Despierto toda la noche

2/17/17
ESCRITO POR: Thor Jensen

Si eres padre, madre o cuidador de una persona con diabetes Tipo 1, tienes un horario de trabajo de 24 horas sin interrupciones. El azúcar en la sangre puede subir o bajar por la noche en función de una serie de factores, y nunca es predecible.

 

Nuestro hijo Henry tiene 9 años. Él ha estado lidiando con la diabetes desde que tenía 5 años, y siempre hemos trabajado para asegurarnos de que tenga la mejor atención posible.

Está conectado con un monitor continuo de glucosa Dexcom, y mantenemos su receptor en nuestra habitación, así que cuando se enciende nos despertamos.

 

Cuando su nivel baja por la noche, mi esposa o yo nos arrastramos a su habitación, probamos su azúcar y le ponemos la pajilla de una caja de jugo en la boca para que se lo tome mientras está medio dormido. Cuando su nivel sube, calculamos cuánta insulina necesita y la ponemos en su bomba, escuchándola hacer clic en la oscuridad hasta que termina.

Duerme a través de él, su perro de alerta diabética acurrucado junto a él.

Cuando su nivel está bajo, ella se sienta y mueve su cola, olfateando mi mano para darle un premio. La elogio y la dejo volver a dormir mientras llevo una caja de jugo a la boca de mi hijo. Luego salgo de la habitación, bajo las escaleras e intento volver a dormir.

 

Es justo decir que mi esposa y yo, subimos y bajamos esas escaleras al menos una vez por noche, a veces más. Él es joven y está creciendo, así que sus números son erráticos. Su nivel sube cuando está creciendo mucho, baja cuando ha estado nadando, la comida se asienta en su estómago después de la cena y no comienza a digerirla hasta las tres de la mañana. Siempre es algo diferente.

 

El caso es que está llegando a la edad en la que él mismo maneja más y más su cuidado de la diabetes. Él puede calcular su dosis de insulina, calibrar su CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) y cambiar su pod si es necesario. Gradualmente hemos introducido estas tareas a medida que él se siente cómodo con ellas, dándole incentivos como que podrá viajar sin nosotros como recompensa por dominar su afección. Para nosotros es importante, a medida que crezca, asegurarnos de que tenga las herramientas para ser una persona responsable y saludable con diabetes.

 

Entonces, ¿por qué nos es tan difícil hacer que lo despertemos por la noche?

 

Él debería recibir una alerta del perro o del CGM. Debería estar despertándose por su cuenta, pinchándose el dedo para medirse y tratándose a sí mismo. Tendrá que hacerlo cientos, si no miles, de veces en su vida adulta. Él necesita comenzar ahora.

Pero yo bajo las escaleras, abro su puerta lentamente, veo su rostro finalmente en paz después de otro día de lidiar con esta enfermedad y no puedo quitarle eso.

 

Entonces lo dejo dormir otra noche.

Sabemos que ser capaz de despertar con un nivel bajo es una habilidad vital de supervivencia para las personas con diabetes. Tenemos al perro para ayudarlo a hacer la transición. Él es genial con el hecho de estar consciente de eso durante el día, y estoy seguro de que va a ser genial por la noche. Pero no estoy listo para obligarlo a hacerlo.

Esas preciosas diez horas de sueño son la única parte del día en las que no tiene que pensar en la diabetes. Quitárselas, haciéndolo responsable de otra cosa más de la que no debería responsabilizarse ningún niño de 9 años, parece casi un abuso.

 

Dormir es muy importante para los niños. Les da a sus cuerpos tiempo para recuperarse de sus actividades diarias y permite que sus cerebros procesen y almacenen recuerdos. Es un niño muy activo con muchos pasatiempos, y cuando no tiene ese tiempo de inactividad se puede decir que es miserable.

 

Al final, esta es otra de esas situaciones de los cuidadores en las que no se gana. Lo despertamos y él no tiene el sueño que necesita para crecer sano. No lo hacemos y él no aprende una habilidad que pueda mantenerlo vivo.

 

Si hay algo que aprendí sobre la crianza de los hijos, es que nunca hay una respuesta perfecta. Haces lo mejor que puedes en el tiempo que tienes y esperas que sea suficiente. Por ahora, creo, lo dejaremos dormir otra noche.


Lee: No puedo dormir de Sara Jensen y más sobre la hipoglucemia.

 

Thor Jensen

Thor Jensen vive en Friday Harbor, Washington y divide su tiempo entre escribir con palabras, escribir con imágenes y escribir con código. Él tiene dos hijos increíbles. Puedes ver más de su trabajo en shortandhappy.com