CORRIENDO MI CARRERA

11/2/17

Nota del editor: Haley fue parte del equipo Beyond Type Run, patrocinado por Medtronic. Ella partició en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2017 para Beyond Type Run.


En el sèptimo grado, yo llevaba un estilo de vida sano y activo, y siempre prefería los aperitivos salados a los dulces (prefiero las papas fritas en vez de los caramelos sin pensarlo), mientras que tuve que adaptarme a una nueva escuela y vida en la preadolescencia. Cambiaba las zapatillas de softbol un día para cambiar a usar las zapatillas de ballet el otro. En la primavera de 2004, fui pícher del equipo de softball de mi escuela, me preparaba para mi recital de baile y asistía a los ensayos teatrales. Siempre fui un poco perfeccionista, trabajando duro para hacer lo mejor que podía en lo que estaba trabajando o para prepararme. Mis padres estaban acostumbrados a que yo jugara softbol y que bailara; empecé el ballet a los 3 años y el softbol a los 5 años. No podían hacer mucho para impedir que yo hiciera lo que amaba; lo hacía de todos modos.

De repente, adelgacé. No me había dado cuenta porque estaba muy ocupada. Tenía 12 años, me estaba preparando para nuestros playoffs de softbol. Fue dos meses antes de cumplir mis 13 años. El último lunes del mes comencé a sentirme mal y decidí quedarme en casa. Probablemente fue la primera vez que mi cuerpo tuvo la oportunidad de descansar en aproximadamente un mes.

Recuerdo ese día muy vívidamente, y estaba muy sedienta, con náuseas y cansada. Fui al médico y me dio un pinchazo en el dedo, y me revisó el nivel de azúcar en la sangre. Dio una lectura de 700 mg/dL (38.8 mmol/L). Mi médico, mi pediatra desde mi nacimiento, el mismo que siempre le había dicho a mi madre en cada revisión que estaba “lo más saludable posible”, me dijo que tenía diabetes tipo 1.

No sabía mucho sobre la diabetes tipo 1, excepto que el personaje Stacey de la película de 1995 The Babysitter’s Club (el club de las niñeras) la tenía (era una de mis películas favoritas) y pensé: “¡De acuerdo, sé lo que es eso, con las jeringas! ¡Puedo hacerlo!” No fue hasta que me lanzaron a las clases de entrenamiento en diabetes al día siguiente que me di cuenta de la longevidad de todo. Siendo el tipo de persona independiente que soy, me di mi primera inyección, y he sido la única en hacerlo desde entonces.

Creo que en la vida, todos tienen su propia carrera que correr, sueños que perseguir y retos que superar. Tener diabetes tipo 1 se convirtió en parte de lo que era, pero nunca dejé que me definiera, solo mi carácter me define. Sin embargo, la diabetes tipo 1, junto con mi bomba de insulina púrpura Medtronic Minimed 530G, ha estado junto a mí durante cada victoria y cada contratiempo. La diabetes tipo 1 me ha inspirado para guiar a niñas de secundaria hasta la universidad, ser una mejor modelo a seguir para los niños pequeños y hacer todo lo que amo con más convicción. Nunca he dejado de correr tras mis sueños a pesar de tener diabetes tipo 1, desde bailar en el Desfile del Día de Acción de Gracias de Macy’s hasta estudiar en el extranjero en Italia y actuar en obras de teatro y películas.

Una lección importante que me ha enseñado el hecho tener diabetes tipo 1 es que es importante seguir corriendo, y seguir adelante incluso si las cosas se ponen difíciles. Me encargué de cuidar esta enfermedad desde el momento en que me di la primera inyección. Aprendí de la fuerza que proviene de tener una comunidad que te apoya y te ayuda a crecer. Estoy increíblemente agradecida por Beyond Type 1 y las muchas personas increíbles a las que me ha conectado. Me siento inspirada por mis compañeros de equipo de Beyond Type Run, que como yo, continúan corriendo su carrera de forma feroz y apasionada sin dejar que la diabetes tipo 1 los frene. Es interesante pensar que si no tuviera esta comunidad, no habría conocido a las personas, recuerdos y experiencias increíbles a los que me ha conectado Beyond Type 1, y ¡que no habría tenido la oportunidad de correr el Maratón de Nueva York a los 26 años! Honestamente, puedo decir que estoy agradecida de tener diabetes tipo 1. ¿No es eso loco?


Donate to the Beyond Type 1 Access fund here!

Haley Klausmeyer es una actriz que vive en la ciudad de Nueva York. Correrá el maratón de la ciudad de Nueva York 2017 con Beyond Type Run. En su tiempo libre, le gusta viajar y explorar todo lo que Nueva York tiene para ofrecer con su perro Nickel.