¿Las Personas con Diabetes Tipo 1 están Inmunodeprimidas?


 

 Nota del editor: una versión de este artículo apareció por primera vez en BenaroyaResearch.org del Instituto de Investigación Benaroya en Virginia Mason (BRI, por sus siglas en inglés). El BRI, un instituto de investigación biomédica de renombre mundial que se centra en el sistema inmunológico, también es un centro clínico de Type 1 Diabetes TrialNet, una red internacional que realiza estudios clínicos que evalúan nuevos enfoques para prevenir, retrasar y revertir la evolución de la diabetes Tipo 1.

Es importante recordar que tener una diabetes bien manejada por sí sola no parece poner a nadie en mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus, pero la atención de la diabetes en sí se complica mucho más después de contraer COVID-19. Es por eso que alentamos a todas las personas con diabetes a que se vacunen, si tu proveedor de atención médica lo recomienda, lo antes posible.

Las palabras como “inmunodeprimido” de por sí son amplias: están destinadas a abarcar la manera en que una amplia variedad de afecciones afecta el sistema inmunológico. Pero cuando vemos titulares como “Es posible que las vacunas contra el COVID-19 no funcionen muy bien para las personas inmunodeprimidas”, es difícil saber exactamente qué significa y si se aplica a ti.

Recientemente hablamos con el inmunólogo del BRI, Bernard Khor, doctor en medicina, PhD. Brindó contexto y claridad para las personas con afecciones relacionadas con el sistema inmunológico y sus seres queridos.

¿Tener una enfermedad autoinmune significa que estás inmunodeprimido?  ¿Las personas con diabetes tipo 1 están inmunodeprimidas? 

El término “inmunodeprimido” generalmente implica que tu sistema inmunológico es más débil de lo que debería ser. Las personas con enfermedades autoinmunes como la diabetes Tipo 1 generalmente no se consideran inmunodeprimidas, a menos que se administren ciertos medicamentos que ralentizan su sistema inmunológico.

“La connotación de estar inmunodeprimido es que la función inmunológica se reduce, por lo que eres más propenso a las infecciones”, dice el Dr. Khor. “La autoinmunidad normal, digamos alguien con diabetes Tipo 1 (DT1), no está necesariamente asociada con un riesgo muy elevado de todas las infecciones o una respuesta ineficaz a la vacuna”.

El Dr. Khor explicó que “inmunodesregulado” podría ser un término mejor para la mayoría de las personas con enfermedades autoinmunes. Eso significa que el sistema inmunológico no está funcionando bien, pero eso no necesariamente afecta tu capacidad para combatir infecciones o responder a una vacuna.

¿Qué significa inmunodeprimido?

Inmunodeprimido significa en términos generales que tu sistema inmunológico no está funcionando correctamente, generalmente en cuanto a tu capacidad para combatir infecciones. Esto puede suceder por varias razones. A medida que las personas envejecen, su sistema inmunológico se debilita, lo que afecta su capacidad para combatir las infecciones. Las inmunodeficiencias y los medicamentos para inhibir el sistema inmunológico (con frecuencia llamados inmunomoduladores) también pueden poner en riesgo el sistema inmunológico.

¿Qué es inmunodeficiente o inmunodeficiencia?

La inmunodeficiencia significa que tu sistema inmunológico no funciona correctamente, generalmente porque los componentes importantes (como las células) no están presentes en cantidades adecuadas o no funcionan correctamente. Esto puede dejar el sistema inmunológico de una persona en un estado debilitado, donde no es muy efectivo para combatir bacterias o virus.

“Un ejemplo bien entendido son las personas con SIDA (causado por una infección por VIH no manejada)”, dice el Dr. Khor. “Ves problemas inmunológicos causados ​​por la ausencia de células importantes como las células T. Hay una deficiencia física que se puede medir”.

He leído que es posible que las personas inmunodeprimidas no puedan tener una respuesta inmune fuerte a las vacunas. ¿Es cierto? ¿Qué quiere decir esto?

En general, las vacunas ayudan a entrenar tu sistema inmunológico para combatir enfermedades. Lo hacen enseñando al sistema inmunológico a reconocer un invasor (digamos el COVID-19) y atacar si lo ven, por ejemplo, produciendo pequeñas proteínas llamadas anticuerpos. Una “respuesta inmune fuerte” significa que el sistema inmunológico tiene los jugadores adecuados en su lugar, conocen el plan de juego y son lo suficientemente fuertes como para vencer al otro equipo.

Pero el sistema inmunológico de algunas personas podría tener problemas para entrenar esas proteínas: los medicamentos inmunosupresores podrían ralentizar a algunos jugadores. Con inmunodeficiencias como el VIH, la gente podría perder a algunos jugadores por completo.

“Si todos se mueven más lento o si faltan jugadores, eso podría hacer que sea más difícil anotar un gol”, dice el Dr. Khor. “Si el sistema inmunológico está suprimido o faltan ciertos componentes, se le hace difícil crear los anticuerpos para combatir un virus”.

La mayoría de las personas con enfermedades autoinmunes pueden tener una respuesta protectora a las vacunas. Sin embargo, algunas terapias pueden cambiar la capacidad del cuerpo para responder a la vacunación, incluyendo la vacuna contra el COVID-19. Los científicos del BRI están trabajando arduamente para comprender qué medicamentos afectan la capacidad de responder a la inmunización y qué impacto podría tener en el riesgo de infección.

Los CDC recomiendan vacunarse lo antes posible y hablar con tu proveedor de atención médica si tienes preguntas sobre la vacuna contra el COVID-19 y las afecciones subyacentes.

¿Cómo podemos proteger a nuestros seres queridos que están inmunodeprimidos y que posiblemente no estén protegidos por la vacuna contra Covid-19?

Primero, el Dr. Khor recomienda que los seres queridos de las personas inmunodeprimidas se vacunen. “Cuantas más personas se vacunen, habrá menos lugares donde el virus puede esconderse, vivir, mutar y propagarse a aquellos que son especialmente vulnerables”, dice.

Las personas que están en contacto cercano con poblaciones de alto riesgo también pueden continuar viviendo de manera que minimicen su riesgo de exposición al COVID-19. Eso podría significar reunirte solo con grupos pequeños o vacunados, usar mascarillas, hacer actividades al aire libre y evitar los espacios interiores abarrotados. El Dr. Khor ha seguido tomando muchas de estas precauciones a pesar de estar vacunado, porque su esposa trabaja en estrecho contacto con grupos de alto riesgo.

“Parte de este reto es no tener todas las respuestas”, dice. “Por ejemplo, todavía hay dudas sobre si las personas vacunadas pueden propagar el virus y, de ser así, qué tan probable es. Mientras construimos mejores herramientas, mejores tratamientos y desarrollamos una mejor comprensión, para mí hay un componente de elección personal. ¿Cuánto vale la pena esto que quiero hacer? ¿Vale la pena transmitir el virus a alguien en riesgo?”

¿QUÉ ESTÁ HACIENDO EL INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE BENAROYA PARA AVANZAR LA INVESTIGACIÓN ENTORNO A LAS VACUNAS PARA PERSONAS CON ENFERMEDADES AUTOINMUNES Y OTRAS CONDICIONES MÉDICAS?

La mayoría de las personas con enfermedades autoinmunes crean una respuesta protectora a las vacunas. Los investigadores del BRI están trabajando para responder preguntas específicas sobre la manera en que algunos medicamentos para estas afecciones pueden afectar la capacidad de respuesta y, de ser así, cuánto. El Dr. Khor también está trabajando en un estudio que analiza la manera en que el síndrome de Down afecta la respuesta del cuerpo a las vacunas contra el COVID-19. Todo este trabajo alimenta el objetivo más amplio del BRI de comprender mejor el sistema inmunológico y trabajar para predecir, prevenir y revertir enfermedades.

“En el BRI, hemos desarrollado herramientas mucho más sofisticadas para abordar este tipo de problema”, dice el Dr. Khor. “Por ejemplo, con la respuesta a la vacuna, sabemos que la defensa no está funcionando bien en algunas personas. Luego, esperamos descubrir qué jugador en particular no está funcionando bien y por qué. Queremos desarrollar una canalización que nos permita decir ‘es el jugador número 74, debe correr 2 millas por hora más lento’. Es esta célula específica y necesita este cambio exacto’, y tener terapias que nos permitan hacerlo”.

Consulta con tu proveedor de atención médica si tienes inquietudes sobre tu salud y antes de realizar cambios en tu plan de tratamiento. Para más información sobre el COVID-19 y la diabetes, visita CoronavirusDiabetes.org

 

ESCRITO POR INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE BENAROYA EN VIRGINIA MASON, PUBLICADO 07/31/21, UPDATED 08/06/21

El Instituto de Investigación Benaroya está impulsando descubrimientos para aprender a reequilibrar el sistema inmunológico en todas las enfermedades autoinmunes y del sistema inmunológico. Su objetivo final es lograr un sistema inmunológico saludable para cada persona.