PHOTOS BY Alexis Ahrling

Angustia por la Diabetes: El Costo Emocional de Vivir con una Condición Crónica


 2018-02-07

 

 

 

 

 

No es un secreto que vivir con diabetes tipo 1 puede ser un desafío incluso para las personas más fuertes. La vida trata de continuar sin importar si tienes una enfermedad crónica o no, pero la presión adicional de una variable como la diabetes tipo 1 hace que los agravantes de la vida sean aún más difíciles de soportar. El estrés afecta a la persona en todos los niveles (físico, cognitivo y emocional) y para la persona con diabetes tipo 1, los altos niveles de estrés pueden ser increíblemente perjudiciales, no solo dificultan el manejo de los niveles de azúcar en la sangre, sino que también dejan a la persona en un estado triste, desesperanzado y abrumador. Este artículo tiene como objetivo inspirar a otras personas con diabetes tipo 1 a trabajar regularmente en el manejo de los síntomas de angustia emocional por medio de técnicas de terapia de yoga, ejercicio físico y una mejor autoconciencia. El objetivo es ser menos afectados por el estrés, ser más conscientes de los factores desencadenantes del estrés y desintoxicar la mente de su reactividad habitual aprendida con el objetivo final de vivir una vida sana, feliz y productiva.

La depresión: ¿Realmente es algo clínico o es un síntoma subyacente del estrés?

Existen importantes estudios de investigación que relacionan la diabetes tipo 1 con la depresión, y afirman que las personas con diabetes tipo 1 tienen casi un 50 % más de probabilidades de ser diagnosticadas con una forma de depresión que las personas que no tienen diabetes (Beyond Type 1). Sin embargo, en un reciente estudio en el Reino Unido, esta afirmación ha sido examinada más a fondo y los científicos ahora sugieren que existe una distinción entre la angustia emocional debido al manejo de enfermedades crónicas y un trastorno mental real. Esta angustia emocional se conoce como “angustia por la diabetes” (diabetes distress, DD, por sus siglas en inglés). Si vives con diabetes tipo 1 o cualquier otra forma de enfermedad crónica, entiendes exactamente qué se siente al oir la palabra “angustia”. A veces puede ser tan abrumador y las consecuencias persistentes tan grandes, que puede parecer que no hay escapatoria. Es esta angustia la que está en la raíz de todo sufrimiento para aquellos con diabetes tipo 1, pero también es el punto de entrada para finalmente romper el ciclo de negatividad y reactividad.

La mente en la raíz del sufrimiento

¿Alguna vez has escuchado que tú creas tu propia realidad? La mente está en la raíz de la comprensión y el manejo de la respuesta al estrés. Con frecuencia, la reacción al estrés es más perjudicial que los factores de estrés en sí mismos, especialmente si uno mismo los crea. La mente es el filtro de todas nuestras experiencias, pasadas, presentes y futuras. Si ese filtro está corroído o contaminado debido a impresiones pasadas negativas, entonces nuestro momento presente reflejará este punto de vista contaminado y el futuro se verá empañado por una nube de duda y oscuridad. Es como si fueras a un restaurante y tuvieras una mala experiencia; probablemente tomaría muchas más experiencias positivas en el mismo restaurante para superar la mala experiencia. Esto es lo que es vivir con enfermedades crónicas, excepto que no puedes elegir un mejor restaurante al cual ir. Esto es lo que hay para la cena. Así que, ¿cuáles son las opciones? Puedes elegir vivir con enojo, resentimiento y reactividad, o puedes elegir hacer algo al respecto.

Cómo comenzar…

El primer paso en el proceso de aplicar la terapia de yoga para las personas con diabetes tipo 1 para transformar la forma en que te sientes en tu cuerpo en este momento. No es de extrañar que las personas con diabetes tipo 1 sean atletas. El movimiento puede reducir la tensión física asociada con la tensión emocional. La actividad física, como las posturas de yoga, puede aumentar la sensibilidad a la insulina y mejorar la circulación. Sin embargo, limitar el enfoque en el cuerpo físico para tratar el estrés simplemente coloca una curita en el origen del estrés en sí mismo. Para crear realmente un cambio duradero, uno debe influir en la mente.

Entonces, el segundo paso es fortalecer la mente. La puerta para cambiar la mente es la respiración. No puedes controlar cada detalle de la diabetes tipo 1, pero tu respiración es algo que sí puedes controlar. La calidad de la respiración se relaciona directamente con la calidad de la mente; es decir, la tensión y el estrés en la respiración con frecuencia son indicativos de las mismas cualidades en la mente. Estas tensiones pueden ser conscientes o inconscientes, pero con la práctica regular comienzas a hacer que lo inconsciente sea consciente.

Este es un proceso conocido como viveka o visión clara. Mediante la regulación de la respiración, uno puede regular la respuesta del sistema nervioso autónomo al estrés. Cuando el sistema nervioso está en equilibrio, tus emociones te guían menos, tu conducta mejora y puedes vincularte a fuentes de inspiración y alegría. La respiración es una disciplina en sí misma que se puede refinar con movimientos de yoga centrados en la respiración, pranayama (alargar inhalar, exhalar o ambos); con el canto, la meditación y los mantras, uno puede desarrollar su resiliencia y su capacidad de adaptación al estrés.

Échale un vistazo a esta breve práctica sobre cómo mejorar tu claridad mental.

El tercer paso es poner el trabajo en acción. Cuanto antes reconozcas tu mecanismo de reactividad, menos tiempo te tomará regresar a un estado de equilibrio.

Cuando tus emociones están equilibradas, puedes observar las constantes fluctuaciones de los niveles de azúcar en la sangre y las persistentes alarmas sin quedarte atrapado en el drama. El mejor ejemplo que tengo de esto es encontrarte en un episodio de hipoglucemia grave. El yoga nos enseña a observarnos desde fuera de nosotros mismos. Cuando sufres un nivel bajo de azúcar en la sangre, el cuerpo entra en modo de supervivencia completa. Toda la razón se va por la ventana y harías casi cualquier cosa para meter esa caja de jugo o un puñado de tabletas de glucosa en tu boca. Cuando era más joven y me faltaba disciplina, buscaba la caja de cereal y un tazón se convertía en cuatro. Siendo totalmente poseída por el instinto primordial de la supervivencia, no podía limitarme a un tazón y esperar a sentirme mejor. En lugar de eso, me encontraba en 400 ml/dl unas horas más tarde. Ahora, con práctica y refinamiento, puedo tratar un nivel bajo y soportar los incómodos 15 minutos de sensaciones y el modo de supervivencia visceral sin reaccionar en exceso.

Este ejemplo se puede aplicar a tantas instancias de la vida con diabetes tipo 1, desde las impactantes primas del seguro médico hasta las incómodas bombas de insulina, los CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) y las agujas, hasta comunicarse con personas que no tienen diabetes tipo 1, y hasta perdonarte a ti mismo por no administrarte el bolo correctamente para tu comida. La terapia de yoga puede ser una herramienta eficaz y poderosa para las personas con diabetes tipo 1 para aplicar una influencia positiva sobre su impredecible enfermedad. Básicamente, para tratar la diabetes tipo 1 con terapia de yoga no hay una postura o secuencia específica. Depende de la persona y su nivel actual de angustia diabética y mecanismos de adaptación. Con la práctica regular y la dedicación a la terapia de yoga, puedes vivir una existencia más equilibrada, espaciosa y feliz en relación con tu enfermedad y el mundo que te rodea.


Lee: Vaya, cómo han cambiado las cosas por Rachel Zinman-Jeanes.

 

ESCRITO POR EVAN SOROKA, E-RYT 500, C-IAYT, PUBLICADO , UPDATED 08/28/19

Como terapeuta Viniyoga™ calificada, Evan se especializa en la aplicación clínica de la terapia de yoga, que les permite a las personas mejorar su salud y bienestar por medio de las prácticas de yoga. Diagnosticada con diabetes tipo 1 en la adolescencia, Evan comenzó su recorrido con el yoga a una edad temprana para tratar de resolver los difíciles efectos secundarios emocionales y físicos causados ​​por una enfermedad crónica. Su mayor lucha se ha convertido en el trabajo y la pasión de su vida. Ella atribuye su propia salud y bienestar a la ciencia de la terapia del yoga descubierta a lo largo de su recorrido con la diabetes tipo 1, su práctica personal de yoga y la guía de sus maestros expertos. Puedes encontrar más acerca de Evan en: (http://www.evansoroka.com) (http://www.instagram.com/diabeticyogini).