Le hicimos a un Inmunólogo tus Preguntas Acerca de la Seguridad de la Vacuna contra Covid-19


 

 

Nota del editor: Tenemos un objetivo simple: aprovechar el poder de la comunidad mundial de la diabetes para salvar vidas. Visita coronavirusdiabetes.org para más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para protegerte y proteger a los demás del COVID-19 hasta que todos estemos a salvo.

Este artículo fue publicado el martes 10 de agosto de 2021.

Agosto de 2021 comienza a parecer marzo de 2020: la variante delta del COVID-19 y otras variantes emergentes son más peligrosas que el virus original, pero ¿qué significa eso? Los casos aumentan rápidamente, ¿estamos a salvo? ¿Debemos usar mascarillas o no? Las vacunas funcionan, pero ¿funcionan para todos?

Para aclarar las cosas un poco, hablamos con Bernard Khor, doctor en medicina, PhD, del Instituto de Investigación Benaroya en Virginia Mason en Seattle, Washington. El laboratorio del Dr. Khor está tratando de encontrar nuevas formas de tratar las enfermedades autoinmunes, específicamente para las personas que viven con síndrome de Down, ya que tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades autoinmunes como la diabetes Tipo 1. Debido a que pasa mucho tiempo investigando las respuestas inmunitarias, publicamos su entrevista sobre si la diabetes Tipo 1 significa que una persona está inmunodeprimida y queríamos hablar con él más sobre la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 para las personas con diabetes Tipo 1.

BEYOND TYPE 1: ¿ES MÁS PROBABLE QUE LAS PERSONAS CON DIABETES TIPO 1 CONTRAIGAN COVID-19?

Dr. Khor: Las personas que padecen enfermedades autoinmunes no están necesariamente inmunodeprimidas; en cambio, podemos pensar que se tiene un sistema inmunológico desregulado. Eso es lo que hace que el sistema inmunológico ataque a su propio cuerpo. No significa necesariamente que no respondan adecuadamente contra las infecciones.

Lo que sí sabemos es que, si lo contraen, las personas con diabetes Tipo 1 son más susceptibles a peores resultados del COVID. Si fuera mi hijo o un ser querido que vive con diabetes Tipo 1, haría todo lo posible para mitigar ese riesgo.

¿QUÉ HAY DE LA VARIANTE DELTA? ¿CÓMO LLEGAMOS AQUÍ?

La variante delta y otras variantes que estamos viendo que comienzan a desarrollarse son peores para todos. Estas mutaciones ocurren porque el virus ha tenido tiempo de persistir y mejorar. Si pudiéramos contenerlo por completo, si todos se vacunaran en este momento, podríamos detener este patrón sin darle ningún lugar donde esconderse. Pero si el coronavirus se esconde entre el 30 y el 40 por ciento de la población, volverá y volverá a empeorar una y otra vez. Es solo cuestión de tiempo.

Eso es lo que pasa con un virus: no es una amenaza única. Es una amenaza continua y adaptable. Es un virus que muta. Está tratando de sobrevivir. Puede cambiar y adaptarse a las circunstancias. Hay otra variante proveniente de Perú que se está volviendo más poderosa: afecta a los más jóvenes, lleva a una hospitalización más rápida, es una enfermedad peor.

No puedo enfatizar lo suficiente cuánto se debe respetar el COVID-19. Los indicios fueron muy claros desde el principio. Hemos visto brotes de enfermedades antes y hemos visto pandemias antes. Todos son agentes que se deben respetar inmensamente.

Otras formas de coronavirus (SARS, MERS) fueron increíblemente malas. En ambos casos, básicamente escapamos de peores resultados porque tuvimos suerte, las tasas de transmisión de esos virus no eran tan altas como el COVID. Ahora tenemos el COVID. Empezamos con mala suerte, y si no lo respetamos, empeorará. Puede causar la muerte, puede causar discapacidad, puede causar resultados horribles. Hemos visto los hogares de ancianos diezmados, es devastador.

Nosotros, como científicos, podemos hacer lo mejor que podamos, pero no importa si nadie lo usa. Veo esto como el evento de la Guerra Mundial de nuestra generación. Tenemos suerte de que muchos de nosotros estemos adentro, de que tengamos Netflix y formas de trabajar desde casa. Pero el impacto social es igualmente grave.

¿ES MÁS PROBABLE QUE LAS PERSONAS CON DIABETES TIPO 1 TENGAN UNA REACCIÓN PARTICULARMENTE MALA A LA VACUNA?

Todos los datos apuntan a que no. Rara vez escucharás a un científico decir nunca — 1 entre millones no es nunca — pero todos los estudios hasta la fecha dicen que no, y podemos confiar en eso porque ha habido muchas evaluaciones posteriores a la comercialización de estas vacunas. Tenemos muchas personas que ya se han puesto las vacunas en todo el mundo para ver cómo funcionan.

Y eso es lo que observamos: la tasa notablemente baja de reacciones adversas que se informan y se rastrean, en comparación con las tasas altamente mensurables de enfermedad grave o muerte, o de discapacidad a largo plazo por el COVID de larga duración.

¿QUÉ HAY DEL MIEDO DE QUE LAS VACUNAS EN GENERAL PUEDAN PRODUCIR NUEVOS O MÁS PROBLEMAS AUTOINMUNES? ¿PUEDE EXPLICAR EL RIESGO?

Es terrible contraer o que tu hijo contraiga una enfermedad grave de por vida. La diabetes Tipo 1 es diabólicamente difícil y será diferente para cada persona. Es un trabajo duro. Entonces, por supuesto, queremos saber por qué sucede. Especialmente cuando intentas encontrar una respuesta muy importante, nuestras mentes están programadas para buscar patrones, pero cuando miras desde un solo caso, solo puedes hacer el patrón a partir de una única situación. Grandes estudios han desacreditado de manera uniforme la idea de que las vacunas comúnmente causan problemas autoinmunes.

Ese es el beneficio de nuestro sistema: es muy transparente. Cuando hay efectos adversos, los conocemos. Se han observado casos poco comunes, un ejemplo fue un lote de vacunas contra la gripe en la década de 1970, donde varias personas contrajeron un trastorno autoinmune poco común llamado síndrome de Guillain-Barré (SGB). Incluso en ese caso, el riesgo de contraer SGB fue diez veces menor que el riesgo de muerte por gripe. La relación costo-beneficio ni siquiera se acerca.

Nota del editor: Ha habido 100 informes de SGB entre personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson, de aproximadamente 12,5 millones de dosis administradas. Cada año en los Estados Unidos, se estima que entre 3,000 y 6,000 personas desarrollan SGB. La mayoría de las personas se recuperan por completo del trastorno. Siempre que surjan problemas de salud como estos a causa de las vacunas, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) exige que se revise la información proporcionada a los receptores de las vacunas y a los proveedores de atención médica para que conozcan los riesgos potenciales. No se ha identificado un patrón similar con las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech contra el COVID-19.

¿CÓMO PODEMOS CONFIAR EN VACUNAS QUE SÓLO TIENEN AUTORIZACIÓN DE USO DE EMERGENCIA Y NO ESTÁN TOTALMENTE APROBADAS?

Creo que es increíble que tengamos una vacuna lista tan rápido como lo hicimos, eso se debe al inmenso trabajo colaborativo de toda la comunidad científica mundial. Ese trabajo sucedió debido a la inmensa amenaza y el impacto del COVID-19.

En este caso, los científicos trabajaron duro, basándose en décadas de investigación existente para hacer que esto funcione. En cierto sentido, también tuvimos suerte. Somos muy afortunados de que estas vacunas funcionen tan bien como lo hacen. Construimos algo grande y brillante, ahora tenemos que usarlo. Porque los científicos pueden construir la mejor solución posible y no significa nada si la gente no la usa.

La falta de aprobación total, que sabemos que llegará pronto, se debe al hecho de que la FDA tiene un proceso de aprobación rígido y burocrático. No es algo malo. Pero lo hace muy lento incluso una vez que la medicina y la ciencia han sido probadas, como es el caso de las vacunas contra el COVID-19 que ofrecemos en los EE. UU.

Pero no se han tomado atajos: se han revisado los datos, el proceso ha sido transparente. Todos comprenden la necesidad de una vigilancia posterior a la comercialización, datos continuos de las vacunas a medida que se administran. No se ha reparado en gastos por eso.

¿CÓMO SABEMOS QUE LAS PERSONAS QUE SE ADMINISTRAN LA VACUNA CONTRA EL COVID-19 NO ENFRENTARÁN PROBLEMAS DE SALUD EN VEINTE AÑOS?

No se me ocurre un mecanismo científico para preocuparme por eso. Sé que el COVID está aquí y es un riesgo muy real ahora mismo. Tememos a lo desconocido, el miedo a lo conocido se ha vuelto difícil de recordarle a la gente. Después de más de un año, nos hemos acostumbrado al problema. Podemos preocuparnos por cómo estamos lidiando con el problema, o podemos seguir adelante y deshacernos de él.

HACE UNAS SEMANAS ESCUCHAMOS PLÁTICAS SOBRE LA PSICOLOGÍA DE ELEGIR ADMINISTRARSE LA VACUNA CONTRA EL COVID-19; QUE PARA LOS HUMANOS, ES MÁS ATERRADOR ENFRENTARSE A HACER UNA ELECCIÓN Y QUE SUCEDA ALGO MALO, COMO ADMINISTRARSE LA VACUNA Y ENFERMARSE, Y MENOS ATERRADOR SI ALGO MALO PASA PASIVAMENTE, COMO CONTRAER COVID-19 CUANDO VIVES TU VIDA DIARIA TRATANDO DE TENER CUIDADO. SE SIENTE MENOS RESPONSABILIDAD. ¿QUÉ PIENSA SOBRE ESTO?

Elegir no hacer algo es tanto una elección como hacer algo. Se trata del riesgo de no hacerlo, de no vacunarte.

Siempre puedes estar nervioso por algún riesgo infinitesimal de hacer algo, pero existe un riesgo real de no hacer algo en este caso particular. Y el riesgo no es solo lo que podría sucederte si contraes COVID, es el riesgo de todas las personas a las que podrías transmitir el COVID, incluyendo los abuelos y los niños.

Porque no se trata de si estarás expuesto al COVID-19, se trata de cuándo.

Gracias a Bernard Khor, doctor en medicina, PhD del Instituto de Investigación Benaroya en Virginia Mason (BRI, por sus siglas en inglés). El BRI, un instituto de investigación biomédica de renombre mundial que se centra en el sistema inmunológico, también es un centro clínico de Type 1 Diabetes TrialNet, una red internacional que hace estudios clínicos que evalúan nuevos enfoques para prevenir, retrasar y revertir la progresión de la diabetes Tipo 1.

Es importante recordar que tener una diabetes bien manejada por sí sola no parece poner a nadie en mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus, pero la atención de la diabetes en sí se complica mucho más después de contraer COVID-19. Es por eso que alentamos a todas las personas con diabetes a que se vacunen, si tu proveedor de atención médica lo recomienda, lo antes posible.

 

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 08/26/21, UPDATED 08/26/21

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.