Conoce a Medical Mutts

1/17/18
ESCRITO POR: KATIE DOYLE

¡Los perros son un tema de moda en diabetes! Ya te platicamos sobre las tareas que realiza un perro de alerta diabética y cómo entrenar uno de estos perros. Ahora, la Dra. Jennifer Cattet está aquí para compartir su conocimiento y experiencia como directora de  a Medical Mutts, un programa que rescata perros de albergues y los entrena para convertirse en perros de servicio.

La Dra. Cattet es pionera en el campo de perros de alerta médica junto con la experta en Perros de Alerta Diabética la Dra. Dana Hardin. Beyond Type 1 pudo platicar con ellas sobre el futuro de estos perros de alerta diabética y cómo está cambiando lo que pensamos sobre ellos con programas como Medical Mutts.

BT1: ¿Cómo comenzó tu interés en los perros de alerta diabética?

Dr. Cattet: Yo era directora de entrenamiento para ICAN y, en aquellos días, se me solicitó comenzar con un programa de alerta diabética. Desafortunadamente, no había programas de perros de alerta diabética en el país que pudiera yo encontrar y que quisieran compartir la información sobre cómo entrenaban a los perros.

Este tema estaba ganando popularidad y queríamos involucrarnos. Comencé a investigar sobre el campo y a preguntar a expertos en detección de olores y cómo creían que pudiera yo trabajarlo. En el proceso, la Dra. Dana (Dra. Hardin) era voluntaria para ICAN y comenzamos a platicar cada vez más sobre diabetes. Escuchamos mucho sobre diabetes. Este se ha convertido en un tema muy común pero aún desconocemos lo difícil que es el manejo de una condición de este tipo. La Dra. Hardin me ayudó mucho a comprender lo que atraviesa la gente día a día y lo difícil y peligrosa que es esta condición.

Quería descubrir una forma de entrenar perros lo mejor posible y de meterme de lleno en este campo. La otra cosa que la Dra Hardin me hizo saber es que muchas personas son engañadas por entrenadores caninos que no saben en realidad hacer este entrenamiento correctamente o que venden perros que en realidad no cumplen con esta función. Ella hizo énfasis en que se necesita una estandarización para esta industria y para comprobar a las personas y demostrar cuál es la mejor forma para entrenar a estos perros para estar seguros de que aquellos que los necesiten reciban perros bien entrenados que les brinden la ayuda que requieren.

Dr. Hardin: Hay algunos pillos que abusan de pacientes desesperados. Me parece de muy mal gusto.

Jennifer y yo nos dimos a la tarea de escribir un artículo llamado (Perros de Alerta Diabética: Precauciones para el Comprador)  donde damos consejos sobre cómo elegir un buen entrenador para evitar el fraude que se ve con mucha frecuencia.

BT1: ¿Cuáles son las ventajas de  Medical Mutts?

Dr. Cattet: Existen dos tipos de organizaciones en la industria de los perros de servicio: con fines de lucro y sin fines de lucro (Medical Mutts es una organización con fines de lucro)

Las diferencias para aquellos que buscan un perro son estas: Las organizaciones sin fines de lucro pueden ofrecer perros a precios más bajos y generalmente recaudarán fondos para cubrir sus gastos. El costo al cliente que recibe el perro puede ir entre  $0-$25,000 USD. Algunas veces se les pide a los clientes colaborar en esta recaudación.

Las compañías con fines de lucro cobrarán el costo total del perro al cliente. El costo oscila entre $9,000-25,000 USD. En este caso, los clientes realizan una recaudación a su nombre para cubrir el costo del perro.

Simplemente no existe una forma barata y veloz de crear un Perro de Alerta Diabética y si alguna compañía alega poder hacer esto yo preguntaría sus estándares. De la misma forma, si el éxito de sus perros es alto, en otras palabras, si anuncian que  80%-90% de sus perros sobresalen en el programa quizá sus criterios sean muy bajos.

No es poco común que una persona tenga que esperar entre 3 a 5 años para obtener uno de estos perros y, por supuesto, entre más baratos son, más larga es la espera. Obtener un Perro de Alerta Diabética es con mucha frecuencia muy costoso y la espera puede ser muy larga. Por esta razón, en Medical Mutts, intentamos ofrecer distintas opciones y también entrenamos a los dueños de los perros. En otras palabras, si una persona tiene ya un perro y este cumple con ciertos criterios, podemos entrenar al perro en nuestras instalaciones como un internado y entrenamiento o, enseñar a la persona cómo entrenar a su propio perro. Estas dos opciones son más económicas y más veloces.

BT1: ¿Qué buscas en un perro que pudiera ser indicador de potencial para ser perro de servicio?

Dr. Cattet: Bueno, en primer lugar, no trabajamos con cachorros. Trabajamos con perros que están en la adolescencia, es decir entre 1 y 3 años de edad. Buscamos comportamientos que sean muy parecidos a lo que necesitaremos al final del entrenamiento.

Buscamos además perros que luzcan “amigables”. Cuando las personas comienzan a salir a la calle acompañados de estos perros no queremos reacciones negativas cuando otras personas los vean. Buscamos perros “velcro”, es decir, perros que naturalmente estén alrededor de la persona. Es el tipo de perro que te sigue cuando vas al baño. Estos perros ponen más atención en la fisiología de las personas y están listos para estar alerta.

Cuando hablamos de perros de alerta diabética, hablamos de perros con habilidad para detectar olores y aquí entra en juego un aspecto físico. Las moléculas deben alcanzar las fosas nasales del perro para entonces alertarlo. En los casos en los que el perro es tan independiente que no tiene problema en estar en otras áreas de la casa por si solo, las posibilidades de que se alcance a los receptores en la nariz del perro son mucho menores.

Existe un buen equilibro para encontrar perros que quieren estar cerca de su amo todo el tiempo y, perros que, cuando están fuera, tienen la confianza suficiente para hacer su trabajo y no asustarse cuando entran en entornos nuevos.

BT1: ¿Cuántos perros son entrenados de forma existosa como perros de servicio?

Dr. Cattet: Aún en organizaciones con criaderos de razas específicas y seleccionar a los ejemplares, cerca de la mitad de estos perros no logran convertirse en perros de servicio. Así que, hasta en las mejores condiciones, con todo controlado, hay un gran número de perros que no lo logran por problemas en comportamiento o condiciones de salud.

En los albergues seguimos el mismo criterio. Nuestra meta es la misma que aquella si estuviéramos trabajando con perros de raza en el sentido de que los perros deben ser muy bien portados, no deben interferir con la vida de otras personas o sus pertenencias cuando salimos a la calle, etc. El criterio debe ser muy alto y debe ser siempre el mismo. Con los perros de albergue, se trata básicamente de ver un número suficiente de perros para encontrar aquellas joyas que puedan realizar este trabajo. Podemos ir a los albergues y ver 200 perros y salir con las manos vacías porque ninguno cumple con el aspecto físico o el rango de edad o el temperamento requerido.

Nos toma realizar pruebas en cuatro perros para que al final sólo entreguemos a uno.  Por pruebas me refiero a que los perros que seleccionamos, sacamos del albergue, entrenamos por un cierto número de semanas y luego decidimos si el perro tendrá éxito o no.

BT1: ¿Cuánto tiempo pasa antes de que el perro sea asignado a una familia?

Dr. Cattet: Nuestro entrenamiento de tiempo completo dura cerca de seis meses. Utilizamos estándares de IAADP, la Asociación Internacional de Perros de Asistencia, por sus siglas en inglés, que tiene un mínimo de 120 horas de entrenamiento y 30 horas de trabajo en exteriores.

Durante estos seis meses, los perros aprenden 30 diferentes comandos. Muchos de estos tienen que ver con comportamiento al exterior y al manejo. Otros tienen que ver con tareas relacionadas con diabetes: la alerta, por supuesto, pero también a presionar un botón en caso de que la persona tenga un sistema electrónico para comunicarse y solicitar ayuda con otros. También aprenden a buscar objetos para personas que necesitan que el perro les acerque gel de glucosa o tabletas o un teléfono o quizá una bebida en caso de que no se sientan bien. Los perros aprenden a ayudar a las personas a levantarse y buscar ayuda en otro cuarto. Cosas como estas.

BT1: ¿Alguna vez has tenido que rechazar a una familia no apta para tener un Perro de Alerta Diabética?

Dr. Cattet: Tiene mucho que ver con expectativas: algunas veces las familias esperan que el perro se haga cargo de algunos aspectos del cuidado de la diabetes, que sería por supuesto muy interesante, pero hay mucho monitoreo del perro y mucho aprendizaje una vez que tienen al perro.

Dr. Hardin: Las familias también tienen que pensar en su dinámica familiar, por ejemplo, si tienen otros perros. Lo importante es que las familias sepan que se requiere todavía trabajo, sigue siendo diabetes y el perro es sólo un facilitador.

Dr. Cattet: No dejamos a los perros bajo el cuidado de niños a menos que tengan ya cierta edad. Muchas veces es discutir lo que los perros pueden y no pueden hacer y aclarar las expectativas con la familia.

BT1: ¿Qué pasa con los perros que no son seleccionados?

Dr. Cattet: Ya han sido seleccionados por su buena personalidad y han recibido semanas de entrenamiento con nosotros. Algunas veces tienen que irse tras una semana pero otras veces los conservamos durante meses antes de decidir que no cumplen con criterios. Son buenos perros ya sea que permanezcan o no con nosotros.

 


Lee más sobre Perros de Alerta Diabética 

KATIE DOYLE

Katie Doyle es escritora y camarógrafa. Katie lleva una crónica de sus viajes y sus aventuras con diabetes. Es muy activa en la comunidad de diabetes y forma parte de los Líderes Jóvenes de Diabetes (Young Leader in Diabetes) programa de la Federación Internacional de Diabetes. Ha escrito sobre dejar caer su medidor de glucosa en los Alpes, usar su microinfusora de insulina mientras enseña a otros a nadar en Cape Cod y sobre sus recorridos y expediciones. Ella está lista y preparada para cualquier cosa y para después contarte la historia. Visita www.kadoyle.com para conocer más sobre ella.