¿Cuándo llevar a tu hijo con diabetes al médico? Consejos prácticos.

1/29/19
ESCRITO POR: Mila Ferrer

 

 

Para cuidar a tu hijo con diabetes, es necesario, entre otras cosas, saber cuándo pedir ayuda médica. A medida que vayamos adquiriendo experiencia acerca del manejo de diabetes, nos sentimos más seguros para resolver diferentes situaciones que afecten su manejo de diabetes, como lo son los días de enfermedad.

A quién llamar

A quién pedirle ayuda, en caso de que el niño se sienta mal, se lastime o tenga algún alguna complicación provocada por la diabetes, depende de diferentes factores, como los síntomas y la gravedad de éstos. Esto se determina en conjunto con tu equipo de salud, si no lo han discutido anótalo y procura hacerlo en la próxima cita.

En la mayoría de los casos, incluso cuando los problemas se deben a la diabetes, debe recurrir, en primer lugar, al médico de cabecera de tu hijo, que puede ser un pediatra o el médico de familia. Sin embargo, es posible que, en algunos casos, el plan de manejo de diabetes en días de enfermedad sugieren que nos comuniquemos con nuestro equipo de diabetes.

Qué informarle al médico

En caso de necesitar atención médica, los profesionales de salud podrían preguntar:

  • los síntomas,
  • los niveles de glucosa en sangre,
  • los niveles de cetona en orina o sangre,
  • la temperatura del niño,
  • qué alimentos y bebidas consumió,
  • la medicación que está tomando y el número de teléfono de su farmacéutico y
  • la información de contacto del equipo médico de la diabetes de su niño.

Si tu hijo se siente mal

Si tu hijo se enferma, especialmente si tiene fiebre, náuseas, vómitos, diarrea, o si se ve alterada su capacidad para comer o beber, debe llamar al médico lo antes posible.

Si tu hijo tiene problemas relacionados con la diabetes

Es probable que el plan de manejo de diabetes de tu hijo te indique que debes llamar al médico o buscar atención médica de emergencia si éste manifiesta problemas relacionados con la diabetes, como la hiperglucemia que no baja, la cetoacidosis o la hipoglucemia severa.

Hiperglucemia

“Hiperglucemia” significa que el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre es mayor que el normal. En una persona con diabetes, los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden presentarse por diferentes razones, como no recibir suficiente insulina, consumir bebidas o comidas que contengan mucha azúcar o carbohidratos, o por el estrés físico que puede provocar una enfermedad, una lesión o una excesiva tensión física o emocional.

Debes llamar al médico si:

  • los niveles de azúcar en la sangre del niño se mantienen por encima del rango recomendado por el equipo de tratamiento médico de la diabetes, especialmente si tu hijo está manifestando síntomas característicos, como tener mucha sed y orinar excesivamente;
  • además de tener los niveles de azúcar en la sangre elevados, tiene cetonas en la orina (un indicador de que podría estar desarrollando una cetoacidosis diabética).

Cetoacidosis diabética (DKA por sus siglas en inglés)

Los niveles elevados de cetonas hacen que la sangre se vuelva más ácida, lo cual se conoce como “cetoacidosis diabética” (DKA). La cetoacidosis es una afección grave que pone en riesgo la vida y requiere atención médica urgente.

En la mayoría de los casos, la cetoacidosis diabética se presenta cuando la persona no recibe suficiente insulina (y, por lo tanto, los niveles de azúcar en la sangre también son elevados) o si se encuentra estresada por alguna enfermedad o alguna lesión. Cuando el cuerpo no puede utilizar la glucosa como combustible, procesa la grasa para obtener energía. Cuando se procesa la grasa, el cuerpo produce unas sustancias químicas llamadas cetonas, que luego aparecen en la sangre y en la orina.

Busca ayuda médica inmediatamente si hay cetonas en la orina del niño y presenta síntomas de la DKA, como los siguientes:

  • dolor abdominal,
  • náuseas o vómitos,
  • respiración rápida y profunda o
  • somnolencia excesiva, confusión o pérdida de la conciencia.

Hipoglucemia

La hipoglucemia se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre es menor que el normal. Las personas que viven con diabetes son más propensas a tener episodios de hipoglucemia (también conocida como “bajo nivel de azúcar en la sangre”) si no comen lo suficiente, si reciben una dosis de medicamento superior a la necesaria para el control de la glucosa (como la insulina) o si realizan más ejercicio físico que de costumbre.

Debes prestar atención ante una posible hipoglucemia si tu niño siente:

  • hambre excesiva,
  • temblores,
  • sudor,
  • debilidad,
  • somnolencia o
  • mareos.

De ser posible, mide la glucosa para confirmar que los síntomas se deben a una hipoglucemia. Pero si resulta imposible verificar el nivel de azúcar en ese momento, no dejes de hacer lo necesario para aliviar los síntomas podrás medir la glucosa en sangre luego de haber tratado la hipoglucemia.

Sigue las instrucciones para tratar la hipoglucemia que has trabajado con tu equipo de salud. Siempre se debe comenzar por tratar la hipoglucemia y recién después puede llamar al médico para aclarar dudas o preocupaciones.

En caso de hipoglucemia severa debe aplicarse inmediatamente una inyección de glucagón, si éste manifiesta síntomas severos de hipoglucemia, como los siguientes:

  • confusión,
  • pérdida del conocimiento o
  • convulsiones.

Intentar que tu hijo consuma alimentos o bebidas con azúcar o que tome tabletas de glucosa durante una hipoglucemia severa puede llegar a ser difícil o hasta peligroso; tampoco conviene demorar el tratamiento mientras intenta llamar a un médico o una ambulancia.

El glucagón, aunque es de acción rápida, tomará unos minutos (alrededor de 10-15) para tener efecto y tal vez sea posible que tu hijo pueda comer o beber algún carbohidrato de acción rápida para evitar que el nivel de azúcar vuelva a caer. Si tu hijo no reacciona luego de la inyección de glucagón, llame al servicio de emergencias.

Llama al médico o al equipo de tratamiento médico si:

  • ha tenido un episodio de hipoglucemia severa
  • está teniendo episodios de hipoglucemia frecuentes o inexplicables.

Si tu hijo está teniendo hiperglucemias o hipoglucemias frecuentes, debes comunicarte con tu equipo médico para decidir si es necesario modificar el tratamiento.

Mila Ferrer

Mila comenzó su blog de diabetes Tipo 1, en julio de 2011, 5 años después del diagnóstico de diabetes Tipo 1 de su hijo menor Jaime, a la edad de tres años. Es una de las blogueras más leídas en Estados Unidos, México, América Latina y España y muy conocida entre los padres de niños que viven con diabetes Tipo 1 en la comunidad Latina por medio de su blog. Reconocida como “Líder de la Diabetes” por la Federación Internacional de Diabetes (IDF), y como una de las principales influyentes Latina Blogger por LATISM. Durante su tiempo libre disfruta ver a sus hijos jugar béisbol, compartir con su esposo y es amante del café.