AVANCES EN EL CUIDADO DE LA DIABETES AL ESTILO APPLE

10/6/17
ESCRITO POR: GREG BROWN

Creo que, a estas alturas, todos entendemos el estilo de la empresa Apple. La empresa lanza un producto, el producto se comercializa y, una vez que la euforia de las personas se termina, muchas veces nos damos cuenta de que, sí, nuestras vidas y el entorno informático que nos rodea han cambiado irrevocablemente.

¿Pero qué pasa con la empresa Apple y la diabetes tipo 1?

Comencemos con el pasado misterioso. Hace diez años, Amy Tenderich, promulgadora de la diabetes y fundadora de la organización, DiabetesMine, escribió un ensayo titulado “Una carta abierta para Steve Jobs”.  En ese momento, las ventas de IPod habían alcanzado, la cifra de 100 millones de dólares, y el ensayo, que se volvió viral, hizo un llamado a Jobs para que aplicara la misma innovación tecnológica y brillantez al diseñar dispositivos vanguardistas para el cuidado de la diabetes. El foco estratégico de Amy: salvemos vidas y tengamos la ventaja de acceder a nuestras bibliotecas de música al mismo tiempo.

Hay pruebas que demuestran que Jobs, que murió en 2011, escuchó este mensaje.

En la primavera pasada, el director general de la empresa Apple, Tim Cook, fue visto usando un misterioso reloj de Apple atado a un prototipo de medidor de glucosa. Los rumores de que Apple creaba el “santo grial” del manejo de la diabetes: un sistema CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) no invasivo, con el que no se necesita que la piel se lastime con un sensor de aguja o cable comenzó a causar revuelo. Casi al mismo tiempo, los informes de noticias confirmaron que Apple había contratado a un equipo secreto de científicos y de hecho, estaban trabajando en este proyecto.

El aquí y el ahora

Este verano, la empresa Apple anunció una actualización en la temporada de otoño para su aplicación de Salud que incorpora la capacidad de llevar un registro de las dosis de administración de insulina. La actualización, que está disponible en el software iOS 11, que se lanzó recientemente, incluye un monitoreo de entrega de insulina basal y en bolus. Simplemente abre la aplicación de Salud, y, a continuación, pulsa en Registros de salud, haz clic en Resultados y luego en Insulina para ingresar los datos.

En el pasado, la aplicación Salud de Apple permitía a los usuarios que recopilaran información relacionada con la diabetes, que abarcaba desde los niveles de glucosa en la sangre hasta el consumo de carbohidratos y hasta datos generales de las actividades. Los datos, muchas veces, eran recopilados por aplicaciones secundarias de salud y luego codificados en la aplicación de Salud de Apple. Una vez que los datos se centralizaban en la aplicación Salud de Apple, las demás aplicaciones para el cuidado de la diabetes podían escanear toda la información compilada, vinculando un perfil de salud completo relacionado con la enfermedad.

La aplicación Salud de Apple básicamente actúa como una trampa para todos los datos de salud rastreados y registrados, proporcionando una base de datos central de fuentes. Sin ello, las empresas tecnológicas y los programadores de aplicaciones tendrían que navegar por la complicada red de intercambio de datos, que está cargada de problemas contractuales. Por ejemplo, tu aplicación de registro de alimentos tendría que aceptar compartir información con tu aplicación de registro de ejercicios, que puede ser el diseño y la propiedad de un competidor potencial. ¿Ya ves el riesgo y los dolores de cabeza de este problema? La solución ha sido compartir con la aplicación de salud de Apple, a la cual todas las demás aplicaciones que funcionan en el sistema operativo de la empresa deben dar su consentimiento.

Sin embargo, los datos de la insulina, un elemento crítico en la ecuación del cuidado de la diabetes, fue la pieza faltante en la imagen de la aplicación Salud de Apple. Pero el uso compartido de dichos datos de aplicación a aplicación ahora es posible y fácil con el soporte de la aplicación de Apple.

Pero ¿cuál es el siguiente paso?

Un sistema CGM sin un cable o una aguja. Piensa en ello por un momento. Imagina no tener que lastimar tu piel de ninguna manera, imagina no tener que cambiar un sensor cada pocos días, imagina tener lecturas de glucosa continuas e ininterrumpidas a través de un dispositivo portátil que se coloca completamente por encima de la piel, imagina un sensor óptico que envía luz a través de la piel y lee los niveles de azúcar (este es el modelo, en el que supuestamente Apple, está trabajando). Durante años, las empresas científicas han estado tratando de hacer realidad ese sueño, pero, tal parece que Steve Jobs tuvo la misma visión hace años, y finalmente parece que Apple es la enorme empresa tecnológica más cercana a hacer posible lo imposible y sacarle partido. Después de todo, además de ser un dispositivo para la diabetes que cambia la vida de muchas personas, un sistema CGM como este, se prepara para ganar una fortuna y dominar el mercado.

Apple actualmente está asociada con el sistema CGM Dexcom G5 a través de una aplicación móvil que comparte una base de datos CGM a un teléfono o tableta de un usuario. Además, la próxima iteración de la aplicación Clarity de Dexcom está programada para mandar la base de datos CGM directamente al reloj de Apple de un usuario, ya sea a través de Bluetooth o incluso cuando el iPhone está fuera de alcance, y así el usuario se sentirá libre de tener que estar atado a su teléfono para ver sus niveles de glucosa en la sangre.

El CGM es un campo con un desarrollo tecnológico sólido, pero si regresamos al tema del “santo grial”. En 2010, la empresa Apple adquirió la empresa, Cor, para perfeccionar el desarrollo de los sensores tecnológicos. Desde entonces, la empresa ha estado trabajando silenciosamente durante más de cinco años en un sistema CGM, no invasivo basado al estilo de Apple y conectado a un dispositivo portátil.

En abril, se informó que Apple había contratado a un grupo pequeño de ingenieros biomédicos. Los científicos trabajaron en una oficina bastante ordinaria en Palo Alto, California, a pocos kilómetros de la sede de Apple. Su misión era secreta, crucial y directamente enfocada en lo que Steve Jobs había imaginado años atrás. A los científicos se les había encargado desarrollar el elusivo sistema de sensor no invasivo para medir continuamente los niveles de azúcar en la sangre en un dispositivo portátil de Apple.

La iniciativa del CGM de la empresa es lo suficientemente grande para que los ensayos de factibilidad se realicen en centros clínicos a lo largo de la región de la bahía de San Francisco. Se contrataron asesores para que dirijan los procedimientos regulatorios y, luego está Tim Cook, que ha aparecido aquí y allá con su misterioso prototipo de medidor de glucosa.

En 2001, la empresa Apple lanzó al mercado el iPod, y desde ese momento cambió la forma en que escuchamos la música. En 2003, fue la apertura de la tienda iTunes, lo cual cambió la manera en que compramos esa música y, otros medios de comunicación. En 2007, la empresa Apple lanzó al mercado el iPhone, y el panorama de los teléfonos móviles y la informática móvil cambiaron para siempre. Queda por ver si, en qué momento y de qué manera la empresa hará un cambio en el campo del cuidado de la diabetes y las ventajas que tendrá el paciente. Sin embargo, tal parece, que este cambio está cerca.


Lee más sobre la tecnología en el campo de la diabetes

 

GREG BROWN

Greg Brown es un escritor independiente de salud, finanzas y medio ambiente que vive en las montañas del oeste de Maine. Ha escrito para la revista Consumer Reports, Consumer Reports en internet, The New York Times y The Chicago Tribune, entre otras publicaciones. Tiene una maestría en Bellas Artes (MFA, por sus siglas en inglés) en Escritura de Ficción del Taller de Escritores de la Universidad de Iowa y una maestría en Periodismo de la Universidad de Columbia. Puedes contactarlo en: gregory.r.brown@gmail.com.