Diabetes Sin Límites: Vencer el Miedo para Ser Feliz

3/26/19
ESCRITO POR: Arturo Almada

Como comenzó

Mi nombre es Arturo Almada, vivo en Hermosillo Sonora México, tengo 37 años de edad y me diagnosticaron diabetes Tipo 1 a la edad de 13 años. Me dedico a la agricultura, entre otros negocios. He formado una hermosa familia a lo largo de mi matrimonio, tengo dos hijos,  y estamos esperando un tercero.

Después de dos semanas de continuo ejercicio, mucha sed y muchos viajes al baño, al final de un partido de basquetbol,  le dije a mi padre: “papá necesito ir al hospital, siento que voy a morir”; me llevó al hospital y al siguiente día fui diagnosticado.

Desde el primer día me hice a la idea que iba a vivir con esta condición toda la vida y nunca olvidaré que la segunda inyección de insulina en mi corta vida, decidí inyectármela yo mismo. Desde muy joven decidí enfrentar la diabetes sin que me limitara a hacer las cosas que me hacían feliz.

Durante estos 24 años, he aprendido a conocer las reacciones de mi cuerpo ante las diferentes situaciones y tipos de alimentos. No puedo negar que tuve muchos episodios de rebeldía y en ocasiones depresión por no sentirme una persona “normal”. Maduré poco a poco, y sobretodo aprendí de los cambios metabólicos que sucedían con la edad.

El miedo

Todas las personas que vivimos hemos sentido alguna vez ese miedo que nos come por dentro. En lo personal, cuando nació mi primer hijo, comencé con miedos que no tenía antes. En mi mente imaginaba que si algo me pasaba, mi hijo perdería a su padre a muy temprana edad. Es algo muy difícil de explicar, pero es una impotencia no poder evitar dichos pensamientos. Existe una solución a este tipo de miedos que nunca va a fallar. Les platico más adelante sobre esto…

Renacer mentalmente

Es muy claro que todas las personas que vivimos con diabetes tenemos más retos que las personas que no tienen esta condición. Estos retos nos hacen más fuertes, y con una fuerza de voluntad impresionante. Gracias a esta condición, he superado y cumplido todo lo que me propongo; ¿Por qué? Porque cuando controlo mi diabetes, me hace pensar que nada me puede detener en cualquier meta que me proponga. Desde metas de salud, a metas de conocimiento, aprender temas nuevos, negocios, experimentar lo que sea, ¡no hay nada que no pueda lograr, porque mi primer logro me hace capaz de lograr cualquier cosa! Debemos aprender a aprovechar nuestro potencial y utilizar estas disciplinas para beneficio de nuestra vida diaria, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros amigos, ¡todo!

 

Vive la vida

Tú decides como vivir tu vida, no lo decide nada ni nadie. La diabetes es algo que te va hacer más fuerte. No te limites a ser feliz, no te limites a cumplir tus sueños, viaja, estudia, aprende, conoce, pero nunca te detengas, porque tú eres una persona con sueños y muchísimas ganas de vivir. Cuando tú puedas ayudar a alguna persona que viva con diabetes, la regla de oro, siempre hazlo. Tanto en lo técnico, como en el conocimiento (información), o emocionalmente. Ya verás la satisfacción que sentirás después de ayudar a personas que lo necesitan, como alguna vez a ti también te ayudaron.

Venciendo el miedo

Con respecto al miedo, cómo arrancártelo de tu cerebro, y cómo recuperar esa seguridad que alguna vez sentiste, existe un arma, la cual si me haces caso, cambiará tu vida por completo. Esta arma se llama conocimiento (Knowledge). Recuerda que el miedo es inseguridad del no saber o no tener conocimiento sobre algo. Infórmate sobre la diabetes, y verás que existen muchas cosas que no sabías que te pueden hacer llevar una vida como cualquier otra persona, inclusive una vida más sana. Decídete a entender la diabetes y te volverás experto de tu cuerpo, recuperarás esa seguridad y las ganas de vivir. Te recomiendo que leas sobre diabetes, infórmate de todo lo que existe en el mercado que nos hace la vida más fácil (tecnología).

Predica con el ejemplo

El primer año de casado, mi esposa se propuso aprender más sobre diabetes. Decidió inscribirse en una certificación de “educación en diabetes” dirigido a profesionales de la salud. Siendo ella licenciada en Mercadotecnia (Marketing), hizo todo lo posible para que la dejaran cursar este programa. Platicando con ella, noté su gran interés por querer ayudarme y conocer mejor del tema, me di cuenta que cuando tienes el apoyo de tus seres queridos y ves ese interés por ayudarte a salir a delante, no puedes fallar; así que decidí corresponder ese apoyo y demostrar que podía con esto y con muchas otras cosas más. No ha sido un camino fácil pero seguimos lográndolo. Estoy plenamente agradecido con mi esposa por el potencial que logro desarrollar en mí. Para todas esas personas que tienen familiares que viven con diabetes, ustedes pueden detonar el potencial de su gente. Aprendan y prediquen con el ejemplo, ya verán que sus seres queridos valorarán su apoyo.

 

La Familia

Aunque mis hijos tengan apenas 4 y 3 años de edad, han jugado un papel muy importante en mi vida. Han aprendido que cuando papá tiene una urgencia, todos se solidarizan y colaboran para resolverla. A su corta edad están siempre atentos a papá y le traen su glucómetro cuando lo olvida en otra parte de la casa. Esos simples detalles se van formando desde pequeños y ellos crecen entendiendo y viendo el cuidado de papá como algo normal. Pienso que vivir con un papá con diabetes ellos se van formando con disciplina (viendo el ejemplo), solidaridad, caridad, noción de ayuda, entre muchos otros valores que quizás no detectemos a primera mano, pero ahí están; haciéndonos una familia más fuerte y sólida.  Esta solidaridad familiar es la base de nuestra condición ya que nos motiva a seguir adelante y mantener nuestros niveles lo mejor posible.

Agradezco a mis padres por todo el apoyo que siempre me dieron, desde el día 1 que fui diagnosticado, hasta la fecha. Sin ellos no fuera quien hoy en día soy. En casa aprendí a ser disciplinado, responsable y entendí el valor de la familia, gracias a ellos por todo.

Propósito

Hace un par de años, me di cuenta que mi propósito en la vida era ayudar a personas con diabetes. Analicé qué es lo que podía ofrecer, y me di cuenta que tengo 24 años de información y experiencias viviendo con diabetes mellitus tipo 1. Platicando con mi esposa, asistimos a varias conferencias de organizaciones locales para contar nuestro testimonio y ayudar a quién pudiéramos, pero esto no resultó tan fácil, y no continuamos. Hace un par de meses retomamos el tema y decidimos que ahora sí lo teníamos que lograr.

Creamos una página web (www.diabetessinlimites.org) y nos registramos en redes sociales para comenzar nuestra iniciativa llamada Diabetes sin límites. Con solo unos pocos meses estamos sorprendidos de la cantidad de personas que nos leen y escuchan. Nuestro objetivo es ayudar a personas que viven con diabetes a llevar su mejor potencial de vida, por medio de artículos breves y claros; video cápsulas y sobre todo la interacción de la misma comunidad. Nos encanta que nos compartan experiencias, recomendaciones en los temas de nutrición, control de glucosa, ejercicio, y temas de  tecnología. Queremos crear una comunidad que trabaje en equipo para cumplir nuestros objetivos de educar, persuadir, y motivar.

Es un honor para nosotros ser parte de Beyond type 1. Agradecemos plenamente la invitación, y queremos seguir aportando nuestro conocimiento a esta organización que busca educar, abogar y curar la diabetes Tipo 1.

Nuestra iniciativa:

Web: http://www.diabetessinlimites.org

Facebook: http://www.facebook.com/diabetessinlimites

Instagram: Diabetessinlimites

E-mail: arturoalmada@diabetessinlimites.org

 

Arturo Almada

Mi nombre es Arturo Almada, vivo en Hermosillo Sonora México, tengo 37 años de edad y me diagnosticaron diabetes mellitus tipo 1 a la edad de 13 años. Me dedico a la agricultura, entre otros negocios. Mi esposa y yo creamos una página web (www.diabetessinlimites.org) para comenzar nuestra iniciativa llamada Diabetes sin límites. Nuestro objetivo es ayudar a personas que viven con diabetes a llevar su mejor potencial de vida, por medio de artículos breves y claros; video cápsulas y sobre todo la interacción de la misma comunidad.