Camaradería Inspiradora: El Efecto SafeSittings

6/28/19
ESCRITO POR: Stacey Cunnington

Asumiendo riesgos

Un día estuve echándole un vistazo a Twitter (lo cual hago mucho en el trabajo porque las redes sociales son una parte importante de lo que hago en la College Diabetes Network) y encontré el anuncio de que Beyond Type 1 se haría cargo de SafeSittings.Inmediatamente pensé en la gran oportunidad que tendrían los estudiantes de la CDN y los adultos jóvenes de poder cuidar a los niños como un trabajo de medio tiempo en la escuela por un poco de dinero extra, o incluso mientras están en casa durante el verano.

Pero luego me di cuenta que: soy una adulta joven que tiene diabetes Tipo 1, trabaja en el sector de la diabetes, y he pasado algunas de las mejores semanas de mi vida en el campamento de la diabetes (y en el de los que no tienen diabetes) persiguiendo a niños pequeños con diabetes Tipo 1. Tengo mucha experiencia en el cuidado de los niños, siempre estoy buscando formas de involucrarme más en la comunidad de la diabetes Tipo 1… y que esta podría ser una oportunidad realmente increíble para mí también.

Sin pensarlo, llené una solicitud en el sitio web de SafeSittings, que tomó cinco minutos y no podría haber sido más fácil. Solicitaron cosas como una biografía y si tenía experiencia en primeros auxilios, acceso a un automóvil, etc. ¡Incluso hay un lugar para que uno diga si está involucrado en un capítulo de la CDN!

Lo que se puede esperar

Dentro de las primeras 48 horas, ya me había contactado una mamá; me sorprendí del poco tiempo que tomó. Terminamos organizando una reunión para conversar más sobre su hija, que tiene ocho años y solo fue diagnosticada hace tres meses, y su otra hija que tiene diez, para ver si esto podría funcionar.

La reunión con la madre fue increíblemente reveladora y me llevó de vuelta a cuando me diagnosticaron, ya que me recordó a mi propia madre durante ese tiempo. Dado que todavía estaban en la fase de shock, donde todo se sentía abrumador, los padres no habían dejado a su hija al cuidado de nadie más desde el diagnóstico. Yo sería la primera persona a la que le entregarían el cuidado de la diabetes de su hija desde que la diagnosticaron, y la presión de esa situación comenzó a sentirse. Estaba nerviosa, ¡pero estaba lista! Acordamos que el sábado siguiente sería una especie de prueba, ya que solo era una fiesta en la misma calle y los abuelos estarían en la casa cuando yo estuviera para aprender de mí y ser un segundo par de ojos.

Cuando entré a su casa, me recordó cuando me diagnosticaron una vez más. Había balanzas y tazas de medir esparcidas en los mostradores, cada caja de comida en cada gabinete estaba etiquetada con información de carbohidratos, hojas de datos sobre glucagón y proporciones colgadas en la nevera, y había notas adhesivas que se alineaban en las paredes con ecuaciones matemáticas e información de carbohidratos.

Poniendo manos a la obra

Luego llegó el momento de conocer a las chicas. Al principio se sentían tímidas, pero cuando empezaron a conocerme, fueron muy divertidas, más que dulces e inteligentes. Me sorprendió lo valiente que fue la más pequeña cuando se inyectaba y la forma en que se amoldaba a la situación. Incluso le preguntó a su mamá si yo podía darle su inyección de la cena antes de que se fueran.

Ahora uso una bomba, así que tuve que volver al ritmo de inyectarme por la noche. Enroscar la aguja de la pluma, preparar la pluma, limpiar con alcohol el sitio; la lista continúa. Ella solo se administraba dos y un cuarto de unidades de Lantus en una jeringa (¿recuerdan esos días?), y creo que medí la cantidad unas 1,000 veces antes de inyectar para asegurarme de que la dosis fuera correcta. Fue útil que ella tuviera el Dexcom G6, ya que pude seguir sus números en mi teléfono junto con mis propios números durante toda la noche. Cada vez que revisaba sus números, ella también pedía ver el mío. Se pueden imaginar la emoción cuando las dos vimos que teníamos el mismo número en un punto.

En general, la noche fue una que no olvidaré. Aprendí que era más que solo una noche para estos padres, era una manera de que esta niña pasara el rato con un adulto genial (cuestionable) que era como ella. Una de las cosas más importantes de las que mi propia madre me hizo darme cuenta cuando la llamé cuando iba de regreso a casa fue que lo más importante que hice para estos padres no fue ver a sus hijas, sino que ellos vieran que su hija iba a estar bien. La diabetes parece abrumadora al principio, y es posible que solo estén tratando de mantener la cabeza fuera del agua en este momento, pero ella todavía podrá practicar deportes (es una estrella del fútbol), salir con amigos, conducir un auto, ir a la universidad, y conseguir un trabajo de “niña grande”, como yo.


Este artículo se publicó como parte de la alianza de Beyond Type 1 con College Diabetes Network para SafeSittings, un servicio de cuidado de niños con diabetes.

Stacey Cunnington

Stacey fue diagnosticada con diabetes tipo 1 en junio de 2011 cuando tenía casi 16 años. Inmediatamente se involucró en la comunidad de T1D donde aprendió sobre la Red de Diabetes de College. Comenzó un Capítulo de CDN en su segundo año en la Universidad de Boston, lo que la llevó a convertirse en pasante de CDN y, finalmente, a su Asistente de Comunicaciones y Operaciones. Stacey acaba de comenzar a cuidar niños a través de SafeSittings, y está emocionada por esta nueva oportunidad.