De Cómo Soy “Normal”

1/7/20
ESCRITO POR: Abigail Ricci Collado

 

 

Tenemos que actuar normal.

Eso es verdad, muchas personas me dicen que no parece que yo viva con diabetes  porque, sencillamente no me comporto como alguien “enferma” y yo me pregunto ¿Qué acaso esperarían que pareciera yo cadáver?

Mis papás y su vida “normal”

Mi mamá y mi papá van todos los días al trabajo, y hacen su vida “normal”.  Ellos me ayudan a revisar mi nivel de glucosa en sangre por la noche mientras duermo. Pero durante el día siempre me encargo de hacerlo yo. Hipoglucemias, hiperglucemias, son algo “normal”, inyectarme, medir mi glucosa, es algo también “normal” para mi . Noto que a las personas que me rodean o me conocen se les hace algo “sorprendente” . Les juro que para mi, y los otros niños y adultos como yo esto es “normal” ¡En serio!

Al menos para mi, y para mi familia esto es algo “normal” porque siempre he vivido con diabetes. En mi casa no existen los sustos por hipoglucemias, ni por hiperglucemias, (ojo, no dije que no ocurran) ante cualquier situación sabemos como actuar. Para nosotros toda esta rutina y forma de vida es “normal”. Quizás algún día podrías ver a mi mamá inyectando Glucagon con mucha normalidad. La última vez que tuvimos que usarlo ella lo hizo con una tranquilidad digna de un héroe de película de Hollywood.

Tantos años “normal”

Tantos años viviendo con diabetes para mi son algo “normal”. No te sorprendas si eso te ocurre a ti también. Algunas personas me han escrito y me han dicho, “wooow qué valor, eres sorprendente, tan pequeña y nada parece asustarte” Pero de verdad, para mi es muy “normal” así crecí, y así ha sido siempre mi vida.

A mis compañeros de clase antes les sorprendía cuando me inyectaba insulina hora es algo “normal” para ellos también, tanto así que ya ni atención ponen, excepto cuando hay un profesor nuevo. Él sí que parecerá sorprendido.

Yo te sugiero

Yo te sugiero tratar a tu personita con diabetes lo más “normal” que se pueda. No hables cosas horribles sobre su nueva condición. No exageres al momento de poner insulina y esas cosas. Deja que tu personita tome control poco a poco de su condición si es que ya puede hacerlo. Yo me inyecto sola desde los 6 años, pero he visto mamás inyectando a su bebé de 17 años y ¡no lo comprendo!  No se que haría si mis papás no me dieran mi espacio. Recuerda que esto que hoy te parece abrumador dentro de poco se convertirá en normal.

Quizás ahora mismo digas, “¡esta niña está loca! (aunque según mi papá sí lo estoy ja, ja) pero estoy segura que pronto esa “normalidad” llegará a tu vida. Si además de esa “normalidad” tratas de no hablar horrores sobre la diabetes delante de tu personita, quizás pueda crecer sin miedos, sin traumas, y sin frustraciones.

¡Hasta aquí mi reporte Joaquín! 😎

 

 

 

Abigail Ricci Collado

Mi nombre es Abigail Ricci Collado, tengo 11 años, estudio la primaria. Vivo con mi papá, el es italiano, de un lugar llamado San Clemente, en la provincia de Rímini, es muy cariñoso y divertido, con mi mamá que es mexicana, y tengo dos hermanos varones, Diego de 9 años (muy deportista) y David de 5 (una ternura de niño) los tres nacimos en México, y yo soy la mayor.