Dando visibilidad a la diabetes desde Campeche. Jorge Esquivel.


 

Yo soy Jorge Esquivel Ruiz, campechano de nacimiento. He vivido con diabetes tipo 1 desde hace 27 años. Soy corredor de medios maratones desde los 30 años, esposo desde hace 20 años, padre de familia y  un apasionado de viajar y de tomar fotografías.  

Mi primer encuentro con la diabetes

Mi primer encuentro con esta condición fue en septiembre de 1994. Ella llegó sin avisar y como resultado de unos análisis mientras estudiaba el primer año de preparatoria. Ese día mis papás pasaron por mi antes de la hora de salida, después de 2 horas de traslado a la ciudad más cercana donde había un endocrinólogo, con todos los riesgos de saber que mis niveles de glucosa (azúcar) estaban fuera de rango y sin decirme nada, llegamos donde el primer glucómetro que vi en mi vida y fue este que confirmó que la concentración de azúcar en mi sangre era >500 mg/dL.

Entre toda la confusión, muchas lancetas pinchándome los dedos, dos padres renuentes a aceptar un diagnóstico inminente, un tío pediatra tratando de calmarlos y un endocrinólogo intentando hacer su trabajo, inició este camino que sin duda ha sido muy retador.  Desde ese día decidí que mi condición de vida no me definiría ni sería un obstáculo en mi vida.

Mi familia y mis herramientas

El apoyo de toda mi familia ha sido fundamental para tener a mi alcance todo lo que necesito para cuidarme y evitar cualquier complicación, desde conseguir herramientas que en ese entonces no habían en México, adecuar su alimentación, preocuparse y ocuparse cuando hemos tenido hipoglucemias severas. Ellos me han acompañado y han respetado mis decisiones en el manejo de mi diabetes. También me han acompañado cuando me inscribo en una carrera y en la celebración después con la medalla en el cuello. Es imposible hacer un recuento de todas las cosas que han hecho por mí y que me comprometen a hacer mucho más que sólo cumplir con mi tratamiento.

El privilegio del acceso

 He sido muy privilegiado de tener a la mano todo lo que necesito, lo material y emocional sobre todo (incluso cuando no quería ir a la escuela por “sentirme mal” y me daban la amorosa alternativa de ir a la escuela o al  hospital lo que mejoraba mi ánimo de inmediato jejeje), y eso me ha permitido darme cuenta de que no todos podemos tener esas ventajas, el acceso a un diagnóstico y a un tratamiento adecuado es muchas veces imposible para quienes viven con diabetes, y eso los aleja de la posibilidad de tener una vida sin complicaciones.

Y, por otro lado, esta condición que me ha permitido vivir la versión más saludable que puedo no sólo como parte de mi tratamiento sino me ha hecho plenamente consciente de que somos lo que comemos, y que nuestros hábitos definen la calidad de vida que tendremos, alejándonos de cualquier riesgo de desarrollar un padecimiento que requiera todo nuestro tiempo, mucho de nuestro dinero y un gran esfuerzo.

Cumplir con lo que nos toca

Todo lo que hago, aunque no me gusta la idea de ser ejemplo ya que lo único que cumplo es con lo que me toca, trato de enfocarme en darle visibilidad a la diabetes. Aunque no vivas con ella es una realidad que puede ser devastadora para cualquier familia. En el caso de la diabetes tipo 1 esta no podrá prevenirse, pero cualquier esfuerzo por salirnos de la inercia a la que nos llevan nuestros malos hábitos, nuestra cultura y nuestra genética, será a favor de nosotros mismos para escapar de un diagnóstico que aunque con el paso del tiempo hemos podido demostrar que nunca más será una sentencia de muerte, será  una compañera que no siempre resultará ser la más divertida.

Les invito a acompañarme en este viaje y conocer un poco más de mí a través de Instagram, en twitter, Facebook Jorge Esquivel Ruiz y por supuesto TikTok, donde estaremos sumándonos a los grandes esfuerzos de BeyondType1 en español para que nuestra comunidad siga informando, educando y ayudando a quienes vivimos con diabetes y nuestras familias.

 

ESCRITO POR Jorge Esquivel Ruiz, PUBLICADO 12/01/21, UPDATED 12/02/21

Jorge Esquivel Ruiz es campechano de nacimiento. Ha vivido con diabetes tipo 1 desde hace 27 años. Es corredor de medios maratones desde los 30 años, esposo desde hace 20 años, padre de familia y un apasionado de viajar y de tomar fotografías.