Guía Para Comer Fuera De Casa Cuando Vives Con Diabetes


 

Al vivir con diabetes, sobre todo en el diagnóstico reciente, podemos sentir miedo de salir y comer fuera de casa. Afortunadamente contamos con los consejos de  expertos como Diana Novelo quien además de vivir con diabetes tipo 1 es nutrióloga y educadora en diabetes. Le dejamos unas cuantas preguntas sobre este tema, esperamos que sus consejos te sean útiles para disfrutar de tus alimentos fuera de casa. 

BT1: Muchas personas con diagnóstico reciente no se sienten cómodos al salir y comer fuera de casa ¿Qué les dirías al respecto? ¿Qué es eso que consideras esencial para tener en mente ante esta preocupación? 

Es normal y común sentir preocupación, inseguridad e incertidumbre a la hora de tener planes para comer fuera de casa cuando se vive con diabetes, ya que, al estar fuera, prácticamente se pierde el dominio que uno pudiera tener sobre sus alimentos, quedando a la expectativa de cómo vendrá servida la comida: ¿tendrá los ingredientes típicos o algún ingrediente indetectable que pudiera impactar mis niveles de glucosa? 

Ante este panorama, yo considero importante lo siguiente: 

  1. Tener la confianza de preguntar tanto al mesero como al cocinero acerca de los ingredientes de ese platillo que se te está antojando pedir.
  2. De preferencia, mientras uno va agarrando práctica y experiencia, comenzar por consumir alimentos que se te hagan conocidos o que ya hayas pedido antes en ese mismo lugar.
  3. Tener la determinación de solicitar algún requisito especial respecto a tus alimentos y bebidas, por ejemplo, pedir que a tu bebida no le agreguen azúcar ni endulzante… pedir el edulcorante artificial aparte y endulzarla por ti mismo y dejarla a tu medida. O, en el caso de los alimentos, solicitar que el pan sea integral o que las tortillas sean de maíz; que el aderezo, sobre todo si es dulce, venga aparte; considerar que las guarniciones sean de verduras, en lugar de o en menor cantidad papas a la francesa o puré de papa, por ejemplo. 

Como consejo, te recomiendo considerar el índice glucémico de los alimentos para establecer el orden en el que te convendrá consumirlos, así como dar oportunidad a que tu dosis de insulina comience a hacer efecto. Considerar estos dos últimos puntos ayudará a evitar una hiperglucemia postprandial (elevación de la glucosa dos horas después de comer). 

BT1: Las porciones en los alimentos de comida rápida pueden ser muy grandes ¿Qué podría ayudarnos a saber cuánto debemos de comer? ¿Hay algún truco rápido para poder identificar porciones?

Yo considero que un truco rápido para identificar las porciones de carbohidratos es utilizar como referencia visual el famoso “puño cerrado de la mano de una mujer adulta”, ya que, cada “puño”, puede indicar una porción de 15 g de carbohidratos. Igualmente, a la hora de comer fuera, yo recomiendo mucho utilizar la imaginación y la comparación de eso que se está comiendo con otros alimentos similares que te sean más conocidos. 

Sin embargo, respecto a saber cuánto nos corresponde comer al día, esto nos lo indican los profesionales de nutrición, en mi caso, yo le enseño a las personas a las que atiendo cuántas porciones de cada grupo de alimentos les corresponden para conservar o mejorar su salud. Una vez hecho el cálculo distribuimos juntos estas porciones a lo largo del día para que se adapten al estilo de vida y a los gustos de la persona. Una vez conociendo la cantidad de porciones que nos corresponden será más fácil tenerlas en cuenta a la hora de salir a comer, ya sea para no pasarse en cantidad ni tampoco quedarse corto, o para simplemente estar informado y consciente de la decisión que se va a tomar. 

BT1: ¿Qué tipo de alimentos recomiendas preferir? o ¿Qué consideraciones deberíamos de tener al acercarnos o preferir algunos tipos de alimentos?

Yo siempre promuevo preferir los alimentos que le aporten beneficios al organismo, es decir que sean nutritivos o naturalmente saludables. Si no son totalmente naturales, entonces que, al menos ofrezcan buen aporte de fibra y proteína, y no se excedan en el aporte de grasas saturadas y no contengan grasas TRANS, ni excedan en sodio. Sin embargo, hay algunos alimentos naturales y saludables que son favorables para la gran mayoría de la población, pero si hay otros que generan intolerancia, alergias o le hacen mal en el sentido digestivo: gases, eructos, distensión abdominal, dolor de cabeza, flatulencia… por más saludables que sean quizá no son convenientes porque el organismo no los tolera. Entonces, simplemente prueba qué otros alimentos de esos mismos grupos sí te hacen bien y no te provocan malestar y que los que te hacen bien se conviertan en tus aliados día a día.  

BT1:  ¿Hay alguna app que pudiera facilitarnos el conteo de carbohidratos fuera de casa?

Una vez en mi cuenta de Twitter hice esta misma pregunta y, personas CON diabetes, me recomendaron las siguientes Apps: Myfitness Pal, Diabetes:M, Foodmeter, Diabetes a la carta, Diabetes Menú, Fatsecret. Confieso que yo nunca las he probado debido a que manejo ágilmente el conteo de carbohidratos de dada mi formación profesional como Nutrióloga, o cuando como algún alimento empaquetado prefiero leer la etiqueta de información nutrimental; pero sí conozco personas a las que le son de mucha utilidad. 

BT1:  ¿Algunos consejos básicos a tomar en cuenta al comer fuera de casa?

-Siempre que salgas de casa lleva contigo tu insulina de bolo o tu medicamento oral, para poder comer más confiadamente y con menos riesgo a hiperglucemia.

-Disfruta la comida igual que cuando no tenías diabetes. 

-Esfuérzate por calcular lo más exactamente posibles tus carbohidratos y aplicar la dosis correcta de medicamento. 

-Mantente en comunicación con el personal que sirve la comida y quien cocina: ¿Cuánto tardará en llegar mi platillo? ¿Qué ingredientes contiene? Pregunta y entérate acerca de lo que vas a pedir: ¿la bebida, el aderezo, la comida contienen azúcar, miel o algún otro endulzante? 

Conoce más sobre Diana Novelo y sus consejos nutricionales

Síguela en TwitterFacebook

ESCRITO POR Diana Novelo, PUBLICADO 05/01/22, UPDATED 03/31/22

Diana fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a la edad de 19 años. Ella vive en la ciudad de Mérida, Yucatán donde se dedica a dar consultas de Nutrición y Educación en Diabetes. Además, forma parte de la Asociación Mexicana de Diabetes en el Sureste A.C donde participa activamente en los campamentos de verano para niños y jóvenes con diabetes tipo 1.