Amor, yoga e insulina


 

Mi diagnóstico no fue la razón por la que nos divorciamos, pero ciertamente no ayudó. Mi esposo y yo vivimos armoniosamente durante más de 15 años. Pero luego me diagnosticaron diabetes.

¿Qué haces cuando la persona que amas anuncia que si te enfermas ya no estará allí?

Poco después de la separación conocí a John.

Como yo, John practica y enseña yoga. Cuando nos conocimos mi diabetes ya era un hecho. Él nunca la vio como una carga o como un estorbo el camino. De hecho, él me animó a verla como un activo. Cuidar mi diabetes significaba cuidarme.

Amo la actitud sensible de John hacia mi bienestar.

A pesar de lo difícil que es para nosotros lidiar cada día con niveles desenfrenados de glucosa en la sangre, los temores de complicaciones y los altibajos emocionales, no debemos olvidar que nuestras parejas están ahí junto a nosotros.

Cuando John y yo nos conocimos, no usaba insulina, y como no sabíamos exactamente en qué tipo de trayectoria me encontraba, él me sugirió que trabajara con prácticas específicas para tratar de manejar mis niveles.

Trabajamos con respiraciones, posturas de yoga y meditación. Pero principalmente me compartió enseñanzas tradicionales de yoga que analizan la conexión entre los pensamientos y el estrés. ¿Su primera enseñanza?

“La enfermedad es algo que tienes. Nunca puedes ser la enfermedad”.

Otra enseñanza fuerte fue comprender la naturaleza de los pensamientos y lo que significa pensar.

“Un pensamiento es una etiqueta. Un nombre para algo. Armo un pensamiento y aprieto el gatillo. Cuando un pensamiento entra en mi conciencia elijo navegar por el pensamiento. Un pensamiento no tiene dimensión por sí mismo. Trata de agarrarte de un pensamiento, ¡es imposible!”.

Cuando apliqué algunos de estos “pensamientos” profundos para controlar mi diabetes, lo primero que noté fue que los “pensamientos” que tenía sobre mi diagnóstico y diabetes eran peores que la diabetes en sí misma. El cuerpo tiene una enfermedad y el cuerpo necesita ayuda para controlarla. Si me estreso, me enfadado, me enojado, etc., en realidad no cambia la naturaleza de la enfermedad. Simplemente crea más estrés.

Recuerdo un punto al principio de nuestra relación cuando John insistía en que estábamos en esto juntos. Aunque nunca podría sentir lo que era tener diabetes, sin duda estaba sintonizado con los retos. Juntos decidimos buscar respuestas. Él me encontró el mejor médico ayurvédico en el país y me apoyó cuando estudiaba acupuntura, hierbas, dieta y más. Después de casi tres años de búsqueda en medio del aumento de los niveles de azúcar en la sangre, finalmente puso su pie en el suelo.

“Hemos dado lo mejor de nosotros”, insistió, “y ahora es el momento de volver al especialista y prestar atención a su consejo. No importa cuál sea el resultado, siempre serás más fuerte que tu diagnóstico”.

John estaba allí conmigo cuando mi médico me dijo que era hora de comenzar a administrarme insulina. Sus ojos estaban llenos de amor cuando observaba y me apoyó en mi primera inyección, y después de dos años de inyecciones diarias, todavía me recuerda que no entre en pánico cuando mis niveles están inestables.

Y porque amamos el yoga, sus prácticas y sus enseñanzas, su enfoque visionario y actitud relajada me ayuda a respirar profundamente cuando comienzo a sentirme abrumada.

Solía ​​tener este sueño de encontrarme con alguien, enamorarme y vivir feliz para siempre. Cuando mi primer matrimonio fracasó fue difícil no culpar a mi enfermedad y ciertamente no esperaba volver a encontrar el amor tan pronto. Pero lo que he aprendido al vivir con diabetes es que la vida nunca te da lo que esperas.

A veces recibes algo aún mejor … Amor, yoga e insulina.

ESCRITO POR Rachel Zinman , PUBLICADO 01/10/17, UPDATED 07/19/18

Rachel fue diagnosticada con diabetes en 2008. Al principio, los médicos no estaban seguros de si era diabetes Tipo 1 o 2, ya que ella no era una candidata típica para ninguna de los dos. Le llevó casi seis años para que le dieran el diagnóstico correcto. Ahora, ella sabe que es tiene diabetes LADA Tipo 1. Comenzó a practicar yoga en el bachillerato a los 17 años y, a la edad de 19 años, ya era una adicta a la práctica. Cuando comenzó con el yoga fue para ayudarla en su carrera como bailarina, pero finalmente a medida que su práctica progresaba, se apasionó por los aspectos más profundos del yoga y su capacidad de sanar e inspirar. Treinta años más tarde, todavía practica apasionadamente y ha enseñado a nivel nacional (en Australia) e internacionalmente desde 1992. También es madre, música, escritora y cineasta aficionada. Está absolutamente segura de que el yoga es para todos y su misión es compartir lo que ha aprendido con la comunidad de la diabetes, así como concientizar sobre la diabetes tipo 1 entre los profesores de yoga tanto a nivel local aquí en Australia como a nivel mundial.