CARDIÓLOGA CON DIABETES TIPO 1 EQUILIBRA SU VIDA AL CORRER EN MARATONES

4/3/18
ESCRITO POR: ANNE R. ALBERS, MD, PhD, RVT, FACC, FASE, FAHA

Nota del editor: Anne es parte del equipo de corredores de Beyond Type 2017, patrocinado por Medtronic. Corrió en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2017 para Beyond Type Run.  


Algo único

Escribir acerca de correr un maratón normalmente sería una experiencia excepcional; sin embargo, en este caso, soy una de los miembros de un equipo de atletas con diabetes tipo 1 que entrenan para el Maratón de TCS de Nueva York de 2017. Además de ser una de los miembros del equipo de corredores de Beyond Type soy una de los miles que corren en NYC. Soy doctora cardióloga, esposa, madre, hija, hermana, tía, y corredora de mi decimo maratón.

La diabetes tipo 1 y correr un maratón

He manejado la diabetes tipo 1 desde el 6 de febrero de 1989, y a pesar de eso, ¿¿por qué incluso hubo un 1.er maratón?? Parecía como un desafío y aunque nunca había sido rápida, siempre me ha encantado el desafío (esta no fue una carrera a toda velocidad). Mi primer maratón fue en Columbus en 1991 y utilizaba  inyecciones de insulina, como lo hice en los maratones de Columbus 1993, NYC 1993 y Boston 1994.  Llevé un MCG para el maratón, y el nivel de azúcar en la sangre fue disminuyendo a medida que subía el ritmo cardíaco, desde algo más de 200 mg / dl (11 mmol / L) al inicio hasta 84 mg / dl (4.7 mmol / L) al final . Para Columbus 1995 (mi mejor marca personal), cambié a la bomba de insulina Medtronic y usé la bomba para Columbus 1998, Boston 1999, Boston 2000 y Filadelfia 2013.

Remaba en el equipo de remo de la universidad cuando me diagnosticaron diabetes tipo 1. Los médicos y las enfermeras me dijeron que tenían muchos atletas universitarios que vivían con esta enfermedad, pero no tuve la oportunidad de conocer a alguno de ellos. La realidad era que había habido un atleta universitario en el equipo masculino de baloncesto que se había graduado un año antes y que ahora jugaba en la NBA (Asociación Nacional de Baloncesto. El solo hecho de saber que había tenido éxito (le diagnosticaron diabetes tipo 1 a los 16 años) fue de gran ayuda para mí para continuar y descubrir cómo seguir remando y compitiendo, además de correr.

Equilibrio entre la vida personal y la laboral

Cualquier persona con diabetes tiene que combinar su enfermedad con el trabajo, la familia y la vida. Corrí los maratones de Columbus y Boston en 1998 y 1999 durante mi internado de medicina interna. Ese año estaba trabajando, estudiando o corriendo. Esto fue antes de los horarios restringidos de trabajo del personal interno. Pero fue después que los residentes solían vivir literalmente en el hospital, así que cuando no estaba de guardia, dormía en casa. Nuestro horario era una llamada cada dos noches, cada 4.ª o 6.ª noche y consistía en trabajar todo el día, atender llamadas durante la noche y trabajar todo el día siguiente. La pasantía y la  residencia requerían muchas horas de trabajo, además de una concentración demandante, pero me dio la oportunidad de aprender el historial de los pacientes desde el comienzo hasta el manejo de la enfermedad y tener la experiencia de continuar aprendiendo sobre su cuidado. Durante la escuela de medicina y la capacitación fue un desafío aprender todas las complicaciones y la trayectoria de una enfermedad como la diabetes tipo 1 en el contexto de tenerla yo misma. Me entrevisté para una beca de cardiología en Boston la semana que estuve en la ciudad para correr el maratón de Boston en el año 2000.

Familia

El lapso de los maratones de 2000 a 2013 se llenó de capacitaciones médicas y comenzó nuestra familia. Nuestro primer hijo nació en 2001 cuando terminé mi residencia de medicina interna: tuve un parto prematuro y preeclampsia, así que nació antes, a las 29 semanas y pasó siete semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) en el hospital donde era una residente de último año.

Nuestro segundo hijo nació en 2004, justo después de que terminé mi beca de cardiología, también mi segundo hijo fue prematuro y también tuve una preeclampsia (esta vez después del parto, ¿quién lo sabría?). Él también se quedó en la NICU, donde había estado su hermano, así que conocíamos a muchos miembros del personal. Una vez en el ejercicio de mi carrera y ocupada con los cuidados de los pacientes y la vida familiar, dejé de correr con tanta frecuencia; por suerte, mi esposo se dio cuenta de que me sentía mejor cuando estaba activa.

Mi esposo el atleta, entrenador y fan

La profesión de mi esposo ha sido en los deportes: maneja bicicletas de carreras profesionales en todo el mundo. Viajamos juntos a Italia, cuando él corrió allí en mayo de 1997 (tuve un mes de pausa durante las capacitaciones clínicas). Los acontecimientos que son difíciles de planificar incluyen dejar caer el último vial de insulina en el piso de la terminal del aeropuerto de Roma al partir. El suelo era de mármol, así que el vial se rompió trágicamente. El empleo creativo de NPH (insulina humana NPH) fue la que me salvó en el regreso a casa. Él se ha reunido conmigo en la milla 23 en varios maratones o en la trayectoria de un medio maratón y continúa manejando su bicicleta, así como también se prepara y entrena a más ciclistas. Él estará en Nueva York para apoyarme durante el maratón.

La comunidad de corredores

Mi grupo de corredores está conformado por vecinos que se reúnen temprano para correr y que corren maratones y, medio maratones, apoyándose unos a otros a lo largo del camino. Cuando mis hijos eran pequeños, muchas veces se sentaban en el carruaje para bebés y me acompañaban a encontrarme con el grupo si estaban despiertos durante la noche o se levantaban temprano. En el grupo de corredores se turnaban para empujar el carruaje. Correr es una forma de controlar el estrés, es excelente para el sistema cardiovascular y, al mismo tiempo hago cambios para abordar el tratamiento con insulina, en general me ayuda a manejar la diabetes tipo 1. He seguido corriendo el medio maratón CapCity y medios maratones locales,  ahora correré en Nueva York el 5 de noviembre.

Profesión

Las enfermedades cardíacas y vasculares son las principales causas de muerte en nuestro país; la medicina cardiovascular ha sido una especialidad desafiante y gratificante en mi ejercicio como profesional. He llevado mis conocimientos acerca de los deportes a la cardiología, donde he podido desarrollar el programa de Cardiología Deportiva de OhioHealth. Sigo siendo una apasionada de la prevención, tanto primaria como secundaria, para una salud cardíaca y vascular óptima y, en particular, la salud cardíaca y vascular de las mujeres.

Una nueva manera de hacer filantropía

Estoy emocionada de recaudar dinero para  Beyond Type 1 para continuar su misión de educación, defensa y trabajo hacia la cura contra la diabetes tipo 1. Fue increíble ver a Chris Dudley en el perfil de Instagram de Beyond Type 1 y poder comentar sobre cómo hace 28 años, al saber que había competido como atleta universitario y fue el primer jugador en la NBA con diabetes tipo 1, me dejó claro que mi enfermedad tampoco me detendría.


Lee más sobre Beyond Type Run en la maratón de TCS  de Nueva York de 2017.

ANNE R. ALBERS, MD, PhD, RVT, FACC, FASE, FAHA

La Dra. Albers es una cardióloga de OhioHealth en Columbus, Ohio. Ella es una especialista en escaneo cardiovascular con enfoque en ecocardiografía, pruebas de esfuerzo cardíaco y estudios vasculares. La Dra. Albers mantiene una práctica cardiovascular consultiva activa. Sus intereses clínicos incluyen el control de las enfermedades cardiovasculares para mujeres, problemas cardiacos y control para atletas, prevención primaria y secundaria del corazón y, enfermedades vasculares y enfermedades cardíacas en la diabetes. En OhioHealth es codirectora del Programa de Cardiología en Deportes, y es miembro del Instituto Vascular de OhioHealth. Anne y su pareja tienen un blog de salud del corazón: https://hearthealthdocs.com/. También puedes encontrarla en Twitter en @drannealbers.