Diabetes Tipo 1 en países de escasos recursos: Resumen de la visión del futuro de Life for a Child


 

Beyond Type 1 tuvo el placer de organizar un seminario web, que puedes ver aquí, para presentar a nuestra comunidad el excepcional trabajo que Life for a Child está realizando en la comunidad mundial de diabetes, en particular para los jóvenes con diabetes tipo 1 que viven en países de escasos recursos.

Creando Impacto Juntos

Thom Scher, presidente y director ejecutivo de Beyond Type 1, inauguró el evento destacando la importancia y el impacto de la alianza Beyond Type 1 / Life for a Child.

Thom, que se unió al Comité Directivo de Life for a Child en 2020, reconoció que los esfuerzos combinados que las dos organizaciones están emprendiendo juntas son más importantes que nunca. Esta valiosa alianza tiene como objetivo crear conciencia sobre el increíble impacto que Life for a Child está teniendo en los jóvenes con diabetes tipo 1 en estos países de escasos recursos.

Luego, Thom presentó al Dr. Graham Ogle, Gerente General del programa Life for a Child, quien también es un endocrinólogo pediátrico que ha trabajado en Papúa Nueva Guinea y Camboya. Graham ha estado con Life for a Child desde sus inicios en 2000.

Emma Klatman , Gerente de Política y Abogacía Global de Life for a Child, acompañó a Graham. Ella comenzó su trabajo en abogacía de la diabetes cuando fue diagnosticada en 1999. 

Los terribles hechos reales

Graham habló sobre la gravedad de ser diagnosticado con diabetes tipo 1 en un país de bajos recursos. Morir, incluso antes del diagnóstico, es común debido a los diagnósticos erróneos. La cetoacidosis es muy poco común en estos países, y puede confundirse con una infección del pecho, gastroenteritis, malaria o embarazo ectópico.

Se estima que hay al menos 1,1 millones de personas menores de 20 años con diabetes tipo 1, y alrededor de 300.000 de ellas necesitan apoyo inmediato. Un estudio en Malí, África Occidental, en 1999, mostró que 18 de 20 niños con diabetes tipo 1 murieron en tres años.

A continuación, el foco de atención se centró en un estudio de Life for a Child que demostró que era muy raro que los gobiernos de bajos ingresos proporcionaran insulina a los jóvenes con diabetes. Más raro aún es que los gobiernos de estos entornos proporcionen tiras reactivas.

Brindando el apoyo y educación necesarios

La visión de Life for a Child es que ningún niño debería morir de diabetes. Hasta la fecha, el programa está ayudando al menos a 26.000 jóvenes en 44 países.

 Entonces, ¿qué tipo de apoyo se brinda? La respuesta depende de cuáles sean las necesidades en cada país específico, pero generalmente incluye:

  • Jeringas de insulina
  • Glucómetros y tiras reactivas
  • Prueba de A1c (hemoglobina glucosilada).
  • Formación de los profesionales sanitarios en educación en diabetes
  • Detección de complicaciones
  • Costes económicos de transporte y comunicaciones
  • Creación de capacidad
  • Consejo técnico
  • Campamentos de diabetes

Desde que la ONG Santé Diabète y Life for a Child comenzaron a apoyarse mutuamente, ahora hay más de 900 jóvenes que viven con diabetes. En Malí se diagnostica diabetes a más jóvenes porque se están reconociendo más casos; por lo tanto, más pueden sobrevivir.

Graham enfatizó que la educación en diabetes es fundamental. Hay muchos materiales en múltiples  idiomas que se están desarrollando y ampliando en el sitio web de Life for a Child.

Con la ayuda de la Sociedad Internacional de Diabetes Pediátrica y Adolescente, Life for a Child ha creado un libro de bolsillo con pautas cruciales que los médicos de países subdesarrollados deben seguir cuando se encuentran con un niño con diabetes. Este libro está disponible en varios idiomas.

Life for a Child: Avanzando

Emma explicó que en 2021, Life for a Child anunció “Visión 2030”, una expansión que aumentará el apoyo de 23.000 jóvenes en 43 países a 150.000 jóvenes en 65 países.

La segunda parte de Visión 2030 está mejorando el nivel de atención de la diabetes tipo 1 para esos jóvenes. Esto implica mejorar el acceso a los regímenes modernos de insulina y aumentar el suministro de tiras reactivas de glucosa en sangre, para que los jóvenes puedan realizar un control diario más frecuente. También implica el avance de la formación de los profesionales sanitarios, la educación familiar y el apoyo de los compañeros. El último elemento de Visión 2030 es fomentar la sostenibilidad al permitir que las clínicas tengan datos sólidos a través de investigaciones basadas en evidencia científica sobre una serie de temas, que incluyen epidemiología, tipos de diabetes, problemas psicosociales y acceso a la atención. 

Cómo involucrarse

 Emma se tomó un momento para explicar las mejores maneras de formar parte de Life for a Child. Éstas incluyen:

  • Convertirse en donador, ya sea por única vez o recurrente
  • Creando conciencia acerca de los esfuerzos que realiza Life for a Child y sobre todos los jóvenes que todavía necesitan ayuda.
  • Visitando el sitio web de LFAC y votando en el concurso de arte, donde niños y adultos jóvenes han creado obras de arte que representan sus vidas con diabetes.
  • Siendo creativos y llevando a cabo nuestras propias iniciativas de recaudación de fondos, como realizar desafíos o eventos escolares.

El evento virtual concluyó con algunas preguntas de los espectadores y un atento “gracias” de Thom al increíble equipo de Life for a Child. 


Life for a Child cree que ningún niño debería morir de diabetes. Descubra cómo puede ayudar a los jóvenes que viven con diabetes en algunas de las comunidades más vulnerables del mundo en https://lifeforachild.org/help/”

 

ESCRITO POR Alexi Melvin, PUBLICADO 11/16/21, UPDATED 11/16/21

Alexi Melvin es escritora, artista y actriz en el Área de la Bahía. Estudió en la Universidad New School en Manhattan, así como en el Lee Strasberg Theatre & Film Institute. Ha escrito para múltiples publicaciones y sitios web como el San Francisco Chronicle y ha sido colaboradora habitual de Beyond Type 1 durante muchos años. También puedes escuchar su voz en dos películas de Star Wars. Ella ha sido una defensora leal de la conciencia, educación y recaudación de fondos para la diabetes Tipo 1 desde que fue diagnosticada en 2003. Espera continuar fortaleciendo y ser una voz para aquellos que eligen adoptar a la diabetes tipo 1 como parte de sus vidas, pero al mismo tiempo, no le permita definirlos.