Definir lo que es saludable a mi manera

1/14/16
ESCRITO POR: Frank Sita

Si soy completamente honesto aquí, nunca he sido una persona muy dedicada a estar en forma.

Nunca me sentí cómodo practicando deportes en la escuela. Mi escuela no apoyaba mucho a los aficionados. Rara vez nos enseñaron cómo practicar deportes. Muchos otros niños habían crecido jugando para sus equipos deportivos locales, por lo que en la escuela se asumía que sabíamos cómo practicarlos. Siempre hubo una cultura de ganar y tener los mejores jugadores en el equipo. Nunca podría tratarse solo de ir y divertirse.

Siempre me daba miedo la clase de educación física del bachillerato. Usaba cada oportunidad para excusarme de ponerme el uniforme y participar. Siempre dejé claro que no era bueno cuando era hora de inscribirme para los eventos deportivos y de natación. Iba a sentarme en las gradas todo el día, solo para que estuviera en mi registro de asistencia.

Siempre quise que me gustara el acondicionamiento físico, desesperadamente. Siempre sentí que era una persona poco saludable mientras estudiaba, solo porque prefería los libros y las computadoras a los zapatos deportivos.

Tampoco es como si no lo hubiera intentado.

Asistí al gimnasio de manera ocasional por un tiempo, pero nunca encontré la motivación o la satisfacción de inscribirme a una membresía completa.

Intenté correr diariamente tantas veces intentando ponerme en forma. Durante tanto tiempo soñé con poder correr una vuelta completa al parque sin resoplar y caer al suelo al terminar. Pero nunca he podido hacerlo.

Simplemente no soy una persona de ejercicios físicos.

“¿Es diabetes? “¿Se me va a quitar?” Esas fueron las primeras preguntas que recuerdo haberle preguntado a mi papá ese día en la sala de emergencia en 2010. Cuando me dijo que tendría diabetes por el resto de mi vida, se me cayó el alma a los pies. Todo lo que podía pensar era dónde me había equivocado todo ese tiempo. ¿Estaba demasiado gordito? ¿Comía demasiada comida chatarra después de la escuela? ¿Era demasiado perezoso? ¿Debería haberme interesado en la clase de educación física?

Por supuesto, esto no podría haber estado más lejos de la verdad. No había una causa definitiva de mi diabetes Tipo 1, y no había nada que pudiera haber hecho de manera diferente para prevenirla.

El manejo de la diabetes Tipo 1 me ha dado un gran impulso de confianza acerca de mi salud.

Finalmente acepté que la realidad es que no soy una persona poco saludable. También sé que estar saludable no se limita a un régimen de ejercicio dedicado.

Se trata de hacer buenas elecciones de alimentos. He aprendido mucho más sobre mi comida, a pesar de que tenía una dieta bastante saludable antes de mi diagnóstico. Estoy bastante orgulloso de los alimentos básicos en mi dieta que tengo un bajo índice glucémico, incluidos el pan, mis barras de granola y mis cereales. He quitado la mayor parte del azúcar en mi café y té, algo que pensé que nunca podría hacer. Ahora bebo agua en lugar de concentrado de bebida de frutas. Creo que cualquier cosa con moderación está bien, siempre que sepa cómo manejarla. Pastel incluido.

También puedo decirte lo qué cualquier tipo de alimento que consuma le hará a mis niveles de azúcar en la sangre.

Estar sano significa cuidarme más. Cuando estaba preocupado por un nistagmo el año pasado, hice una cita para que lo revisaran de inmediato. Cuando tuve los pies fríos en la primavera, fui al podólogo para estar seguro. Me mantengo hidratado, lo que mantiene mis niveles de energía en un trabajo en el que estoy activo y en pie todo el día. Comienzo y termino el trabajo temprano, lo que me da unas horas extra por la tarde para mi bienestar (¡y todas mis citas con la diabetes!). Me levanto y me acuesto a la misma hora todos los días. Tampoco me avergüenza admitir que a veces también necesito tomarme un tiempo.

Por último, estar saludable significa estar activo de maneras que disfruto, más que forzarme a hacer ejercicio. Seguir la cuenta de mis pasos a través de la aplicación de salud en mi iPhone es una tarea que he llegado a disfrutar. Siempre estoy retando mi conteo de pasos diarios, que a menudo supera los 15,000 pasos. Pasar tiempo al aire libre realmente me calma. Ya sea salir a caminar en un día templado, refrescarme en la playa en pleno verano o simplemente sentarme afuera con un café.

Ser el segundo hogar del perro de un amigo también me mantiene bastante activo. Me encanta viajar, y espero hacerlo más en mi vida.

Tampoco hay nada de malo en ser flojo cuando quiero.

Nunca dejes que tus compañeros o tus estereotipos definan lo saludable que deberías ser. Define la palabra “saludable” de la manera que te gustaría que fuera.

 

 

Frank Sita

Frank fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 cuando era un adulto joven en 2010. Como escritor apasionado, Frank comenzó a bloguear como una salida para compartir sus experiencias de vida con diabetes. Él espera combinar su experiencia en marketing para trabajar con personas con diabetes en el futuro. Frank vive en Australia Occidental y escribe sobre su vida con diabetes en Type 1 Writes (www.type1writes.com).