medí mientras Melissa sostenía mi mochila en sus manos. Mi número estaba en 42. No era lo mejor. Me tome airadamente una caja de jugo y luego simplemente perdí el control. Ya habíamos estado esperando unos diez minutos y ya no quería esperar más. Quería una cama, un sofá o un maldito flotador de piscina. Solo necesitaba ponerme de forma horizontal. Le dije a Melissa que ya nos íbamos, y ella levantó la vista con calma hacia el rótulo donde se veían los turnos y luego vio nuestro ticket. “Pero… nuestro número de ticket. Ya casi es nuestro turno. Solo dos personas más, luego nosotros. para entonces espero que la caja de jugo ya te haya hecho efecto y podamos terminar de comprar”. Wow, yo estaba muy enojada. Innecesariamente enojada. Le dije que me iba, y le dije: “Elígeme a mí o al delicatesen”.

Levantó la vista hacia el rótulo y luego a nuestro ticket y definitivamente eligió las carnes y quesos. Así que me fui como una niña petulante. “Bien, me voy a acostar al auto. O tal vez voy a caminar a casa. No lo sé. Gracias por nada”. (Alerta de spoiler: Ella tenía las llaves del auto. Y vivimos a unas tres millas de nuestro supermercado con un tráfico bastante pesado en una carretera principal. Así que caminar mientras tu nivel está bajo probablemente no sea la mejor opción para seguir con vida). Deambulé por el estacionamiento durante unos tres minutos antes de darme cuenta de que era marzo en Connecticut y no había llevado una chaqueta. De vuelta entré, caminando sin rumbo por los pasillos.

Niveles bajos ilógicos

Ni siquiera puedo decirles por qué reaccioné como lo hice, por qué mis sentimientos se intensificaron tan rápidamente, o por qué me desquité con Melissa. No puedo decirles por qué pensé que era una buena idea deambular por Stop & Shop sin compañía. Cuando me espabilé, Melissa había terminado el resto de nuestras compras después del delicatesen, había pagado, había puesto las cosas en el auto y me estaba esperando pacientemente con el calentador encendido. Me gustaría decir que me subí al auto y me disculpé por mi comportamiento irracional, pero…

Todavía realmente no me porté de forma muy agradable después de eso. Estuve gruñona por el resto de la mañana, en su mayoría, creo, por vergüenza. Nos reímos de eso ahora: “¿Recuerdas cuando elegiste las carnes y quesos sobre mí?” Le pregunto a ella. “¿Recuerdas cuando saliste corriendo de la tienda cuando tenías un nivel bajo?” ella responde. “¡Y yo tenía las llaves! Sabía que no podías llegar muy lejos”.

Pero, ¿por qué? ¿Por qué demonios hice eso? ¿Por qué hacemos cualquier cosa cuando nuestros niveles están bajos? ¿Por qué, cuando mi número estuvo en 32 en el pasado, pude controlarme cuando en otras ocasiones en el 50, he estado en un viaje de ida sin regreso a la ciudad de la locura? Misterios diabéticos no resueltos, eso debería ser un podcast.

A mi querida y paciente esposa, les dedico este post a ustedes y a todos los demás que me apoyan que se han encontrado en el extremo de lo que llamo “hipo-ira”. Es como una extraña furia diabética de tonterías que sería muy graciosa si no estuvieras muriendo literalmente. Todos los amamos por amar esa versión de nosotros.

Y para que conste, yo también habría elegido las carnes y quesos. El domingo en la línea del delicatessen no es una broma.

 

ESCRITO POR Cat Carter, PUBLICADO 02/21/19, UPDATED 05/18/20

Cat es instructora y asesora académica en una pequeña universidad en el norte de Connecticut. Ella cree en el poder de la educación, el café y la innegable verdad de que el universo del baloncesto gira en torno a Storrs, Connecticut. Cuando no está entrenándose (sin esforzarse) para una carrera o cantando canciones de Broadway, probablemente esté con su esposa, su hijo y sus bebés peludos. Fue diagnosticada el 4 de febrero de 2015, poco después de cumplir 30 años. Puedes seguir sus contratiempos y aventuras en www.typeoneontherun.com y encontrarla en Instagram y Facebook @typeoneontherun.