ATLETA PREOLÍMPICO PARA LAS PRUEBAS EN MARATÓN DIAGNOSTICADO CON DIABETES TIPO 1

1/10/16
ESCRITO POR: TOMMY NEAL
FOTO POR: Novo Nordisk

Mi nombre es Tommy Neal. Califiqué para los Juegos Olímpicos en maratón en 2012, que fue casi al mismo tiempo que me diagnosticaron diabetes Tipo 1. Me uní al Equipo Novo Nordisk, un equipo global de ciclistas, corredores y triatletas con diabetes poco después. Siempre me emociona compartir mi historia con la esperanza de llegar a personas que necesitan alguna motivación o inspiración. Siento que mi historia personal y la historia del equipo Novo Nordisk hacen ambas cosas.

Crecí en una pequeña granja en Missouri y entrenaba en caminos de grava húmedos y calientes en nuestra comunidad agrícola. Corría durante el bachillerato, y gané seis títulos estatales y establecí dos récords estatales de Missouri en 1A. Después de asistir a la universidad, anduve sin dirección fija por un tiempo antes de decidir mudarme a Colorado Springs, Colorado.

Mudarme fue un gran salto de fe para mí. Estaba nervioso acerca de lo que me traería la vida, pero tuve suerte y conseguí un trabajo con Boulder Running Company (tienda para corredores). Empecé a entrenar nuevamente, preparándome para el medio maratón de Garry Bjorklund. Sabía que tenía la velocidad en las piernas, pero necesitaba resistencia. Tomó alrededor de tres semanas correr 10 millas en altitud a un ritmo de menos de seis minutos.

Para mí, el día de la carrera de medio maratón de Garry Bjorklund fue uno de esos días en los que cada paso fue muy, muy fácil y el viento estuvo en mi espalda todo el camino. Recuerdo que miré mi reloj cuando me faltaba una milla más o menos y pensé que tenía mucho tiempo. En el tramo final, vi el reloj y me di cuenta de que mi tiempo iba a estar muy cerca de la marca para clasificar para las pruebas olímpicas maratónicas. Corrí hasta el final y vi el reloj detenerse en 1:04.56. No solo superé mi mejor tiempo personal por más de un minuto, ¡sino que logré clasificar para los Juegos Olímpicos!

Regresé a Colorado Springs y me recibieron con mucho cariño y buenos amigos. Fue uno de esos momentos en los que sentí que todo el trabajo duro había valido la pena. Hizo que correr en los caminos de grava en Leeton todos los días, dos veces al día, y que los trabajos que pagaban menos a cambio de la flexibilidad para viajar mientras defería los préstamos estudiantiles, y que todo lo demás que había sacrificado, valiera la pena.

Rápidamente cambié mi enfoque al entrenamiento para las Pruebas Olímpicas, corriendo 120 millas por semana. Tenía seis cortos meses para prepararme y todo estaba listo. Me sentía intocable, ya que estaba entrenando con algunos de los chicos rápidos en los Estados Unidos en ese momento. Estaba haciendo carreras de tempos masivos a velocidades más rápidas de lo que había hecho en mi vida y estaba más motivado que nunca.

Luego, a fines de agosto, comencé a sentirme mal durante mis entrenamientos, incluso en mis carreras fáciles. Empecé a retroceder y necesitaba más recuperación y no me iba tan bien en las carreras. Tenía cuatro meses para las pruebas y sabía que necesitaba un descanso. Me tomé una semana libre y fue cuando comencé a experimentar más síntomas, incluyendo fatiga y pérdida de peso. Cuando finalmente vi a un médico, me envió directamente a la sala de emergencias y me dijo que tenía diabetes.

Recuerdo haber llorado en el hospital cuando el doctor me dijo que no me podía ir a menos que me administrara algo de insulina. No podía creer lo del diagnóstico. Pero con las pruebas olímpicas en menos de un mes, sabía que tenía que resolver las cosas rápidamente. Había escuchado que el Equipo Novo Nordisk estaba formado completamente por atletas con diabetes, y de inmediato los contacté.

Después de consultar con mi proveedor de atención médica sobre mi plan de control de la diabetes, el equipo jugó un papel importante en mi decisión de continuar mi carrera en el área de las carreras. El equipo Novo Nordisk era perfecto para mí desde el principio. El equipo y mis compañeros atletas continúan inspirándome y alentándome a ser mejor.

Corrí unas 60 millas a partir de la semana después de haber sido dado de alta del hospital. Estaba decidido a regresar. El diagnóstico de diabetes fue un gran cambio de vida para mí, pero no lo pensé dos veces para seguir adelante con mi objetivo de competir en las Pruebas Olímpicas.  Empecé a aumentar mis millas y cronometré más de 100 millas durante tres semanas previas a la prueba, pero a pesar de mis esfuerzos, simplemente no estaba preparado para competir en un maratón. En cambio, utilicé la Prueba como mi primer entrenamiento de maratón después de mi diagnóstico y fue una experiencia increíble.

Me sentí abrumado por la emoción durante la carrera, mientras cientos de miles de personas nos animaban en Houston. No importaba dónde estuviera en el campo, la multitud se alineó en el recorrido y recuerdo contener las lágrimas. Esta vez en mi vida siempre será especial para mí por muchas razones, sobre todo porque mi esposa dijo, “sí” a mi propuesta de matrimonio el día después de la carrera (en la que también compitió y terminó en el lugar número 79.

Los últimos tres años como parte del equipo Novo Nordisk han sido una experiencia increíble para mí. He crecido como atleta y como embajador del equipo, y he ayudado a inspirar, educar y capacitar a personas con diabetes en todo el mundo.

A partir de aquí, mis objetivos para correr son simples: quiero superar todos los récords personales que establecí antes de que me diagnosticaran con diabetes y quiero clasificar para los Juegos Olímpicos en 2016. No hay forma de que deje que la diabetes me frene o cambie mis objetivos.

La gente me pregunta sobre el trabajo de mis sueños y creo que lo tengo con el equipo Novo Nordisk. No solo hago lo que amo, sino que también logro soñar en grande y espero inspirar a otras personas para que sigan sus sueños.

 

 

TOMMY NEAL

Tommy Neal actualmente se encuentra en el equipo de corredores de Novo Nordisk, un equipo deportivo mundial de diabetes integrado por ciclistas, triatletas y corredores, encabezado por el primer equipo de ciclismo profesional universal de la Unión Ciclista Internacional con diabetes del mundo. Diagnosticado con diabetes en 2012 después de clasificar para las pruebas olímpicos, Neal se está entrenando con la esperanza de volver a clasificarse en 2016, esta vez con diabetes. Su objetivo es competir en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río.