Aprendiendo a usar un nuevo súper poder

1/30/17
ESCRITO POR: Christopher Hayre

La primavera de 2009 no fue buena conmigo.

Los Angeles Lakers perseguían un campeonato de la NBA ese año y, como miembro del departamento de sociedades corporativas, trabajé incansablemente durante tres semanas seguidas. Ya sea para entretener a los clientes en el STAPLES Center o para coordinar las apariciones de los jugadores en Los Ángeles, no había días libres. ¡Y me encantaba! Pero también estaba agotado, y comenzó a hacerse evidente.

Bajé silenciosamente 15 libras a pesar de tener un apetito insaciable. Mi cara estaba pálida y se había adelgazado. Mi visión estaba borrosa; recuerdo haber intentado mirar un juego de baloncesto de March Madness en televisión con mis amigos y simplemente me di por vencido, era incapaz de distinguir a los jugadores a solo un metro y medio delante de mí. La noche fue aún peor. Me levantaba cada 30 minutos para usar el baño. Los patrones de sueño normales no existían.

Los síntomas se intensificaron, dejándome sin otra opción que buscar atención médica. Después de un diagnóstico erróneo inicial de diabetes tipo 2 y un par de semanas de incertidumbre y empeoramiento de los síntomas, me golpearon las noticias que cambiarían mi vida para siempre.

Fue justo antes de mi cumpleaños 28, cuando un endocrinólogo me diagnosticó correctamente con diabetes Tipo 1. Hay un historial de diabetes Tipo 1 en mi familia, pero ser diagnosticado a los 28 años no tenía ningún sentido para mí. Estaba asustado. Y gracias a Google, ya estaba imaginando una vida de complicaciones.

No sabía si iba a ser capaz de manejarlo. Recuerdo que un día mi mente se apresuraba con estos pensamientos después del trabajo. Allí estaba acostado en la cama, débil y cansado, tan delgado que mi ropa no me quedaba bien. Me sentía como un caparazón de mi yo anterior.

Con el tiempo, descubriría que es en los momentos difíciles de la vida cuando aprendes más sobre ti y las personas que te rodean. Son esos puntos bajos los que te dan una perspectiva profunda.

Comencé a atacar la diabetes Tipo 1. Rápidamente me convertí en una esponja para todo tipo de cosas para la diabetes Tipo 1, desde llevar una dieta adecuada y ejercicio hasta los últimos avances médicos. Estaba decidido a no solo vivir mi vida de una forma normal, sino también a llevar una existencia más saludable y significativa.

Me enviaron a un endocrinólogo de clase mundial a la vanguardia de la diabetes. Desde nuestra primera visita, me inculcó un hecho importante: no tengo limitaciones. Apliqué este mantra a todas las facetas de mi vida.

Mis seres queridos también abordaron mi diagnóstico tan ferozmente como yo. Mis amigos y familiares van más allá para alentarme y apoyarme. Mi esposa puede detectar de inmediato cuando estoy en una niebla profunda y no soy lógico debido a un nivel bajo de azúcar en la sangre. Y siempre puedo confiar en que me llame varias veces al día para preguntarme cuáles son mis números.

El comienzo es la parte más difícil, pero un sistema de apoyo fuerte y el poder absoluto de tu fuerza de voluntad pueden darte la confianza para lograr cualquier cosa. Mi misión es prosperar con diabetes Tipo 1. Claro, todavía tengo días de montañas rusas. Hay momentos en los que mi nivel de azúcar en la sangre aumenta y me agota por completo. Los niveles bajos de glucosa podrían afectarme en el futuro, probablemente en momentos críticos o frente a completos extraños. No será perfecto, pero me niego a dejar que limite lo que puedo hacer y cuándo puedo hacerlo.

Entonces, en retrospectiva, tal vez la primavera de 2009 no fue tan mala después de todo. Es decir, los Lakers ganaron el campeonato ese año. Y después de nueve temporadas memorables, dejé el trabajo de mis sueños en 2015 para perseguir un sueño aún mayor. El verano pasado me gradué con una maestría en periodismo de radiodifusión de Northwestern University como un académico de McCormick. Mi expectativa es convertirme en reportero de la NFL en 2017.

Vivir con diabetes Tipo 1 y sus altibajos inherentes me dieron la fuerza para dar un salto de fe y perseguir otra pasión sin garantía de éxito. La motivación para tener éxito siempre ha estado dentro de mí. Pero durante la primavera de 2009 descubrí un nuevo súper poder, que todas las personas con diabetes Tipo 1 tienen, para ayudarme a lograr metas más altas.

 

Christopher Hayre

Chris Hayre es un veterano de 16 años en la industria del deporte, con escalas en Los Angeles Lakers, Washington Redskins y Denver Broncos. Le diagnosticaron diabetes Tipo 1 en 2009, justo antes de cumplir 28 años. Chris recibió su maestría en periodismo de radiodifusión de la Universidad Northwestern y actualmente es periodista deportivo independiente en Los Ángeles.