Caminando el Sendero de los Apalaches con Diabetes Tipo 1.

12/20/18
ESCRITO POR: Todd Boudreaux

“Fuimos a caminar un sendero y podía sentir que mi nivel de azúcar en la sangre bajaba y escuché el pitido de mi Dexcom. Pensé, ‘No puede ser. Vamos a tener que parar’. Y luego pudimos oler algo que verdaderamente apestaba, una especie de almizcle… era justo el olor de algo que ha estado durmiendo en una cueva durante los últimos cinco meses. Dijimos, ‘Vaya, ese es un oso. Ese es un oso’.”.

Cuando Rachel Hemond salió en su cumpleaños número 21 para caminar por el sendero de los Apalaches, fue la culminación de una vida llena de aventura y exploración. Rachel creció en un área que tenía un gran enfoque en estar al aire libre, y había estado pensando en caminar ese sendero desde que tenía 10 años, aunque Rachel admite en retrospectiva que “una estudiante de quinto grado que caminara sola por el sendero habría sido algo audaz”. Cuando estaba en el último año del bachillerato, Rachel realizó una expedición de 5 meses que incluía esquí de travesía, piragüismo y ciclismo por el estado de Vermont. Justo antes de embarcarse, Rachel pasó un mes navegando desde Cape Cod hasta el Caribe (no es ajena a las aventuras).

Rachel ha logrado más en su joven vida que muchos en toda su vida, y lo ha hecho teniendo diabetes Tipo 1. Rachel recuerda vívidamente el día en que fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en 2011, era el cumpleaños de su padre: “Él pudo pasar el rato en el Hospital de Niños de Boston conmigo como regalo de cumpleaños”.

El sendero de los Apalaches tiene aproximadamente 2,200 millas de largo y se extiende desde Springer Mountain, Georgia hasta el monte Katahdin en Maine. Mucha gente camina solo segmentos del sendero, pero los excursionistas más ávidos se disponen a recorrer o a hacer senderismo thru-hiking en todo el sendero. Thru-Hiking (Through-Hiking) es el acto de escalar un sendero de larga distancia de extremo a extremo en una temporada de senderismo. Rachel explica: “Lo que pasa con el senderismo thru-hiking es que realmente no quieres cargar ningún peso que sea incluso un poco innecesario y eso es algo extremo; perdí mi segunda camiseta en el sur de Maine, por lo que caminé por todo el estado de Maine con una sola”.

 

Como persona con diabetes Tipo 1, la preparación de Rachel para el sendero de los Apalaches fue exhaustiva. Ella había decidido enviarse cajas para recibir en el camino, un método común que emplean los excursionistas de thru-hiking. Mientras que la mayoría de los excursionistas de thru-hiking se envían a sí mismos suministros de alimentos, artículos de aseo, equipo y baterías adicionales, Rachel estaba enviando suministros de diabetes por adelantado. Antes de embarcarse en su recorrido, Rachel empaquetó previamente las cajas con sensores y transmisores Dexcom adicionales, su sistema de bombeo, alimentos y bocadillos. Cuando se acercaba a un destino, les pedía a sus padres que le enviaran los suministros necesarios. Rachel finalmente dejó de enviarse comida, dándose cuenta de que era más barato y más fácil comprar bocadillos en los supermercados. Sin embargo, hubo una excepción. Rachel insistió en que sus padres todavía le enviaran las gomitas que le gustaban porque las prefería para tratar sus niveles bajos.

El método de Rachel era estar más preparada de lo necesario. Ella había hablado sobre la expedición con su equipo médico y planeaba tener suministros de respaldo, y también tenía respaldos adicionales listos. Aunque Rachel usa una bomba de insulina, también llevó insulina de acción prolongada por si acaso. Ella llevaba cinco kits de glucagón con ella y le dio uno a cada uno de sus compañeros de caminata, a quienes ella entrenó para usarlos. El monitor continuo de glucosa de Rachel (MCG) también fue fundamental en su meta de recorrer el sendero de los Apalaches.

“Mi Dexcom simplemente me brinda mucha más seguridad acerca de las tendencias que estoy viendo, porque puedo controlar el nivel de azúcar en la sangre en cualquier momento durante una caminata… Especialmente en algo como una caminata a través de la cual realmente no se quiere tomar un descanso. Te metes en el ritmo de tu día de 20 millas y te propones a lograrlo. Y está lloviendo, y estoy en medio del bosque sin refugio, es bueno ver mi azúcar en la sangre en mi teléfono, y no tener que sacar todo mi kit e intentar medirme sin mojarlo todo”.

El recorrido de Rachel comenzó el 1 de marzo y finalizó el 9 de agosto, y experimentó todo tipo de fenómenos meteorológicos extremos en su camino.

“Tuvimos un clima muy frío hasta mediados de finales de abril. Olvidé que nevaría mucho, así que me sorprendieron un poco las tormentas de nieve, especialmente en las Montañas Humeantes. Tuvimos seis días de lluvia sin parar llegando al punto medio, lo cual fue brutal. El sendero era un estanque inundado, pero uno se las arregla para pasar, lo cual es emocionante. Pero los pies se empapan, lo que no es divertido”.

A las personas que viven con diabetes a menudo se les dice la importancia de un cuidado adecuado de los pies, y Rachel sabía que una pequeña infección podría impedirle terminar la caminata. Ella le dijo a Beyond Type 1 que “la clave para prevenir las ampollas está realmente en tus zapatos, así que fui con un especialista en calzado… Acabé con unas botas de montaña que realmente me encantaron y que me duraron 850 kilómetros, hasta que las perforé”. Otra cosa importante es simplemente quitarse los zapatos un par de veces a lo largo del día y dejar que tus pies se sequen, dejar que tus calcetines se sequen, tal vez cambiar tus calcetines. Llevaba dos pares de calcetines para cuando hacía frío. ¡Y si te sale una ampolla, trátala de inmediato!

Rachel realmente se preparó para cualquier eventualidad concebible que se le presentara, incluido el hecho de lidiar con un nivel bajo de azúcar en la sangre mientras la perseguía un oso negro. Una mañana de abril, Rachel y los dos hombres con los que había ido a la caminata decidieron caminar a la mitad de la noche, a las 2:30 a. m. Desafortunadamente, en abril hace mucho frío y también la época del año en que salen los osos de hibernación. Rachel recuerda esa madrugada con gran detalle, ya que es una que nunca olvidará.

“Estábamos caminando y podía sentir que mi nivel de azúcar en la sangre bajaba y escuché el pitido de mi Dexcom. Pensé, ‘No puede ser. Vamos a tener que parar’. Y luego pudimos oler algo que verdaderamente apestaba, una especie de almizcle… era justo el olor de algo que ha estado durmiendo en una cueva durante los últimos cinco meses. Dijimos, ‘Vaya, ese es un oso. Ese es un oso'”. Entonces, lentamente, puse mis gomitas de nuevo en mi bolsa porque no quería que el oso oliera el azúcar, y solo caminé un poco más rápido y esperé que no intentara seguirnos… Pensé ‘Bien, este nivel bajo de azúcar en la sangre realmente va a tener que esperar. No hay una buena opción en este momento. Llegamos a otro refugio y me comí muchas gomitas de oso y un muffin que encontré en la parte superior de mi mochila”.

Los dos chicos que llevaban el glucagón formaban parte de la “familia de sendero” de Rachel: un equipo de cinco personas unidas por la monumental tarea que tenían por delante. Rachel explica cómo se unió su familia: “De hecho, conocí a uno de los chicos en mi primer día, Steve, de Australia. Excursionamos las mismas distancias, nos hicimos muy buenos amigos y nos llevamos bien en el transcurso de las siguientes 500 millas, las otras cuatro personas que se convirtieron en lo que se llama una familia de sendero para mí… Algunas personas realmente caminan solas y solo ven personas en los refugios por la noche, pero estas son solo personas con las que me encontré y que nos llevamos muy bien. Decidimos ir al pueblo juntos y comer juntos. Terminábamos en los mismos refugios por la noche y nos apoyábamos mentalmente para lo que podía ser realmente difícil. Es muy agradable llegar a un refugio y decir: ‘Oye, en la última colina me fue mal. Eso fue horrible. ¿Por qué hicieron eso? ¿Quién construyó este camino? Son personas realmente maravillosas con las que todavía estoy en contacto”.

Sin embargo, Rachel y su familia de sendero no estaban juntos todo el tiempo. Ella a veces se aventuraba por las mañanas antes que sus compañeros para aprovechar el día. Rachel describe una de esas mañanas como uno de los momentos más memorables de su recorrido. Su grupo había llegado recientemente a las Montañas Blancas en New Hampshire, y Rachel se despertó temprano para comenzar a escalar el Monte Moosilauke por su cuenta.

“Había estado esperando llegar a esta montaña, me sentía tan bien. Entonces, comencé a dar la vuelta y había lo suficiente de una cresta expuesta que me permitía mirar hacia abajo. Pude ver el resto de mi familia de sendero que venían por encima de las copas de los árboles y se dirigían hacia donde yo estaba. Todos subimos allí y solo miramos alrededor. Se podía ver todo… Solo pasar ese día soleado, ese hermoso día claro, y darnos cuenta de lo lejos que habíamos llegado fue algo que no se puede describir con palabras”.

Después de 161 días y 2,190 millas, Rachel llegó al final del sendero, el pico del Monte Katahdin. En el camino, luchó contra el clima extremo, hizo amigos para toda la vida, sobrevivió a un encuentro cercano con un oso negro y demostró que las personas con diabetes Tipo 1 pueden hacer cualquier cosa que se propongan. Y ella no planea disminuir la velocidad.

“Creo que la próxima gran caminata será el Sendero Cresta del Pacífico o la Divisoria continental de América. Me encantan el senderismo thru-hiking. Simplemente me encanta estar en el bosque, salir y ver lugares hermosos en la naturaleza. No puedo imaginar la vida sin eso”.


Este artículo se publicó como parte de una asociación entre Beyond Type 1 y Dexcom.

 

Todd Boudreaux

Todd fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 en 2000 y desde entonces ha trabajado en abogacía informal por la diabetes Tipo 1 durante los últimos 18 años. Antes de unirse al equip de trabajo de Beyond Type 1, Todd se encargaba de la redacción y producción de shows televisivos para Discovery Channel, Travel Channel y Animal Planet. Cuando no está en la oficina puedes encontrarlo en un juego de baseball, viajando o dibujando en su Etch A Sketch. Puedes seguirlo en instagram @toddboo