¿Tienes Diabetes y Tienes Dudas Acerca de las Vacunas Contra el Covid-19? Lee este artículo.


 

 Nota del editor: Tenemos un objetivo simple: aprovechar el poder de la comunidad mundial de la diabetes para salvar vidas. Visita coronavirusdiabetes.org para más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para protegerte y proteger a los demás del COVID-19 hasta que todos estemos a salvo.

Este artículo fue publicado el miércoles 28 de julio de 2021.

Solo el 49 por ciento de las personas en los Estados Unidos están completamente vacunadas. Si bien alentamos a todas las personas que pueden vacunarse a que lo hagan, también entendemos que cada persona tiene sus propias preocupaciones sobre la aplicación de las vacunas contra el COVID-19. Estamos aquí para brindarte información científica confiable y basada en hechos. Aquí hay algunas cosas que queremos que sepas:

LAS VACUNAS SIGNIFICAN UN MENOR RIESGO DE MUERTE Y ENFERMEDAD GRAVE PARA TODOS, NO SOLO PARA TI

LAS VACUNAS CONTRA EL COVID-19 SON MÁS SEGURAS LO QUE PODRÍAS PENSAR

  • El uso de ARNm, del cual se fabrican las vacunas Pfizer y Moderna contra el COVID-19, no es nuevo. Se ha investigado durante décadas. Estas y otras vacunas contra el COVID-19 recibieron aprobación de uso de emergencia y están a punto de recibir la aprobación completa, después de ensayos clínicos increíblemente estrictos con decenas de miles de personas. Hasta julio de 2021, 163 millones de personas en los EE. UU. y 1,100 millones de personas en todo el mundo han sido vacunadas por completo, lo que las mantiene a salvo de síntomas graves, hospitalización o muerte por COVID-19.
  • Sabemos cómo funcionan los coronavirus y, por lo tanto, cuál es la mejor manera de combatirlos. Si bien los coronavirus han existido durante miles de años, los científicos identificaron el primer coronavirus humano en 1965. Sabemos que los diferentes coronavirus afectan a los humanos de diferentes maneras: algunos causan resfriados leves mientras que otros causan enfermedades respiratorias graves como el SARS en 2002. Esto significa que, aunque el COVID-19 fue nuevo, hemos estudiado cómo luchar contra los coronavirus durante mucho tiempo.
  • Las pruebas de seguridad y eficacia de las vacunas no terminaron después de los ensayos clínicos; están en curso y seguirán estándolo. Cada vez que se observa algún problema con una vacuna, lo cual es poco común, el tipo de vacunación en cuestión se detiene hasta que se pueda demostrar que son completamente seguras y lo que sucedió fue un valor atípico muy singular y poco común. La Asociación de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por su siglas en inglés) no permite que se aprueben vacunas, medicamentos y dispositivos médicos inseguros (¡aprendemos esto todo el tiempo por el tiempo que tardan los medicamentos y dispositivos para la diabetes en recibir la aprobación de la FDA!).
  • Las vacunas le enseñan a tu cuerpo a responder a una enfermedad mostrándole cómo es la enfermedad. Las vacunas de ARNm no contienen ningún virus, simplemente son como una copia del virus, lo que significa que no pueden darte COVID-19. En cambio, se aseguran de que tu cuerpo sepa qué buscar y cómo combatirlo para que, si te expones al COVID-19, incluyendo la variante delta, pueda mantenerte saludable contra él. Es por eso que podrías sentirte un poco cansado después de recibir una vacuna, no porque tengas COVID-19, sino porque tu cuerpo está un poco distraído aprendiendo a reconocer y luchar contra el COVID-19, pero en algo que parece un entorno de prueba.

SÍ, TAMBIÉN SON SEGURAS PARA LAS PERSONAS CON DIABETES

  • Las personas con diabetes en cada uno de los ensayos de la vacuna no informaron efectos secundarios importantes. Además, después de casi nueve meses de que las personas con diabetes del público en general recibieran las vacunas contra el COVID-19, no hemos oído hablar de ningún problema importante que haya experimentado ninguna persona con diabetes. En general, algunos participantes de ensayos clínicos han informado efectos secundarios leves de las vacunas, al igual que algunas personas experimentan dolor en el lugar de la inyección, letargo leve o fiebre baja después de la vacuna contra la influenza. Estas reacciones leves que algunas personas experimentan después de las vacunas son típicas y no son motivo de alarma: son el resultado de que el sistema inmunológico entra en acción cuando la vacuna lo desencadena intencionalmente, lo que crea la capacidad de luchar contra el virus real si una persona llega a estar expuesta a él.
  • Debido a los síntomas leves que experimentan algunos, es importante estar atento a los niveles de azúcar en sangre durante las primeras 24 a 48 horas después de recibir la vacuna. Los síntomas pueden afectar tus niveles de azúcar en sangre, por lo tanto, debes medirlos con frecuencia, mantenerte hidratado y familiarizarte con tu rutina para los días de enfermedad. Los síntomas leves que podrías experimentar después de la vacuna son significativamente más seguros y más fáciles de manejar que potencialmente contraer COVID-19 y son similares a tener un resfriado.
  • Si tienes preocupaciones específicas sobre tu situación específica, definitivamente debes hablar con tu proveedor de atención médica, pero confiamos en los médicos que recomiendan que todas las personas con diabetes, especialmente los niños que califican, se pongan la vacuna contra el COVID-19.

LA PANDEMIA NO IRÁ A NINGUNA PARTE SI NO NOS VACUNAMOS

  • Los casos de COVID-19 están aumentando nuevamente debido a las bajas tasas de vacunación combinadas con la variante delta, que es más contagiosa que las variantes anteriores del nuevo coronavirus. Es más contagioso porque las personas infectadas con la variante delta literalmente portan MÁS del virus; cuanto más virus tengas (lo que se llama una carga viral más alta), más probabilidades tendrás, u otras personas con las que entres en contacto, de enfermarte.
  • Estados Unidos permanecerá en modo pandémico hasta que se vacune al menos más del 70 % de la población estadounidense y una gran parte de la población mundial. Ir a la escuela y al trabajo, salir a comer y asistir a actividades sociales, ganar salarios constantes, tener acceso a alimentos y otros artículos, incluyendo suministros médicos (las cadenas de suministro se interrumpen por enfermedades generalizadas como esta) continuarán interrumpiéndose a medida que la pandemia se prolongue.

EN POCAS PALABRAS

Estamos muy cerca. Contamos con vacunas contra el COVID-19 confiables y efectivas; ahora es cuestión de garantizar que todos los que tienen acceso a las vacunas las reciban y de ampliar el acceso equitativo para todos. Juntos, tenemos el poder de dar forma a lo que sucederá a continuación. Cada acción para frenar la propagación del virus, como recibir la vacuna contra el COVID-19, representa innumerables infecciones prevenidas. Juntos, podemos dar el ejemplo para detener la propagación del COVID-19. Las vidas de los más vulnerables entre nosotros están en juego.

 

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 07/31/21, UPDATED 07/31/21

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.