Con diabetes en la cuarta edad


 2023-01-18

La cuarta edad constituye esa etapa vital a la que todos queremos llegar habiendo hecho todo lo que habíamos planeado hacer, y con el objetivo de seguir disfrutando de la vida con la mejor calidad de vida posible.

La realidad es que cada vez más personas con diabetes llegan a la cuarta edad. Y también son muchos los que habiendo alcanzado la cuarta edad, conocen por primera vez la diabetes.

De una manera u otra, la diabetes es una mochila con gran peso, y su gestión sigue siendo relevante, sumada además a otras muchas peculiaridades propias de esta etapa.

Características de esta etapa

En esta fase de la vida podemos también encontrarnos con:

  • Referencia a la persona con el adjetivo de “[email protected]”.
  • Fragilidad y dependencia para actividades básicas de la vida diaria.
  • Mayor riesgo de caídas.
  • Debilitamiento del sistema inmune, lo cual puede implicar mayor susceptibilidad a contraer procesos infecciosos y a sufrir reagudizaciones de patologías crónicas.
  • Asociación de comorbilidades que incluyen, entre otras posible, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad renal crónica y el deterioro cognitivo.
  • Complicaciones tanto microvasculares como macrovasculares derivadas de la propia diabetes.
  • Polimedicación.

Lo que suma la diabetes

La diabetes también aportará lo suyo, y será necesario considerar lo siguiente:

  • El control glucémico sigue siendo muy importante, pero no es preciso ser tan estricto, y la hemoglobina glicosilada en rangos de 8-8,5 % se considera aceptable, siempre personalizando el objetivo a la situación vital de cada uno.
  • El control de otros factores de riesgo cardiovascular (dislipemia, hipertensión arterial) y enfermedades como la obesidad y el sobrepeso puede “relajarse” un poco, aunque siempre dentro de un orden que será evaluado y determinado por el médico.
  • Es prioritario evitar hipoglucemias, siendo el objetivo primordial que haya cero hipoglucemias, ya que no sólo reducen la calidad de vida sino que son deletéreas y pueden implicar serios riesgos.
  • La hiperglucemia más mantenida que puede darse en algunas personas, es permisible, siempre y cuando no genere sintomatología cardinal y disconfort. Y esto es algo que debe tenerse MUY en cuenta en personas en fase final de vida.

¿Dónde y cómo se vive esta etapa? 

Teniendo todo esto en cuenta y en vistas de la posibilidad que llegada esta edad, es probable que la vida transcurra en una residencia u hogar, los profesionales sanitarios a cargo de brindar atención y los familiares debemos procurar lo siguiente:

  • Cuando sea posible, el uso de sistemas de monitorización continua de glucosa facilitarán un mejor control metabólico y permitirán evitar descompensaciones de la glucemia y reagudizaciones de otras comorbilidades asociadas a la persona.
  • Flexibilizar o simplificar pautas de insulinización (y farmacológicas, en general), teniendo en cuenta que un objetivo central es evitar hipoglucemias y el uso de insulinas basales y prandiales que hayan demostrado menor riesgo de este evento adverso deben priorizarse.
  • En personas con diabetes tipo 2, prescripción de fármacos antihiperglucemiantes con bajo riesgo de hipoglucemia y que puede favorecer en el control de otras enfermedades asociadas, como los que pertenecen a la familia de inhibidores de SGLT2 (empagliflozina y dapagliflozina) y análogos del receptor de GLP1 (semaglutida, dulaglutida), así como inhibidores de DPP4 como sitagliptina.

Individualización y personalización

Es importante recordar que cada diabetes es diferente porque cada persona lo es. Pero el objetivo primordial es el mismo para todos: mantener una buena calidad de vida que permita vivir con diabetes y no condicionado por ella. Llevar un estilo de vida saludable, siempre adaptado a la situación de salud de cada uno y respetar las preferencias personales debería estar siempre presente en todas las decisiones que tomemos, tanto para nosotros mismos como para nuestros seres queridos.

En esta etapa de la vida, las personas suelen ser más vulnerables a cualquier circunstancia y precisan por ello más mimo, cuidado pormenorizado y empatía de manera continuada. Corresponderá a los cuidadores abogar para que sus mayores reciban la atención y cuidado que merecen, independientemente de la situación en la que vivan.

Dependencia 

Avanzar en la cuarta edad puede suponer una mayor dependencia a todos los niveles en el ámbito de la salud, y para algunas personas puede ser necesario vivir en centros sociosanitarios (residencias, hogares) debido a esta situación.

En estos casos, también se “delega” en cierto modo la atención, seguimiento y autocuidado de la diabetes, siempre recordando que el objetivo principal debe ser que la persona mayor conviva de manera confortable con esta enfermedad: sin actitudes clínicas demasiado estrictas, con pautas farmacológicas flexibles y seguras, sin olvidar la relevancia del apoyo en el área psicosocial, fomentando hábitos lo más saludable posibles y sin prohibiciones ni limitaciones. 

Todo esto estará en manos de los profesionales sanitarios y de las familias que colaboren en este proceso, y por ello, entender a cada persona con diabetes y actuar con empatía, son primordiales para la consecución de estos objetivos.

ESCRITO POR Igotz Aranbarri Osoro / Ana Álvarez Pagola (Borthwick) , PUBLICADO 01/18/23, UPDATED 01/18/23

Igotz Aranbarri Osoro es especialista en medicina familiar y comunitaria y se ha especializado en sobrepeso y obesidad, diabetes y riesgo cardiovascular y metabólico. Se desempeña como médico de familia en el sistema público de salud vasco y es miembro de la Fundación redGDPS como coordinadora regional y miembro del equipo de RRSS. La puedes encontrar en su web (doctoraaranbarri.com), en LinkedIn y en Twitter.

Ana es la creadora de Yo Diabetes y vive con diabetes tipo 1 desde 2006. Es docente, y traductora, Paciente Experto en Enfermedades Crónicas por la Universidad Rey Juan Carlos y Educadora en Diabetes. Forma parte activa de la comunidad de diabetes en línea en las distintas plataformas buscando difundir información sobre diabetes que permita a más personas gestionar mejor su diabetes y los recursos disponibles. Es la orgullosa mamá de cuatro maravillosas personas.