Cómo Prepararse para un Huracán con DT1

7/11/19

Preparados adecuadamente

A la edad de 6 años, me diagnosticaron diabetes Tipo 1, he tenido diabetes Tipo 1 durante 18 años. Siempre he sentido que a lo largo de estos años he superado muchos obstáculos y he tenido muchos logros. Para empezar, he vivido 18 años con una enfermedad crónica, ¿qué más puedo decir al respecto? Me gradué en la escuela de enfermería con una licencia de enfermera registrada a la edad de 21 años, me gradué con una licenciatura y, a la edad de 22 años, comencé un programa de doctorado para ser enfermera profesional. Para todo lo que la vida me había preparado aún no era suficiente para lo que iba a suceder en octubre de 2018.

El huracán Michael fue el PRIMER huracán de categoría 5 en golpear el noroeste de Florida. Toda mi vida he vivido en el noroeste de Florida, específicamente en la Ciudad de Panamá, Florida. Siempre he estado preparada para los huracanes, o al menos sabía qué esperar. Para un floridano, un huracán siempre había significado un día libre de la escuela o del trabajo debido al mal clima, a veces ni siquiera teníamos mal clima, y se convertía en un día libre de responsabilidades de forma gratuita. Nosotros en el noroeste siempre hemos tenido mucha suerte con lo que nos ha llegado, nunca habíamos tenido un golpe directo. Así fue hasta octubre de 2018.

La noche en cuestión

La tormenta apareció repentinamente de la noche a la mañana, un día era una tormenta tropical y al día siguiente era un huracán… y luego golpeó. Muchas personas en nuestra área no planeaban irse, pues somos floridanos. Sin mencionar, en nuestra defensa, que no tuvimos tiempo de prepararnos para esta tormenta. El máximo de tres días para estar listos para un huracán no es suficiente tiempo de preparación en caso de huracanes. El fin de semana anterior al golpe, la feria estaba en la ciudad, fui al zoológico y evité mis responsabilidades escolares porque estaba feliz de tener un fin de semana libre. Luego, el martes, todo el pueblo pareció cerrarse al mediodía. La playa de la ciudad de Panamá estaba en evacuación obligatoria, pero no la ciudad. Los negocios cerraron. Las tiendas de comestibles vendieron toda la comida. Y el huracán Michael estaba en categoría 3.

El plan de mi familia siempre fue evacuar si la tormenta llegaba una categoría mayor a 3, por lo cual lo vigilábamos de cerca. Sin embargo, a las once de la noche del martes, justo antes de irme a dormir, se convirtió en una fuerte categoría 4, y nos preocupamos. Después de un sueño no tan reparador, nos despertamos para ver que ante nuestro mayor temor, estaba aún en una fuerte categoría 4. Sabiendo que estábamos vulnerables hasta que pasara, hicimos todo lo posible por ocuparnos hasta que comenzó la destrucción.

Para resumir, el huracán se intensificó una vez que golpeó tierra y finalmente se volvió de una categoría 5 en el momento en que golpeó. Mientras esto pasaba, vi cómo mi hogar de la infancia era destruido, parte del techo arrancado, inundándose desde el segundo piso hasta el primero, junto con los techos colapsados en toda la casa. Lo que vino después de esa mañana, el 10 de octubre de 2018, son eventos que nunca olvidaré, y lecciones que aprendí (especialmente siendo una persona con diabetes Tipo 1 en una zona de desastre natural). Espero que nadie tenga que soportar lo que pasamos con mi familia. Pero … si puedo hacer una cosa, quiero ayudar a otras personas con diabetes Tipo 1 que puedan estar en peligro un día y puedan usar los consejos que aprendí.

Mis consejos

1. Es posible que no tengas electricidad, así que carga tu medidor. Por alguna extraña razón, este pensamiento me llegó la noche antes de la tormenta. Me dije a mi misma, ¿están cargados todos mis medidores? Si no tenemos energía y mi medidor deja de funcionar, ¿cómo me mediré? Por supuesto, he tenido diabetes Tipo 1 desde la edad del oscurantismo (también conocida como: antes de los medidores recargables), es algo a lo que todavía me estoy adaptando. Esa noche, conecté mis tres medidores y los dejé cargar toda la noche. Que bueno que lo hice, porque no solo no teníamos electricidad, sino que estuvimos sin electricidad durante más de tres semanas.

2. Abastécete de suministros como si fuera lo último que harás. A lo largo de los años, siempre pensé que mi mamá tenía una gran reserva de suministros como si estuviéramos preparándonos para el final de los tiempos. También siempre pensé que sus esfuerzos nunca serían útiles (lo siento, mamá). Sin embargo, a través de esto, aprendí que no solo es bueno tener mucho suministros, sino que debes tener suministros guardados que te duren al menos un mes. Debido a las circunstancias catastróficas, no recibimos correspondencia durante más de un mes. ¿Sabes lo emocionante que fue ver a un cartero después de eso? Si no tienes suficientes suministros, y no hay correo, eso significa que no habrán suministros. No hace daño tener extra de todo. Insulina. Reservorios. Sets de infusión. Sensores. Lo que sea. Sin mencionar mantener una buena reserva de hisopos con alcohol para limpiar los cambios de sitio de infusión y las mediciones de azúcar en la sangre, porque las duchas no existen durante este tiempo (es asqueroso, lo sé).

3. Debes mantener todos los suministros juntos. Entonces, la mayoría de los suministros que tenía estaban juntos, algunos estaban en un armario, algunos en mi habitación y otros en un cajón en otro lugar. El problema con esto es que durante la tormenta, una vez que perdimos parte de nuestro techo, nos dimos cuenta de que con la inundación que se estaba produciendo en la casa, significaba que todos los suministros que teníamos podrían dañarse. Esto nos llevó a tratar frenéticamente de juntar todo lo que tenía que estuviera relacionado con la diabetes Tipo 1 en pleno huracán mientras vientos de más de 150 kilómetros por hora azotaban la casa.

Terminamos arrojando todos los suministros en fundas de almohadas y cualquier otra cosa que pudiéramos encontrar. Esto si que nos agregó estrés. Recuerdo que mi mamá y yo siempre hablamos antes de esto acerca de colocar en algún momento mis suministros en un contenedor para que, si tuviéramos que evacuar inmediatamente, pudiéramos agarrar el contenedor y marcharnos. Pero, ¿Lo hicimos? No. Entonces, después de nuestro frenético suceso de fundas de almohadas, y una vez que las tiendas finalmente abrieron (lo cual tomó mucho tiempo), llevamos algunos contenedores para colocar todos los suministros. Después de la tormenta y mientras rescatábamos lo que podíamos y empacábamos todo de nuestra casa, tuve que agarrar dichos suministros y colocarlos en los contenedores. Pero esto es lo bueno de eso, ahora sé dónde está todo y puedo agarrar los dos contenedores azules que tengo ahora si algo me hace evacuar nuevamente. Además, le hice a mi mamá la promesa de que nunca sacaría esos suministros de ese contenedor y no romperé esa promesa.

4. Facebook ayuda a todos. Por supuesto, cuando ocurre algo tan desastroso, la gente comienza a compartir en Facebook. Mi tía fue maravillosa y, básicamente, mantuvo a todos al día en nuestra travesía mientras pasábamos por esto durante aproximadamente un mes. No tuvimos ningún servicio de telefonía celular durante semanas, por lo que no pudimos comunicarnos con nadie ni hacerle saber a nadie lo que necesitábamos.

Sin embargo, gracias a mi tía y sus habilidades en Facebook, mantuvo a todos al día. Al hacer esto, algunos de sus amigos en Tennessee sabían que yo tenía diabetes Tipo 1, hubo una respuesta muy abrumadora por parte de su comunidad de diabetes Tipo 1 que se ofreció a enviarme cualquier tipo de suministros que yo necesitara. Me sentí verdaderamente conmovida al ver que personas que no conocía querían ayudarme con mi diabetes Tipo 1.

5.  Las baterías no son solo para linternas. ¿Conoces esas baterías especiales que nuestras bombas nos hacen comprar porque funcionan mejor? Abastécete de ellas. Las necesitarás porque las tiendas no estarán abiertas durante al menos una semana. Además, probablemente se agotarán ante la mención de un huracán. Sin mencionar que, por supuesto, vas a necesitar baterías para las linternas porque salir a la calle sin una linterna y sin alumbrado público es la cosa más espeluznante que he visto.

6. Hielo, Hielo, Insulina. Durante toda mi vida siempre he mantenido mi insulina en el refrigerador. Teníamos un cajón especial para ella llamado nuestro cajón de insulina. De nuevo, también teníamos una reserva de insulina (gracias de nuevo, mamá). Sin embargo, una vez que se apague el suministro eléctrico y se apague el refrigerador, la insulina se calentará. Teníamos cuidado para abrir y cerrar y el refrigerador increíblemente rápido para preservar la insulina durante el mayor tiempo posible. Pero aproximadamente seis horas después de no tener energía, tuvimos que transferir la insulina a las hieleras que teníamos cerca. Esto básicamente se convirtió en un trabajo de revisar durante los próximos días y asegurárnos de que la insulina se mantuviera fría. Teníamos vecinos increíbles que nos ofrecían su hielo porque conocían nuestra situación. El vecindario estaba reuniendo hielo para nosotros y así mantenernos seguros. Sin mencionar que el empleador de mi papá comenzó a entregar muchísimo hielo a sus empleados. Además, mi novio se aseguraba de agarrar hielo para mi cada vez que lo veía (es un buen novio para una persona con diabetes Tipo 1).

7. Los generadores son tus mejores amigos. No teníamos un generador cuando llegó la tormenta. Lo sé. ¿Cómo vives en Florida y no tienes un generador? Por un milagro, mi novio pudo llevar a su dulce familia a nuestra área y traer su generador. Ese generador fue maravilloso. Lo mejor de mi vida. Además, lo mejor era que pudimos almacenar la insulina en el refrigerador de nuevo, ¡así que adiós, hielo! Si no tienes un generador, te recomiendo que compres uno. Nota adicional: alguien tendrá que manejar fielmente el generador y asegurarse de que siempre tenga gasolina (mi padre fue quien se encargó esto). Incluso puedes conectar un ventilador y, seamos honestos, cuando está a 35 grados Celsius en Florida y estás arrancando el cartón yeso y el aislamiento de una casa sin aire acondicionado, estarás feliz de tener un ventilador.

8.  Hidrátate, hidrátate. Siempre pensé que a lo largo de los años mi padre compraba demasiada agua cuando se suponía que íbamos a tener un huracán. El asunto es que no puedes tener demasiada (perdón por siempre subestimarte, papá). Al igual que nos quedamos sin electricidad, estuvimos sin agua durante más de tres semanas. Por lo tanto, abastécete de todos las cajas de agua que puedas, porque esa es la única forma en que la tendrás. Sin mencionar que, porque tenemos diabetes Tipo 1, debemos mantenernos aún más hidratados. Cuando estás en el calor y además tienes diabetes, te deshidratarás aún más.

9. Niveles altos y bajos. Estoy hablando de niveles altos y bajos de azúcar en la sangre. Tus niveles de azúcar en la sangre estarán fuera de control. Agrega trabajo manual, agrega el agotamiento, agrega el estrés emocional y agrega el calor. Los niveles de azúcar en tu sangre se volverán locos. Llegué al punto de disculparme con mi endocrinólogo en mi cita después de eso (lo siento, doc). Siempre he tenido el control de mis niveles de azúcar en la sangre y mi salud, pero este fue un momento aún más difícil para mí. Mi nivel de azúcar en la sangre bajaba y apenas lo corregía, y luego saltaba al otro lado. No solo estaba en una montaña rusa emocional, sino también en una montaña rusa física de diabetes.

10.  Estás por tu cuenta. Cuando digo esto, me refiero a que, estás físicamente por tu cuenta cuando llega la tormenta. Recuerdo a nuestro hombre del clima que aparecía con lágrimas en sus ojos diciéndole a todos que se quedaran quietos porque ningún servicio de emergencia podía llegar a nosotros. Escuchar eso fue lo más irreal de mi vida. Estás. Por. Tu cuenta. Soy enfermera de la unidad de cuidados intensivos y nada debería asustarme, pero eso me asustó. Después de la tormenta, me enteré de que los dos hospitales en nuestra área estaban tan dañados que tuvieron que evacuar a los pacientes. He trabajado en uno de estos hospitales durante más de tres años. Eso me hizo caer de rodillas. Pero además de esto, después de la tormenta, lo único que estaba abierto para servicios médicos era una sala de emergencias para atender a toda un área de personas afectadas por un huracán de categoría 5. Cualquier persona que necesitara tratamiento adicional fue enviada a otros hospitales. Esto me preocupó mucho por todos los que estaban con nosotros, pero nunca me preocupó por mí misma. Debería haberlo hecho porque podría haberme dado CAD fácilmente o haber tenido algún tipo de problema de diabetes después de esta situación. Afortunadamente, estuve bien, y nunca tuve problemas ni complicaciones (llevo eso como una insignia de honor). Pero la importancia de esto es que cuando decides quedarte, y espero que no lo hagas, asumes la responsabilidad de estar por tu cuenta mientras esperas a que pase la cosa más aterradora que hayas experimentado.

Espero que todos estos consejos ayuden a cualquiera, con diabetes Tipo 1 o no. No experimentarás nada como los huracanes y uno (especialmente uno llamado Huracán Michael) puede cambiar tu vida para siempre. Aprendes a través de una situación como esta a adaptarte y superarlo, pero también aprendes lecciones de vida. No digo que sea una profesional de huracanes, estoy segura de que hay muchas otras cosas que olvidé enumerar, pero aprendí a través de esta lección (también aprendí a evacuar). El huracán Michael nos quitó mucho a mí y a mi familia, pero me enorgullece decir que soy una persona con diabetes Tipo 1 que ha sobrevivido a un huracán de categoría 5.


¿Estás preparado? Consulta nuestro Plan de preparación para casos de desastre para la diabetes para asegurarte.

Beyond Type 1 se enorgullece de ser parte de la Diabetes Disaster Response Coalition (Coalición en Respuesta a Desastres a la Comunidad con Diabetes), junto con la Asociación Americana de Diabetes, Insulin for Life USA, la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés), la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, la Asociación Americana de Educadores de Diabetes, Endocrine Society (Sociedad de Endocrinología), The Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust (Fundación Benéfica Leona M. and Harry B. Helmsley, Lilly, Insulet y T1D Exchange, entre otros.

 

Taylor Hastings nació y se crió en la ciudad de Panamá, FL. En octubre, sobrevivió al huracán Michael, que fue la primera categoría 5 en golpear el Panhandle de Florida. Como persona con DT1, esto fue increíblemente difícil y vio la destrucción de su hogar familiar, pero aprendió mucho acerca de tener diabetes en medio de un desastre natural y lo que realmente significa estar preparado.