CÓMO LLEVAR UNA BOMBA DE INSULINA AL BAILE DE GRADUACIÓN


 

 

Al igual que cualquier otra estudiante de escuela secundaria, me emocionaba el baile de graduación: los vestidos, los zapatos, la cita con un chico. ¿Qué parte no habría de emocionarnos? Mientras planificaba la cena, el transporte y el peinado que me haría esa noche, también tenía que preocuparme por cómo iba a manejar la diabetes.

 

El vestido

 

Cada baile escolar conlleva la responsabilidad de encontrar el vestido: un vestido único, hermoso y que se ajuste a ti a la perfección. Encontrar ese vestido puede representar un desafío aún mayor si tienes que llevar puesta una bomba de insulina. Por lo general, me pongo la bomba en el sostén y comprobé que si trabajaría bien con el vestido para el baile de graduación. Si llevas puesta una blusa ajustada, podría no verse tan bien, así que tienes que ingeniártelas. Para el baile de graduación del año pasado me puse un sostén adhesivo, por lo que no podía sujetarme la bomba, así que aseguré la bomba a un par de pantalones cortos de licra y llevé puesta la bomba en la parte interior de la licra (para que no se me viera un bulto extraño al lado). Algunas compañías de bombas también ofrecen correas para la pierna, a fin de que puedas llevar puesta la bomba en el muslo. Otro aspecto a considerar es que si no tienes una bomba que emita luces, posiblemente tengas que ponértela en un sitio que te permita tener un fácil acceso a ella.

Los suministros

 

Con el desafío de encontrar el vestido perfecto también viene el desafío de tener que empacar tus suministros para la diabetes. Desafortunadamente, no hay demasiados bolsos pequeños con suficiente espacio para todos mis suministros para la diabetes. Mi solución a este problema fue llevar un bolso pequeño (suave) donde pudiera guardar mi medidor, la glucosa y (como extra) mi teléfono. En caso de que algo saliera mal, empaqué un pequeño “kit de emergencia” que tenía suministros adicionales (otras tiras reactivas y un set de insulina) y lo dejé en el auto. Afortunadamente, no tuve que usar ninguno de esos suministros, pero me sentía mejor al saber que estaban ahí. Sin embargo, si vas a alquilar una limosina, no es recomendable que dejes tus suministros en el auto (por lo general, los conductores se van hasta que los llames para que te recojan, así que no tendrías acceso a tus suministros). En este caso, habla con tu escuela y pregunta si puedes dejar tus suministros donde se guardan los abrigos o en la mesa de registro.

 

Niveles de azúcar en la sangre

 

Como si esto no fuera suficiente, tenemos que preocuparnos por nuestros niveles de azúcar en la sangre durante toda la noche. Por suerte, todos mis amigos son bastante comprensivos y alentadores cuando se trata de la diabetes, y están dispuestos a sentarse conmigo si se me baja el azúcar o si necesito descansar. Si tus amigos no saben mucho sobre la diabetes o no son comprensivos, te recomiendo que hables con ellos y les digas qué es lo que te ayudará. Ellos se interesan por ti, así que estarán dispuestos a ayudarte de cualquier forma que puedan si tienen un mayor entendimiento.

Además, me aseguraba de revisar mis niveles de azúcar antes de la cena, y hacía las correcciones y medidas normales a partir de ahí. Sin embargo, después de la cena, me administraba una dosis temporal en bolo porque me encanta bailar, y no quería que se me bajara el azúcar mientras bailaba. Durante el baile de graduación, también llevé un MCG (monitor continuo de glucosa por sus siglas en inglés) y le pedí a mi cita que lo guardara en su bolsillo. Le dije que si lo sentía que vibrar me lo diera, para que yo pudiera ver si algo andaba mal. Esto funcionó bastante bien, porque él se mantuvo a menos de 3 metros de mí toda la noche. Si llevas tu bolsa en la mano, normalmente sientes la vibración de la alarma, así que no tienes que preocuparte porque alguien más lo lleve. Habiendo dicho esto, si no cuentas con un MCG, que para el baile de graduación del último año no lo tenía, trata de medir tus niveles de azúcar una vez antes del baile, más o menos a la mitad del baile y al final, a modo de asegurarte de que estás en el rango correcto. Y por supuesto, revísalo si sientes que tus niveles han bajado o subido mucho. Puede ser difícil divertirte si no corriges rápidamente un nivel peligroso de azúcar en la sangre.

Los aspectos más importantes que aprendí sobre la diabetes y el baile de graduación:

 

  • Piensa en dónde vas a poner tu bomba de insulina, para que no tengas que lidiar con el estrés el día del baile de graduación.
  • Trata de encontrar un bolso pequeño donde puedas guardar tus suministros más importante
  • Haz arreglos con anticipación para que puedas planificar las cosas que necesitas hacer con los suministros adicionales
  • Habla con tus amigos para que puedan ayudarte
  • Piensa en cómo y cuándo vas a revisar tus niveles de azúcar
  • ¡DIVIÉRTETE! El baile de graduación tiene que ser una experiencia positiva y divertida, y la diabetes no debería impedir que te la pases bien.

 

ESCRITO POR MAKAILA HEIFNER, PUBLICADO 05/31/16, UPDATED 04/26/18

Makaila Heifner tiene 17 años de edad y vive en un pequeño pueblo afuera de Seattle, WA. Fue diagnosticada con diabetes a los 16 meses de edad. Su padre también tiene DT1 y ella ahora tiene muchos amigos cercanos que son diabéticos. Le gusta tocar guitarra, piano, cantar, hacer voluntariado, ir a museos, leer, practicar golf, snowboarding y senderismo. Disfruta de un buen juego de palabras tanto como de un delicioso tazón de sopa.