No Todos los Carbohidratos Netos y los Edulcorantes Artificiales son Iguales


 

La cobertura de las Sesiones Científicas de la ADA es proporcionada por ADA x BT1 Collab.


Presentación: Las 5 principales controversias sobre la nutrición

Los oradores en esta presentación de las Sesiones científicas de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) incluyeron a: Maureen Chomko, enfermera registrada, especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes (Neighborcare Health); Alison Evert, máster en ciencia, nutricionista y dietista registrada, especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes, (UW Medicine – Primary Care Clinics), Gretchen Youssef, máster en ciencia, nutricionista y dietista registrada, especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes (Medstar Health)

Los carbohidratos netos y los edulcorantes artificiales son populares dentro de la comunidad de diabetes o entre las personas que siguen una dieta muy baja en carbohidratos y dieta cetogénica.

Aquí, los expertos analizaron por qué determinar cuánto afectarán los “carbohidratos netos” o los edulcorantes artificiales de un producto tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre no tiene una respuesta única.

CARBOHIDRATOS NETOS: NO ESTÉS TAN SEGURO DE ESA CIFRA

“La gente piensa que los productos son más saludables si enumeran los carbohidratos netos, hasta el punto en que la gente pregunta cuáles son los carbohidratos netos en cosas como las manzanas, las frambuesas y los aguacates”, dijo Maureen Chomko, una enfermera registrada y especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes de Neighborcare Health.

Una definición demasiado simplificada de carbohidratos netos es la cantidad total de carbohidratos = carbohidratos que se digieren, carbohidratos que no se digieren (fibra) o que no se convierten en glucosa. Muchos tipos de fibra dietética no se convierten en glucosa, lo que lleva a restarlos del contenido total de carbohidratos.

Por ejemplo, extrayendo detalles de un panel de nutrición, podrías calcular lo siguiente:

  • carbohidratos totales: 30 gramos
  • fibra dietética: 8 gramos
  • carbohidratos netos: 22 gramos

Es importante saber que la ADA o la Academia de Nutrición y Dietética no respalda el concepto de carbohidratos netos. Más importante aún, cada empresa de productos alimenticios puede decidir cómo definen los carbohidratos netos, dijo Maureen.

Esto significa que nadie está regulando las declaraciones de carbohidratos netos en esos productos alimenticios, y no hay garantía de que tu cálculo de carbohidratos netos realmente determine cuántos carbohidratos pueden afectar tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

¿Recuerdas la dieta Atkins? Fue una dieta inmensamente popular en los años 90 y 2000 que usaba carbohidratos netos para guiar qué fuentes de carbohidratos se debían comer. A lo largo de los años, las empresas han comenzado a usar el término de una manera que comercialice mejor su producto a los consumidores con dietas bajas en carbohidratos o aquellos que intentan “comer de manera saludable”, no lo que es realmente más saludable (o verdadero) para el consumidor.

Lo que las etiquetas de los alimentos no te dicen es que no toda la fibra se digiere de la misma manera.

La fibra insoluble no aporta calorías ni carbohidratos. Cuando se trata de fibra soluble, no sabemos cuánta fibra consumimos de ciertos alimentos.

Las etiquetas tampoco te dicen cuánta fibra insoluble hay en ciertos productos, simplemente se agrupan como “fibra”.

Además, muchos alimentos “cetogénicos” en estos días agregan grandes cantidades de fibra a los productos como relleno y afirman que toda esa fibra no afectará los niveles de glucosa (azúcar) en sangre. Cuanta más fibra se agrega a un producto, mayor es el potencial de que pueda afectar el nivel de glucosa (azúcar) en sangre, especialmente si no sabes qué tipo de fibra es.

ALCOHOLES DE AZÚCAR: TAMPOCO SON TODOS IGUALES

Maureen enfatizó que cuando se trata de alcoholes de azúcar, que también se usan en algunos cálculos de carbohidratos netos, no son iguales. De hecho, los alcoholes de azúcar producen una respuesta de glucosa después de las comidas. En otras palabras: parte del azúcar en los alcoholes de azúcar eleva el nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

Aunque los alcoholes de azúcar están etiquetados, puede haber diferentes alcoholes de azúcar en un producto (todos terminan en “-ol”), y tendrías que identificarlos y luego mirar un gráfico para ver cuántas calorías y azúcar en realidad deriva de ellos tu cuerpo. 

Esta es la razón por la que los “carbohidratos netos” no se pueden simplificar como se hace actualmente. Se asume que todos esos factores actúan de manera idéntica y tienen el mismo efecto de respuesta de glucosa en todos. En realidad, depende de:

  • tipo de fibra y cómo se procesa
  • cantidad de fibra, especialmente cuando se agrega como relleno
  • cuánto tiempo se cocina la comida
  • cantidad de carbohidratos consumidos
  • niveles de resistencia a la insulina
  • actividad física
  • solubilidad de las fibras
  • tipo y cantidad de alcohol de azúcar

Y mucho más.

Maureen mencionó que la práctica de restar fibra para determinar los carbohidratos netos ya no es estándar, ¿por qué?

  • Porque las matemáticas son retadoras. Las habilidades de aritmética y alfabetización son una barrera para el manejo, especialmente para las personas que se administran insulina.
  • No hay evidencia para apoyar la continuación de la práctica, incluso para las personas que se administran insulina. En cambio, como dijo Maureen, “Solo queremos que mires las etiquetas para ver si hay oportunidades para comer más fibra. Dios mío, por favor, come más fibra”.
  • El hecho de que un producto tenga alcoholes de azúcar no significa que no tenga azúcar o que no aumente el nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

En cambio, usa los gramos totales de carbohidratos, incluso cuando consumas alimentos ricos en fibra y alcoholes de azúcar. Toma buenas notas sobre cómo reaccionó tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre, cuánta insulina te administraste para esa comida o producto y qué cambios podrías hacer la próxima vez que lo comas.

EDULCORANTES ARTIFICIALES: BUENOS PARA LA DIABETES, MALOS PARA LA DIABETES, ¿O ACASO IMPORTA?

Maureen señaló que hay muchos artículos basados ​​en el miedo sobre los edulcorantes artificiales, por lo que tiene sentido que la información que los rodea sea confusa. Sin embargo, no es tan simple decir que todos son “malos para el manejo de la diabetes” o hacer afirmaciones generales sobre ellos.

¿Por qué? Por lo siguiente:

  • Cada uno se digiere, metaboliza y excreta de manera diferente.
  • No se consumen de forma aislada. Es posible que exista más de un edulcorante artificial en una bebida u otro producto alimenticio. También se encuentran en otros productos no alimenticios como la pasta de dientes.
  • No se pueden aislar los efectos individuales de los edulcorantes artificiales dentro de los complejos patrones de alimentación, antecedentes y entornos de las personas.

Según Maureen, los datos sobre los edulcorantes artificiales no son sólidos. Estos son algunos hallazgos de la investigación sobre el impacto de consumir edulcorantes artificiales con regularidad:

  • Disminuye la tolerancia a la glucosa.
  • Aumenta el riesgo de desarrollar obesidad, síndrome metabólico y diabetes tipo 2, pero para la mayoría de los estudios, estos vínculos se vuelven insignificantes una vez ajustados para el IMC.
  • Aumenta el IMC en una cantidad pequeña pero significativa durante un período de años.
  • Contribuye a un mayor consumo total de calorías porque los alimentos que contienen edulcorantes artificiales con frecuencia son de menor calidad y están altamente procesados.

La ADA y la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) han dicho, respectivamente, que no hay pruebas suficientes para determinar si el uso de edulcorantes artificiales lleva a una reducción a largo plazo de los factores de riesgo cardiometabólicos. Además, dijeron que los edulcorantes artificiales no necesariamente hacen que una elección poco saludable sea “saludable”, sino menos dañina.

La AHA ha declarado que el uso de bebidas con edulcorantes artificiales puede ayudar a manejar la ingesta de energía y promover la pérdida de peso, pero falta evidencia de posibles efectos adversos.

¿POR QUÉ NO PUEDES SOLO TOMAR MÁS AGUA?

Naturalmente, la siguiente pregunta después de preguntarse si una persona con diabetes debe consumir productos con edulcorantes artificiales, en particular las bebidas, es: ¿por qué no podemos simplemente tomar más agua?

Porque el acceso al agua potable segura no está disponible para todos, especialmente para las comunidades de bajos ingresos y las personas de color.

Maureen hizo referencia a los datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) de 2009 a 2012 que encuestó a casi 8,300 personas y sus opciones de bebidas. Esto es lo que dicen los datos:

  • Las personas negras e hispanas tenían menos probabilidades que los blancos de tomar agua del grifo y tomaban más agua embotellada y bebidas azucaradas.
  • Muchas comunidades de color y comunidades de bajos ingresos tienen agua potable insegura debido a la falta de acceso; por lo tanto, enfrentan la carga económica de tomar agua embotellada.

Cuando se trata de acceso a alimentos, bebidas y otras herramientas necesarias para manejar la diabetes, conocemos el contexto histórico con respecto al racismo sistémico y otras barreras económicas.

Si tu médico supone que puedes tomar más agua (o tener acceso a cualquier otra cosa necesaria para mejorar tu atención), infórmale sobre tu situación y trabajen juntos para determinar formas y recursos para hacer posibles las opciones más saludables.

 

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 06/08/22, UPDATED 06/08/22

T'ara fue diagnosticada con diabetes tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en concientizar sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con diabetes tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíbles comidas saludables. T'ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.