CAMPAÑA POWER OF ONE (EL PODER DE UNO)   


 

Mi nombre es Jonathan Berman y tengo 15 años. Vivo más allá de la diabetes Tipo 1 apoyando la investigación sobre la diabetes para ayudar a los científicos para que encuentren una cura para todos los que viven con diabetes Tipo 1. Me diagnosticaron en 2007 cuando tenía 7 años. Recuerdo que salí a pedir dulces el Día de la Brujas y luego me desmayé en el baño temprano en la mañana. Mi mamá me llevó con los médicos y luego al hospital. ¡Me sentí desanimado porque me iba a perder la obra del primer grado! Entonces el médico de emergencias vino y dijo “es diabetes Tipo 1”. Recuerdo que no sabía lo que eso significaba, pero me enteré muy rápido cuando me pusieron mi primera inyección. Después de ser diagnosticado, descubrimos que yo tenía una tendencia a desmayarme cuando veía agujas. Yo sé, fue mi suerte tener que aprender a adaptarme a las agujas cuando me diagnosticaron. Pero les di la idea al personal del hospital local para niños de que pusieran sillones reclinables en todas sus clínicas de endocrinología para que cuando los niños y los adolescentes lleguen a que les pongan una bomba o un MCG, se sientan más cómodos y seguros durante el proceso. Me alegra que les haya gustado la idea, ¡los sillones son realmente cómodos!

Como todos sabemos, hay días buenos y malos, pero realmente trato de mantenerme enfocado en una actitud positiva y sólo hago lo que tengo que hacer y ser yo mismo.

Así que cada año, recaudo fondos para una cura para diferentes organizaciones de diabetes. Trato de hacerlo de forma divertida y única (la noche de cine local, el shoe-drive (recaudación para zapatos) beneficiando a las familias en África, la tienda en línea para una cura, las recaudaciones de fondos en las escuelas y, recientemente, la campaña de El Poder de Uno (The Power of One). Con la ayuda de mi familia y amigos, me doy cuenta de que el cielo es el límite para encontrar formas de hacer conciencia y recaudar fondos para la investigación de la diabetes. Es genial ser parte de algo que haga una diferencia en el mundo.

 

En 2012, cuando mi familia visitó Miami, Florida, fuimos al Insituto de Investigación para la Diabetes (Diabetes Research Institute – DRI) para saber más. Nos invitaron para dar un tour. Ese día cambió mi vida. Ver a los científicos en sus laboratorios, ver las células de los islotes por el microscopio y estar cerca y en persona con los científicos que trabajan día y noche para encontrar una cura para todos, fue una experiencia inolvidable. Me dio una nueva esperanza sobre una cura. Hice la recomendación a todas las personas con diabetes Tipo 1 para que visiten y hagan el tour en el Instituto. Mientras estuve allí, me registré para una clase que ofrecen que se llama “Dominando el control de tu diabetes”.

 

Mi mamá siempre me ha motivado para creer en el concepto de que “debes ser parte del cambio que quieres ver en el mundo”.

 

Este fue otro cambio de juego para mí. Pasé una semana con otros niños  y adolescentes que tienen diabetes Tipo 1, aprendiendo sobre cómo controlar mejor mi diabetes. Aprendí sobre el conteo de carbohidratos, las apps para la diabetes, incorporar ejercicios y más. Hice amigos con diabetes Tipo 1 para toda la vida. En este lugar  también aprendí cómo inyectarme insulina yo mismo y aprendí sobre la importancia de manejar mi enfermedad y vivir bien. Cuando me fui del DRI, salí siendo una persona más confiada e inclusive con más esperanza de que se encontrará una cura y con el deseo de dar algo a cambio al instituto.         

Debido a que el DRI está en Florida, tuve la idea de diseñar chancletas para apoyar con la búsqueda de una cura, lo cual fue genial y eso me llevó a crear una tienda en línea para la cura ¡llena de mercancía del DRI!

Cuando noté cuánta diferencia podía hacer y ser parte de una cura, quise hacer más. En 2013, inspirado por lo que el presidente Roosevelt hizo en 1940 cuando pidió a todos que donaran una moneda de 10 centavos (lo que condujo a la March of Dimes y una cura para la polio), creé la campaña El Poder de Uno… una persona, un dólar, un paso más cerca a la cura. En julio de 2014, lancé mi campaña para el DRI en la conferencia “Los niños con diabetes, amigos para toda la vida” (Children With Diabetes – Friends For Life). Empecé pidiendo a cada persona que conocía y logré que donaran $1. La respuesta fue sorprendente. Inclusive pedí a los negocios y las escuelas locales que usaran botes de El Poder de Uno para recolectar $1. A la fecha, El Poder de Uno ha recaudado $12,000 para el DRI y $5,000 para la JDRF y continúa creciendo más fuerte cada vez. He hecho muchos nuevos amigos por haber escogido ser un promotor. Espero que muchos promotores adolescentes se involucren para que puedan experimentar ser parte de algo que hace una diferencia en el mundo y que experimenten lo que es vivir más allá de la diabetes Tipo 1, haciendo algo que te gusta mientras  ¡promueves y ayudas a los científicos a encontrar una cura!

 

Lee más sobre los esfuerzos de Jonathan para recaudar fondos  AQUÍ.

 

ESCRITO POR JONATHAN BERMAN, PUBLICADO 12/01/15, UPDATED 06/04/18

Jonathan es un chico de quince años y es de Filadelfia, Pensilvania. Lo diagnosticaron con diabetes Tipo 1 en Halloween de 2007 cuando tenía 7 años. Tiene dos maravillosas hermanas mayores y dos perros. Hace unos años recibió una bomba de insulina y un MCG que son instrumentos que realmente lo ayudan para el control de su diabetes Tipo 1. Después de ser diagnosticado, él y su familia se dieron cuenta de que Jonathan tenía la tendencia a desmayarse cuando estaba cerca de las agujas. A él se le conoce por tres cosas: Primero, es un apasionado por los carros exóticos y, a pesar de que todavía no tiene la edad suficiente para conducir, sabe mucho sobre el tema y espera algún día tener un Ferrari. También es un hábil pescador; podría pescar todo el día y la noche si sus padres se lo permitieran. Y finalmente, ¡como defensor de la diabetes Tipo 1!, a Jonathan le han dicho que ¡es bueno para promover la “diversión” en las recaudaciones de fondos! Le gusta ser creativo y único para que sus amigos y familia quieran ser parte de algo divertido mientras apoyan la causa de la diabetes Tipo 1.