Diabetes Tipo 1 y los “no puedo” emocional.

3/28/19
ESCRITO POR: Tabata Osuna

 

Quienes vivimos con Diabetes Tipo 1, tristemente, nos hemos enfrentado no una sino muchas veces al “no puedes”.

No puedes comer dulces, no puedes subirte a la montaña rusa en parque de diversiones, no puedes hacer ninguna actividad o extrema, no puedes vivir solo, etc.

Afortunadamente para nosotros, hoy sabemos que en realidad no hay nada que no podamos hacer, salvo insulina claro está. Hemos aprendido a enfrentar, siempre con una explicación y un momento que se aprovecha para la Educación en Diabetes estos “no puedes” pero, hay algo que me molesta más y de lo que poco hablamos: el NO PUEDES cuando de hacer frente a una emoción fuerte se refiere.

Si alguno de ustedes sabe cómo hacerle para no tener sentimientos, por favor, comparta el secreto. Quienes vivimos con diabetes también tenemos el derecho a estar hormonales o tristes, sobre todo si se trata de una noticia que afecta la vida de nuestros seres más queridos.

No incluirnos ¿para protegernos?

“No le cuenten a “fulana”, ella tiene diabetes”

Sepan que no tienen por qué ponernos en un bunker, no somos de cristal, las buenas o malas noticias nos afectan sí y normalmente nos encuentran en el momento que menos imaginamos. Como a todos. Las emociones ciertamente tendrán un efecto en nuestros niveles de glucosa en sangre pero, lo cierto es, que la vida está llena de ellas y ocultarnos nos haría perdernos de momentos buenos y malos que le tocan siempre al ser humano. 

Respecto a lo que hagamos con la información recibida, esa es nuestra responsabilidad. Tener una madurez emocional también es parte de un buen manejo de nuestra condición de vida, al igual que lo hacemos al cuidar nuestros números y estar al pendiente de nuestro manejo nuestra hemoglobina glucosilada, nuestro ratio o sensibilidad a la insulina. Sabemos que lo hacen porque nos quieren pero, también sabemos que si comprendieran un poco más sobre nuestra condición sabrían que no hay necesidad de mantenernos lejos de la emoción y la gente.

Por favor no crean que porque vivimos con diabetes no podemos recibir buenas o malas noticias. Por favor háganos partícipes de ellas, al igual que a nuestros otros familiares o amigos que no viven con esta condición.

 

Tabata Osuna

Tabata tiene 38 años. Ella es diseñadora de interiores y le encanta leer, escuchar múscia, salir a caminar y salir con sus amigas a comprar zapatos. La diabetes llegó a su vida cuando cumplió 13 años y desde entonces se han vuelto inseparables.