Carrera en la cima del mundo

4/25/17
ESCRITO POR: Katie Doyle

;"Tras su histórico segundo puesto en el Ultra Maratón 6633 de 2017, el atleta extremo Roddy Riddle dice que se retira.

“De todos modos iba a ser mi última carrera”. Es por eso que tuve que regresar y terminar asuntos pendientes este año, me retiro en la cima”.

Beyond Type 1 se encontró con Roddy cuando estaba comenzando su recuperación de “la cosa más difícil que he hecho en mi vida. Probablemente sea lo más difícil que hay en el mundo. Simplemente es un evento brutal”.

¡Que ya es decir!: la carrera de Roddy abarcó el ciclismo internacional, el Maratón de Sables en el desierto del Sahara y, por supuesto, la agotadora carrera del Círculo Ártico de 350 millas. No dejó de enfrentar estos retos después de recibir un diagnóstico de diabetes Tipo 1 a la edad de 40 años. En su lugar, Roddy vive según el lema que transmite durante sus muchas competiciones deportivas a nivel mundial y conferencias, “Gobierna a la diabetes Tipo 1. No dejes que te gobierne a ti”.

Comenzando en Eagle Plains, territorio de Yukon, el Ultra 6633 es un maratón extremo que lleva a los competidores más resistentes del mundo a través de hielo y nieve durante días, hasta que unos pocos seleccionados llegan a la línea de meta en Tuktoyaktuk (Tuk), Territorios del Noroeste, Canadá.

El Ultra 6633 es reverenciado entre los atletas de resistencia por su dificultad, y las observaciones de Roddy sobre el grupo de carreras de este año hablaron de eso. “Hubo algunos que estuvieron allí por segunda vez que aún así no lo completaron”, dice, “De los 24 que comenzaron, solo 7 terminaron”.

Roddy aún siente los efectos de la carrera. Aunque son completamente diferentes, los síntomas suenan similares a las complicaciones de la diabetes. “Todavía no puedo sentir ninguno de mis dedos. Muchos de los competidores que participan sufren daño nervioso [en sus extremidades]. Uno completa 14 maratones en menos 40 grados (Celsius, que también es menos 40 grados Fahrenheit) así que tomará un tiempo recuperar la sensación en los dedos de los pies”.

Sobre ese “asunto pendiente”: este no fue el primer intento de Roddy en el 6633, pero este año fue la primera vez que completó la carrera, una hazaña notable en sí misma. Después de perder tiempo debido a alucinaciones graves y a lesionarse la espalda, Roddy tuvo que retirarse de la carrera de 2016 en el último día. ¿Qué hubo diferente acerca de prepararte para tu regreso?

“En cuanto al entrenamiento, estaba más preparado, pero también estaba en la línea de salida con mucho más respeto por la carrera. Y el año pasado, tuve una pulka de dos ruedas, que es el trineo que remolcas, y este año tuve una pulka de cuatro ruedas. Llevé un arnés completo para la parte superior del cuerpo, así que este año no tuve problemas de espalda durante toda la carrera”.

Roddy llenó su pulka con necesidades como comida, incluyendo crema de avena, suero en polvo, bebidas energéticas, barras de cereal, barritas energéticas y otros suministros como su saco de dormir y su vivac. Dado que los puestos de control estaban a una distancia de entre 20 y 70 millas, las oportunidades para dormir eran pocas y distantes entre sí.

“Me detuve durante unas dos horas y estaba en la cima del paso de Wright, que es una gran montaña. Esa es la única vez que me detuve en realidad, al costado de la carretera. La penúltima etapa es una etapa de 70 millas, e hice toda esa etapa sin parar. Cuando sale la aurora boreal, esto como que te hace sonreír y te ayuda a seguir adelante”.

Y, sin embargo, como muchos en la comunidad de diabetes ya saben, Roddy no solo logró completar un curso tan intenso en un tiempo impresionante, sino que lo hizo todo mientras administraba su diabetes Tipo 1 y los retos específicos que conlleva.

“Antes de que comenzara la carrera, mi receptor MCG (monitor continuo de glucosa) decidió dejar de funcionar”, dice Roddy, “Entonces, debido a que tenía el Dexcom G5, descargué la aplicación que uno puede adquirir para el teléfono.

“Cuatro días después de empezar la carrera, mi teléfono decidió que no le gustaba el frío, por lo que también dejó de funcionar. Tuve que hacerlo de la forma tradicional y medirme la glucosa en la sangre. Hacer eso significaba que tenía que quitarme tres pares de guantes para trata de sacar sangre de mis dedos a temperaturas frías, lo cual no es ideal. Luego estaba el medidor que decía que las tiras estaban demasiado frías. Tenía que ponerlas en mi frente para calentarlas durante la carrera para poder hacer mediciones de glucosa en la sangre en movimiento.

“Casi todos los días mi insulina se congelaba hasta ponerse sólida. Cuando necesitaba volver a llenar mi bomba de insulina, tenía que ponerla en agua tibia para descongelarla. Desde entonces descubrí que no debes usar insulina que ha sido congelada, pero resultó que mis niveles de glucosa en la sangre estaban bien durante la carrera, por lo que la insulina congelada en realidad no afectó mis niveles de glucosa en la sangre”.

El uso de una bomba de insulina en estas temperaturas bajo cero fue otro reto para el atleta, que logró evitar la hipoglucemia durante toda la carrera.

“Tenía un cinturón de licra hecho para llevar mi bomba de insulina, de modo que estaba contra mi piel y alrededor de mi estómago en todo momento, por lo que la bomba de insulina nunca estuvo expuesta al frío. Tenía 5 capas sobre la bomba de insulina. Durante todo el evento, en realidad no tuve que inyectarme insulina en absoluto, porque el ejercicio estaba haciendo el trabajo. Así que solo la pasé con mi insulina basal poco a poco. Esa es la única insulina que usé durante todo el proceso, por lo que bajé a unas 10 unidades diarias de insulina. Y nunca dejé el tubo expuesto porque nunca tuve que administrarme un bolo. La única vez que salió la bomba fue para cambiar la insulina después de cuatro días”.

Después de sentarse y comer un plato caliente de crema de avena, Roddy celebró haber cruzado la línea de meta haciendo lo que la mayoría de las personas hace al completar una carrera de 350 millas: hizo una presentación al respecto.

“Terminé a las 8:30 de la mañana, en realidad fue a las 8:28 a. m., para ser precisos. Hay un salón de actos en Tuk cerca del final, y habían estado siguiendo mi progreso durante toda la carrera. El conserje de la escuela también es de Escocia. Estaba en la línea de meta, puso música escocesa por el altavoz de su auto, así que de ahí salió la bandera escocesa con la que crucé la línea de meta”.

“Entonces llegamos a la escuela y la directora me dijo: ‘¿Podrás hablar?’ y dije, ‘Sí, no hay problema’. Ella dijo: “Los P4-5 [segundo y tercer grado] están estudiando nutrición, y sucede que hoy en día se trata de la diabetes”.

“¡Tres horas después de cruzar la línea de meta, estaba dando una charla en una escuela primaria para los de cuarto y quinto sobre diabetes!”

El mensaje duradero que Roddy dejó con los niños en la escuela hace eco de una importante lección de vida para las personas con y sin diabetes Tipo 1. “No siempre se puede hacer cosas la primera vez. A veces tienes que regresar y volver a evaluar las cosas.

Me demuestra que no soy indestructible. Sí me salen mal las cosas, y es bueno que los niños se den cuenta de eso también: no siempre se puede hacer las cosas bien la primera vez. A veces se necesita un segundo o tercer intento para hacer bien las cosas”.


Lee más sobre las increíbles hazañas de Roddy Riddle en La carrera a pie más dura del mundo.

 

 

Katie Doyle

Katie Doyle es una escritora y videógrafa que narra sus viajes y sus aventuras con la diabetes desde donde sea que esté, y es activa en la comunidad como líder juvenil de diabetes de la IDF (Federación Internacional de Diabetes, por sus siglas en inglés). Ha escrito sobre dejar caer su medidor en un telesilla en los Alpes, usar su bomba mientras daba lecciones de natación en Cape Cod, y los numerosos viajes por carretera y expediciones de pesca que ha hecho en el medio; está dispuesta a todo y te contará toda la historia al respecto más adelante. Visita www.kadoyle.com para informarte más.