Creciendo con diabetes Tipo 1

8/18/17
ESCRITO POR: MARIAM ELKERABY

Supongo que hay una cosa en la que todos podemos estar de acuerdo: ¡la diabetes no es fácil! Requiere esfuerzo, planificación y mucho tiempo para administrarla. Sin embargo, con cada grupo de edad, la diabetes te presenta una serie de retos y obstáculos únicos.

Estas son algunas cosas que se deben tener en cuenta al crecer con diabetes tipo 1.

Conducir

Conducir te da libertad y una sensación de que haz crecido. Sin embargo, para las personas con diabetes tipo 1, es muy importante aprender sobre conducir de forma segura mientras manejan su diabetes tipo 1. Primero, aprende las reglas y regulaciones para conducir en tu provincia o país. En Canadá, es obligatorio conducir con un nivel de azúcar en la sangre por encima de 5 mmol/l (94 mg/dl). Asegúrate de que tu auto siempre esté abastecido con suministros para los niveles bajos en caso de que tengas que detenerte. Dependiendo de la temperatura, también puede ser útil tener un medidor de respaldo en el auto. Estoy segura de que todos hemos dejado nuestros medidores accidentalmente en casa de vez en cuando. Por último, asegúrate de usar o tener algún tipo de identificación médica y un número de contacto de emergencia.

Al mudarte, en la vida en los dormitorios, en la universidad

¿A quién no le emocionaría dejar el bachillerato y pasar a la universidad? Ya sea que te mudes o te quedes en casa, estas son algunas cosas que debes tener en cuenta antes de comenzar la universidad. Asegúrate de establecer ajustes para los exámenes para satisfacer tus necesidades y tu diabetes. Ya sea tiempo extra, descansos ilimitados o detener el reloj cuando necesites lidiar con niveles de glucosa en la sangre. Aunque algunas clases de la universidad serán largas e impersonales, es importante informarles a tus profesores sobre tu diabetes en caso de que necesites ayuda durante la lección.

Por último, ten en cuenta qué hay a tu alrededor y dónde conseguir los medicamentos que necesitas en caso de que se te olviden los suministros de repuestos o se te agoten. Hace aproximadamente una semana estaba a punto de devorar un delicioso plato de ensalada de quinoa cuando mi bomba no me administró la insulina. Estuve atrapada en la universidad por otras cinco horas y sin insulina. Estaba segura de que terminaría con cetonas. Al saber dónde se encontraba la farmacia en mi universidad, logré comprar algunas jeringas, extraer la insulina de mi bomba y administrarme una inyección de insulina para mantenerme activa durante las siguientes cinco horas.

Si vives en dormitorios compartidos, infórmales a tus compañeros de habitación que tienes diabetes y la forma en que pueden ayudar si fuera necesario. Asegúrate de abastecerte de suministros para niveles bajos y comida adicional. Por último, establece un plan de comidas y pregunta si hay información nutricional, como el conteo de carbohidratos para los alimentos que ofrecen.

Recursos e historias para la universidad teniendo diabetes tipo 1.

Hacer la transición

Dependiendo de dónde vivas, es posible que esto no se aplique a ti. A los 18 años, tu equipo de diabetes pediátrica te preparará para la transición a la atención de adultos. Esta puede ser una experiencia diferente para todos. A diferencia del hospital de niños, se requiere que te hagas un análisis de sangre antes de tu cita para el manejo de la diabetes. Esto se puede hacer en un laboratorio especial para análisis de sangre o en el hospital. Tu endocrinólogo es diferente a tu dietista y tu enfermera. Esto significa que deberás reservar dos citas. (Una cada tres meses para ver a tu dietista y tu enfermera, y otra cita cada seis u ocho meses para visitar a tu endocrinólogo.).

Otro punto a tener en cuenta: ¡es muy importante tener una buena comunicación de apoyo entre tú y tu equipo para la diabetes! Eso significa que tienes derecho a cambiar de proveedor de atención hasta que encuentres los correctos para ti. Por último, el hecho de que seas adulto y que ahora tengas que hacer la transición a la atención de adultos no significa que tengas que asistir solo a tus citas. Recuerda que tienes la opción de llevar a un amigo o familiar.

Lee: Cómo encontrar un proveedor de salud mental para la diabetes.

Alcohol

Una vez más, esto podría aplicarse a algunas personas. Al igual que conducir, si decides tomar alcohol, es importante que sepas cómo podría afectar tu nivel de azúcar en la sangre. Con alcohol en tu sistema, tu hígado está ocupado procesándolo, y eso significa que el glucagón no tendrá efecto si es necesario usarlo debido a algún nivel bajo grave. Asegúrate de tener un tratamiento para niveles bajos y una identificación médica cuando salgas a fiestas o con amigos. El alcohol puede causar cambios inesperados en el nivel de azúcar en la sangre, así que asegúrate de revisar tus niveles antes de ir a la cama. También sería bueno que configuraras alarmas para verificarlos toda la noche.

Échale un vistazo a la Guía de licores de Beyond Type 1.

Apoyo

Ser mayor no significa que de repente has logrado controlar tu diabetes. Todos pasamos por tiempos difíciles con nuestra diabetes en diferentes etapas de nuestras vidas. Nos sucede a todos. Cuando atraviesas momentos difíciles, ten en cuenta a dónde acudir en busca de ayuda y asistencia. Buscar el apoyo de otras personas con diabetes por medio de las redes sociales es una herramienta muy buena. No te olvides de tu equipo de cuidado de la diabetes. En la mayoría de las clínicas de diabetes, hay un trabajador social o un psicólogo al que puedes ver. Por último, si estás en la universidad, visita los servicios para estudiantes y pide hablar con un trabajador social o psicólogo. Esos servicios están ahí para ti, así que aprovéchalos.

Aprende sobre la comunidad en línea de la diabetes

De viaje

El último tema que quería mencionar son los viajes. A medida que te vuelvas más independiente, comenzarás a aventurarte por tu cuenta. Al viajar, es muy importante estar organizado. Mientras te preparas para tu viaje, busca farmacias y supermercados cerca de tu hotel en caso de que necesites reponer alimentos o suministros médicos. Si necesitas una bomba de viaje (bomba de repuesto), asegúrate de solicitarla dos semanas antes de tu fecha de viaje. Lleva todos los suministros contigo en tu equipaje de mano en caso de que pierdas tu equipaje. Y no te olvides de llevar el doble de los suministros. No olvides cambiar tus dispositivos médicos, bombas, sensores y medidores a la zona horaria de tu destino una vez que hayas aterrizado. Por último, lleva o usa alguna forma de identificación médica.

Recursos e historias para viajes con diabetes tipo 1.


¡Únete a la aplicación Beyond Type 1!

 

MARIAM ELKERABY

Mariam Elkeraby fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace siete años a la edad de 11 años. Ella fue diagnosticada en Arabia Saudita, pero se mudó a Canadá hace unos años. Sus intereses incluyen: correr, hacer ejercicio, estar al aire libre, dormir y dibujar. Únete a su conversación en las redes sociales usando el hashtag #growingwithdiabetesT1D (#creciendocondiabetestipo1) para compartir o aprender sobre las experiencias de crecer teniendo diabetes tipo 1.