Cómo ser abierta sobre la diabetes Tipo 1 cambió mi experiencia universitaria

7/20/18

Nota del editor: Olivia es parte del equipo Beyond Type Run, patrocinado por Dexcom y el Sistema de administración de insulina Omnipod®. Participará en el maratón TCS 2018 de la Ciudad de Nueva York.


Me diagnosticaron diabetes Tipo 1 el 12 de julio de 2010, el verano anterior a la escuela secundaria. Dos meses después, me uní al equipo de corredores para recorrer el país como una manera de ayudar a reducir mis niveles de azúcar en la sangre. Mi entrenador pensó que estaba loca por querer correr después de salir del hospital, pero con mi gigante cangurera llena de todo lo que necesitaba para los niveles altos y bajos de azúcar en la sangre, estaba decidida a demostrar que estaba equivocado. Decidí que tener diabetes Tipo 1 sería una fuerza motivadora en lugar de un contratiempo. Rápidamente me enamoré de correr y tuve la suerte de contar con entrenadores y compañeros increíblemente comprensivos durante siete años. Una de mis mejores amigas estaba tan en sintonía con mis necesidades que ella podía sentir cuando mi nivel estaba bajando, incluso antes de que bajara.

El año pasado, me mudé a 3,000 millas de mi casa para ir a Amherst College y participé en correr a campo traviesa y en pista allí. Decidí ir a Amherst College porque era la universidad de mis sueños y quería probarme a mí misma que podía vivir en todo el país y lidiar con la diabetes Tipo 1 con éxito. Mis padres, mi mejor amiga Allison, y mis increíbles compañeros de equipo desaparecieron de repente, me sentía sola y asustada.

No fue fácil al principio.

Mis niveles de azúcar en la sangre fluctuaban constantemente por la comida del comedor y por la vida en un entorno completamente diferente. Ser estudiante de primer año ya era lo suficientemente retador en sí, pero manejar la diabetes Tipo 1 encima de eso no lo hizo más fácil. Luché por ser abierta y vulnerable con respecto a la diabetes con mis compañeros de equipo porque nunca quise agobiarlos.

Cuando comencé a abrirme más con mis entrenadores, se sorprendieron de que había estado lidiando con esto por mi cuenta. Mis entrenadores, Cassie y Danny, rápidamente se convirtieron en segundos padres para mí y constantemente se comunicaban conmigo antes de las carreras. Incluso bajaron la aplicación Constant Glucose Monitor en su teléfono para ver mis niveles de azúcar en la sangre, lo cual fue particularmente útil en las carreras con recorrido por todo el país y en las 10k en la pista. Cuando me abrí con mis compañeras de equipo, que ahora son mis mejores amigas, me asombró la cantidad de amor, cuidado y apoyo que me brindaron. Mi mejor amiga Sarah me hizo prometerle que cuando me preguntara cómo estaba no solo le diría que estaba bien, sino que le diría mi nivel de azúcar en la sangre. En las carreras largas, mi grupo de corredores insistía en detenerse si me estaba quedando sin energía y me sentía mareada.

Teniendo diabetes Tipo 1, muchos de nosotros tenemos la tendencia a tratar de lidiar con nosotros mismos porque tenemos miedo de hablar sobre lo difícil que puede ser. Es muy importante ser abiertos con respecto a lo que tenemos que hacer a diario, y las personas que te aman y se preocupan por ti quieren estar ahí para ti sin importar lo que pase. Y cuando nos sentimos solos, tenemos que buscar a otras personas con diabetes Tipo 1 porque nadie debería sentirse solo. Estamos en esto juntos.


Infórmate más sobre el maratón TCS 2018 de la Ciudad de Nueva York.