Aprovecha al Máximo Tu Seguro a Fin de Año


 2021-11-09

Nota del editor: las personas que se administran insulina necesitan fuentes de insulina económicas y predecibles en todo momento. Si tú o un ser querido tiene dificultades para pagar o tener acceso a la insulina, haz clic aquí.


Es casi el final del año calendario, lo que significa que es hora de aprovechar un montón de atención médica gratuita o de menor costo. ¿Cómo? Aprovechando que (lo más probable es que) ya hayas alcanzado el deducible de tu seguro médico.

En un plan de seguro médico, el deducible es la cantidad que paga de su bolsillo el titular de la póliza antes de que comience la cobertura del seguro. La mayoría de las personas con costos crónicos de atención médica alcanzan su deducible en algún momento durante el año.

Cada vez que pagaste por medicamentos, suministros (como una bomba de insulina o un monitor continuo de glucosa), atención especializada, etc., es probable que parte o la totalidad de ese costo cuente para tu deducible. Para algunos planes de seguro médico, todos los costos de bolsillo cuentan para el deducible, mientras que otros planes tienen un deducible por separado solo para recetas o procedimientos especializados, como una resonancia magnética.

¿CÓMO PUEDO SABER SI HE ALCANZADO MI DEDUCIBLE?

Tu primer paso es consultar con tu seguro médico para ver si has alcanzado tu deducible. Puedes hacerlo yendo al sitio web de tu plan de seguro e iniciando sesión en tu cuenta, donde el tablero generalmente muestra tu estado.

Si no tienes un usuario para iniciar sesión, llama al número de servicios para miembros que figura en el reverso de tu tarjeta de seguro médico. Pídele al representante de servicio al cliente que busque tu cuenta para ver si has alcanzado tu deducible.

Mientras los tengas en el teléfono, aprovecha para preguntar qué otros tipos de atención cubre tu plan de seguro médico además de tus necesidades normales de diabetes; muchos planes cubren cosas como terapia de salud mental, fisioterapia, atención quiropráctica, etc., y algunos planes cubren aspectos como la acupuntura, la terapia de masajes u otros programas de bienestar. Este es un buen momento para aprovechar la atención para la que normalmente no podrías ahorrar dinero.

Por lo general, también puedes buscar estas cosas en el inicio de sesión del sitio web de tu plan de seguro, en la sección de beneficios médicos.

SI LLEGO A MI DEDUCIBLE, ¿QUÉ SIGUE?

Es hora de solicitar todas las recetas, equipo médico duradero (DME, por sus siglas en inglés, normalmente tu bomba de insulina o suministros de monitorización continua de glucosa (MCG), etc.), pruebas de laboratorio, etc. que puedas. Comienza ahora para que no lo hagas con prisa cuando se acerque más el final del año.

Nueva tecnología: ¿Estás buscando una bomba de insulina o MCG? El momento adecuado es después de alcanzar tu deducible, pero no esperes hasta diciembre. Inicia ese papeleo y los beneficios del seguro ahora para que puedas recibir tanto tu tecnología como los suministros para ella dentro de los límites de la ventana de “¿cumplí con mi deducible anual” y “mi deducible acaba de restablecerse?”.

Una nota importante sobre los costos de tecnología: muchos planes de seguro tienen una combinación de cobertura para estos artículos de mayor costo, generalmente una combinación de pago de bolsillo hasta que alcances tu deducible (que ya has averiguado si es así) y coseguro, que es un porcentaje del costo total del artículo del que serás responsable, sin importar si has alcanzado o no tu deducible. Con frecuencia, esto es entre el 10 y el 50 % del costo del artículo, según tu cobertura.

La compañía que fabrica la tecnología hará una verificación de beneficios para ti y puede informarte cuánto será el costo total de tu bolsillo.

Medicamentos: Consigue las recetas de medicamentos de 90 días antes del 31 de diciembre. Si normalmente no surtes tus medicamentos en un suministro de 90 días, pídele a tu proveedor de atención médica que te haga una receta.

Si tienes una receta para 30 días en este momento, sé estratégico en cuanto al momento en que la uses. Por ejemplo, si actualmente es el 15 de noviembre, surte tu receta de 30 días ahora, luego pídele a tu proveedor de atención médica que te escriba una receta de 90 días para surtirla el 15 de diciembre. Este también es un buen momento para verificar que todas tus recetas estén al día y no requieren renovaciones antes de que los consultorios médicos tengan un horario limitado durante las vacaciones y todos los demás también estén tratando de hacer las cosas de último minuto.

¿Necesitas una receta de insulina actualizada pero no tienes un médico habitual? En la actualidad, hay opciones de telemedicina disponibles en muchos estados que pueden atenderte virtualmente y enviarte una receta que se puede volver a surtir a tu farmacia local. Consulta tu seguro para saber cuál es tu proveedor de telemedicina preferido. Si no tienes seguro, hay compañías que te brindarán servicios de reabastecimiento de recetas a precios razonables. Visita findahealthcenter.hrsa.gov o nafcclinics.org/find-clinic.

Suministros: Para el DME, como los suministros para tu bomba de insulina o MCG, llama a la compañía por medio de la cual los consigues ahora para asegurarte de que tu receta esté actualizada, archivada y que tus beneficios de seguro hayan sido verificados. Pregunta qué suministros están programados para ser enviados hasta el final del año calendario y mira si puedes conseguir un cargamento adicional o programar tus envíos actuales para que lleguen cerca del final del mes en lugar del comienzo.

Citas: Llama para programar tus citas médicas finales de 2021 ahora. Los consultorios médicos se vuelven más concurridos hacia el final del año, por lo que llamar temprano es clave. Aprovecha otra atención médica en la que normalmente no inviertes, como fisioterapia, atención quiropráctica o masajes y acupuntura si tu seguro médico los cubre. El cuidado de todo tu cuerpo también es importante para el cuidado de tu diabetes.

Análisis de laboratorio: No olvides hacer los exámenes de laboratorio antes de que se restablezca el deducible. Incluso si no puedes visitar a tu equipo médico antes del 31 de diciembre, puede darte una orden de laboratorio ahora.

RECUERDA USAR LOS FONDOS DE TU HSA O FSA

¿Tienes una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés) o una cuenta de ahorros flexible (FSA, por sus siglas en inglés)? Asegúrate de saber si tus fondos vencen y cuándo para que no pierdas el dinero que apartaste.

Las FSA son más comunes: son un beneficio opcional de muchos planes de atención médica donde puedes apartar dólares antes de pagar impuestos (el dinero va directamente de tu cheque de pago a la cuenta FSA, sin pasar por los impuestos) para pagar los gastos de atención médica esperados. Por lo general, estos fondos vencen, lo que significa que, si no usas todos los fondos antes de fin de año, los perderás. Dependiendo de tu empleador, es posible que puedas transferir hasta $500 de fondos al año siguiente o utilizar tus fondos hasta dos meses y medio en el nuevo año. Verifica con tu administrador de beneficios para asegurarte de conocer estos detalles.

Las HSA son más comunes para aquellos que están inscritos en planes de salud con deducibles altos (HDHP, por sus siglas en inglés). Algunos empleadores colocan algunos fondos en la cuenta por ti, pero por lo demás, estas cuentas funcionan de la misma manera. La diferencia es que algunas HSA no caducan, por lo que puedes seguir utilizando tus fondos durante el nuevo año. Verifica los detalles con tu administrador de beneficios.

Con tu cuenta FSA o HRA, puedes comprar artículos como estos sin receta médica:

  • tabletas o geles de glucosa
  • tiras reactivas o monitores de glucosa
  • lancetas o dispositivos de punción
  • toallitas con alcohol
  • monitores de presión arterial
  • recipientes para objetos punzantes
  • toallitas para quitar adhesivos
  • vendaje líquido
  • toallitas de preparación de barrera para la piel

También puedes cubrir los costos de cosas como aparatos dentales, gafas con graduación, procedimientos oculares y más. Revisa dos veces tu plan para encontrar la variedad de cosas que califican.

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO , UPDATED 01/12/22

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.