Comenzando la universidad: lo que me gustaría haber sabido


 2022-09-13

Comenzar tu primer año en la universidad es uno de los momentos más emocionantes de tu vida. Tenía preparado un recipiente completo lleno de suministros para la diabetes para cubrir mis necesidades universitarias. Estaba lista, comenzando a correr a campo traviesa por primera vez y queriendo convertirme en nutricionista.

Compañeros de cuarto

Conocí a mi compañera de cuarto por medio del grupo de carreras a campo traviesa y me pareció que encajábamos bien. A las dos semanas de empezar la universidad me dijo que se mudaría. Su razón fue: “Si alguna vez te pasara algo, no sé cómo podría manejarlo”. Dentro de mí sabía que esa no era la verdadera razón. Me molestó que tuviera que usar mi diabetes como excusa. Nadie debe usar la diabetes como excusa. Pero tal vez debí haberle explicado más claramente qué era la diabetes y qué hacer si alguna vez se presentaba una emergencia. Aparte de “este es mi glucagón… clavamelo en la pierna si alguna vez me desmayo”. Desearía haber sabido en el primer año cómo confrontar adecuadamente a mi compañera de cuarto sobre mi situación. Todos mis amigos en mi ciudad de origen se han acostumbrado a que tenga diabetes durante 6 años. Por lo que explicarle a alguien cómo lidiar con la diabetes fue un poco extraño para mí.

Nota del editor: El glucagón nasal BAQSIMI fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y ahora está disponible en los Estados Unidos, a partir de agosto de 2019.

Abastécete

Durante los primeros meses hubo innumerables ocasiones en las que me quedé sin suministros. No había nada que pudiera hacer al respecto ya que no tenía automóvil. Entonces tenía que vivir con una dieta sin carbohidratos hasta que una farmacia local me entregara mis suministros. Desearía haber sabido monitorear con más atención mi recuento de suministros para la diabetes para saber cuando se me estaban terminando. Cuando vivía en casa de mis padres, si alguna vez necesitaba suministros, me tomaba 30 minutos conseguirlos. Cuando solo te quede una caja, ¡vuelve a pedir suministros!

La cafetería

Cuando vives en la universidad, no tienes muchas opciones de alimentos “saludables”. Básicamente, estás limitado a la comida de la cafetería, la comida de restaurantes o lo que sea que puedas cocinar en tu microondas. No es mentira que los estudiantes de primer año siempre aumentan 6,8 kilos15 libras. Aumenté al menos 9 kilos20 librasen mi primer año. Me despertaba, iba al café y por pereza me comía un Pop Tart antes de cada clase. Desearía haber sabido que tenía que cuidar mejor de mi cuerpo. Sí, corría a campo traviesa, pero estaba subiendo mucho de peso debido a la cantidad de calorías que estaba consumiendo. Subir de peso también afectó mis niveles de glucosa (azúcar) en sangre y la cantidad de insulina que debía administrarme. Lo que hacía que fuera más difícil perder peso.

Consigue un Plan 504

En el bachillerato tenía un plan 504 y acomodaciones. Realmente no pensé que tuviera que establecerlo en mi primer año de la universidad porque apenas lo había usado en el bachillerato. ¡Vaya que estaba equivocada! Acababa de medir mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre justo antes de entrar a mi clase para hacer un examen. Era de 300… Hablé con mi profesor y le dije que no me sentía cómoda haciendo el examen debido a lo alto que estaba mi nivel de glucosa en sangre. Tuve que hacer el examen de todos modos porque no tenía un plan 504 establecido. Reprobé el examen. Desearía haber sabido que los profesores no eran tan complacientes como los del bachillerato. Más tarde ese día, rápidamente hice una cita con los servicios de discapacidad para establecer un plan 504. Tan pronto como llegues a la universidad, o incluso antes de llegar, lo mejor es hablar con los servicios de discapacidad.

Consigue una identificación

Mi médico siempre insistía en que debía usar un brazalete de identificación. Nunca quise hacerlo porque era molesto tener algo en la muñeca o el cuello que indicaba que tenía una enfermedad. Antes de ir a la universidad, mi médico me explicó: si alguna vez estuvieras ebria en una fiesta y te desmayaras, la gente simplemente pensaría que es por el efecto del alcohol. Estarías rodeada de personas que nunca se enteraron de que tienes diabetes. Si alguna vez te sucediera algo, el técnico en urgencias médicas necesitaría saber que tienes diabetes para que no te ponga accidentalmente una vía intravenosa de solución glucosada, ¡a menos que realmente la necesites!

Conclusión

Desearía haber sabido o tomado acción sobre todas estas cosas antes de comenzar mi primer año en la universidad: habría tenido más control sobre mi diabetes y mi salud.

 

ESCRITO POR Nicole Labarbiera, PUBLICADO 09/13/22, UPDATED 09/13/22

Aunque Nicole es de ascendencia rusa, creció en Nueva Jersey y ahora se encuentra estudiando justicia penal en Marywood University en Scranton, Pensilvania. Le encanta encontrar formas que le permitan ser innovadora y creativa. Por ejemplo, le encanta experimentar con diferentes tipos de comida y expresarse por medio de su blog: nicolelabarbiera.com. Ella no permite que la diabetes tipo 1 se interponga en llevar el tipo de vida por el que se esfuerza y ​​alcanzar sus metas. Espera inspirar a otros a ver la diabetes no como una enfermedad, sino como una motivación para vivir la mejor vida posible.