DEPRESIÓN Y SU RELACIÓN CON LA DIABETES TIPO 1

¿Existe relación entre la depresión y la diabetes? La respuesta es sencilla: ,

Algunas investigaciones demuestran que si tienes diabetes, tu riesgo de desarrollar depresión es superior al doble. De hecho, algunos estudios muestran que este riesgo puede ser cuatro veces mayor.

Esta información puede parecer una cosa más de qué preocuparse, pero es importante abordarlo y discutirlo porque al hacerlo tiene el potencial de mejorar tu calidad de vida. ¿Y quién no quiere esto?

Una vez alguien dijo “La diabetes es un trabajo de tiempo completo el cual no solicitaste, al cual no puedes renunciar, por el cual no tienes derecho a vacaciones ni paga. (Estamos asintiendo.) Estamos de acuerdo en que nadie se puso en la línea de espera para subir al carrusel o para la montaña rusa de la diabetes , porque la diabetes no es divertida. De hecho, es una gran carga y nunca descansas.

Ya sabes qué tienes que hacer: cuenta los carbohidratos, administra insulina (debes tener en cuenta la actividad, el estrés y considera lo que ha sucedido antes), monitorea el nivel de azúcar en tu sangre, descansa, come o compensa.

No importa qué tan atento y meticuloso seas contando los carbohidratos y dosificando correctamente la insulina, obtendrás el nivel rebelde de glucosa en la sangre, el inesperado contrataque que te hace sentir como que debes tirar la cajita de jugo o gritar o llorar o ponerte en posición fetal y darte por vencido porque a veces no puedes ser perfecto. No, no eres perfecto(a) y la diabetes es realmente difícil y cuando pienses que lo has hecho bien y que ya estás mejor, entonces eres puesto a prueba y tienes que intentarlo de nuevo una y otra vez. No es de extrañar que esta condición crónica puede causar ansiedad, sentimientos de frustración y desesperanza.

La diabetes no es sólo un reto físico con serias implicaciones; también es muy exigente emocionalmente y puede ser extremadamente difícil gobernar la mente. Es por esto que los tratamientos más efectivos de la diabetes tipo 1 incluyen cuidado médico así como apoyo psicológico.

Todos en algún momento de sus vidas experimentan depresión. Aunque es importante señalar que la depresión es más que el sentimiento de desanimo. Es un sentimiento persistente (que dura más de dos semanas) de tristeza o falta de interés entre otros síntomas. Puede ser debilitante, puede alterar tu vida y llevarte al abismo de la inseguridad en ti mismo. También puede ser sutil. Tal vez no te has dado cuenta y es un ser querido el que ha mencionado los cambios y se ha dado cuenta que las cosas no están bien. De cualquier forma no te preocupes y presta atención. Has llegado hasta aquí y no eres el(la) primero(a).

Si estás experimentando síntomas de por lo menos tres de las siguientes categorías, tal vez estés deprimido:

Cosas que tal vez hagas…

  • Dejaste de hacer cosas que antes disfrutabas.
  • Tienes dificultad para hacer las cosas.
  • No te puedes enfocar.
  • Te quedas en casa por largos períodos de tiempo.
  • Te alejas de tus seres queridos.
  • Tomas alcohol y calmantes excesivamente.

Cosas que puedes pensar…

  • “No valgo nada”.
  • “No soy lo suficientemente bueno”.
  • “Merezco sentirme así”.
  • “Nunca voy a ser feliz”.
  • “Esto es mi culpa”.
  • “La vida no vale la pena”.

Cosas que puedes sentir…

  • culpabilidad
  • irritabilidad
  • enojo
  • frustración
  • infelicidad
  • indecisión
  • decepción
  • tristeza

Cosas que puedes experimentar físicamente:

  • letargo
  • enfermo y sin ánimos
  • dolor de cabeza y de cuerpo
  • molestias estomacales
  • colon irritable
  • insomnio o dormir excesivamente
  • cambios extremos en el peso y apetito

Nota: esta es una pequeña lista de síntomas que puedes estar experimentando si estás deprimido. Consulta a una profesional en salud mental para recibir una evaluación y tratamiento adecuado.

¿Dijiste que si a todos los síntomas? ¿Dijiste no a todos? Sea como sea, sigue leyendo.

Tu salud mental afecta cómo le haces frente a tu salud física, así que si te sientes deprimido es menos probable que puedas controlar tu diabetes bien. Esto puede ocasionar complicaciones y una salud deficiente de forma general. Fundamentalmente, ambos aspectos son muy importantes y conjuntamente afectan tu bienestar. ¡No descuides ninguno hoy o mañana!

La Dra. Diana Naranjo, Profesora Asistente de Psiquiatría y Estudios de Conducta, y el Dr. Korey Hood, Profesor de Pediatría de la Universidad de Standford, trabajan exclusivamente con pacientes con diabetes y piensan que prevenir la depresión es la clave para tener una salud mental óptima en pacientes con diabetes. Si sabes que tienes un mayor riesgo de desarrollar depresión o un trastorno de ansiedad, ser proactivo también puede ayudar a mejorar tu calidad de vida a largo plazo.

Planear con antelación es parte de los cuidados personales y puede incluir buscar el respaldo de amigos, familia, grupos comunitarios y tu educador en diabetes o terapeuta.

Si tienes diabetes, es normal sentir una variedad de emociones así como sufrir graves reveses físicos. Sobre todo justo después del diagnóstico, muchas personas informan que están tristes por su salud anterior y la vida que tenían previamente.  Esto es igualmente cierto para los padres o proveedores de cuidados de los que han sido diagnosticados con diabetes tipo 1.

En el fondo lo que es importante es tu salud mental, cuando has sido diagnosticado y después, así que hablar con un profesional de salud te puede ayudar. No obstante, tal vez tratar tu depresión o tu ansiedad requiera más que una terapia de conversación. Algunas personas están genéticamente predispuestas a desarrollar enfermedades mentales mientras que las circunstancias de la vida y el estrés pueden traer el inicio de la aparición de síntomas. El tratamiento puede incluir medicamentos a corto y largo plazo en conjunto con otras formas de terapia.

Asegúrate de preguntarle a tu terapeuta si han tenido experiencia con clientes que tienen diabetes tipo 1.  Si no, es más probable que este sea el caso, tú le puedes proporcionar a tu proveedor de salud mental información adicional para ayudarle a que entienda qué es la diabetes tipo 1 y las dificultades que enfrentas cada día.

El Dr. Korey Hood dice que debes recordar que estarás entrevistando y contratando a tu terapeuta.  La discusión de tu salud mental no debería estar separada de la discusión sobre tu diabetes.

Además de trabajar con un profesional de salud, trata de implementar los siguientes términos de cuidado personal para ayudar a mantener un estado mental saludable.

  • Incorporate a una comunidad, contacta otros grupos con diabetes tipo 1 y comparte tu historia.
  • Haz preguntas a otras personas y aprende más sobre la diabetes y la depresión.
  • Realiza actividades físicas moderadas (consulta a tu doctor sobre cual es un nivel de ejercicio saludable).
  • Debes consumir alimentos saludables.
  • Debes mantener un peso saludable.
  • Limita tu consumo de alcohol.

Si tú o alguien que conoces está pensando en suicidarse, pide ayuda adicional aquí:

  • En México, comunícate  con la línea de apoyo de SAPTEL: 5259-8121.
  • En España, está la asociación Teléfono de la Esperanza: 902-500-002, que además se encuentra disponible en otros países de Latinoamérica (entra a su sitio web para que conozcas el número telefónico correspondiente a tu región)
  • La Línea Nacional de Prevención del Suicidio o llama al 1 (800) 273-8255 (Estados Unidos).

Así como el nivel de glucosa en tu sangre es información importante para administrar tu diabetes exitosamente, así también lo son tus sentimientos.  Recuerda que no estás solo y que existen personas que entienden y que han estado allí. Busca ayuda y sé proactivo. Habla sobre ello. Existen una amplia gama de tratamientos para la salud mental que están disponibles. Así que consulta a un experto hoy y aprende a cómo mejorar la calidad de tu vida.

Verificado por el Dr. Mark Heyman, director del CDMH (El Centro de Diabetes y Salud Mental, por sus siglas en inglés) en Solana Beach, Ca. Mark obtuvo su doctorado en Psicología Clínica de la Universidad George Washington y completó su formación médica en la Facultad de Medicina de UCSD.