Diagnóstico de Diabetes y Diabulimia


 

 

 

Creo que la mayoría de las personas con diabetes (Tipo 1 o Tipo 2) estarían de acuerdo en que su diagnóstico es un recuerdo principal. Me diagnosticaron en el verano del año 2000, solo 5 días antes de un cumpleaños importante. ¡Mi cumpleaños número 21!

Mostraba todos los signos asociados con la diabetes y me diagnosticaron durante lo que pensé que era un chequeo de rutina. Esperaba contarle al médico sobre mi sed, pérdida de peso y que orinaba excesivamente con la esperanza de que tal vez me diera una explicación y algunos medicamentos, pero me envió directamente a la sala de emergencias con una lectura de glucosa en la sangre de 350 mg/dl.

A diferencia de la mayoría de personas que celebran su cumpleaños número 21, mi celebración fue tranquila y no incluyó ninguna bebida alcohólica. Estaba muy concentrada en comer sano, lo que en ese momento equivalía a muchas verduras verdes.

Me dieron de alta del hospital el 3 de agosto del año 2000 con una receta para una pluma de insulina con una mezcla de insulina de 70/30 de acción rápida y no tan rápida. Lo que más recuerdo de mi estadía en el hospital es que mi médico dijo que no había una cura para la diabetes Tipo 1 y que mientras contara cada porción de carbohidratos, me administrara mi insulina y midiera mi azúcar al menos 3 veces al día, estaría bien. También me reuní con un dietista registrado que pasó aproximadamente una hora y media explicándome el tamaño de una porción y cómo leer la etiqueta de información alimenticia. 

Sí que salí del hospital con un curso intensivo sobre automanejo de la diabetes. Fue como si hubieran arrancado una página del libro “Diabetes para tontos” y liberaron a esta joven persona con diabetes en su hábitat natural. Estoy negando con mi cabeza al pensarlo ahora, especialmente porque no ha cambiado mucho hasta el día de hoy. La atención para una persona recientemente diagnosticada con diabetes no ha mejorado tanto. Todavía no tenemos idea de cómo lidiar con esto, especialmente el aspecto de la salud mental.

En mi opinión, la mayoría de los endocrinólogos alientan un comportamiento de una persona con diabetes que imita estrechamente un trastorno alimentario. Con algunas diferencias: 

  • En lugar de contar las calorías de cerca, contamos obsesivamente los carbohidratos (cada vez que vamos a comer algo).
  • En lugar de mirar un número en la balanza, miramos un número en un medidor de glucosa varias veces al día .

Cada vez que nos desviamos del tamaño de la porción que recomienda nuestro dietista, comenzamos a sentir culpa y vergüenza. Además, exploremos los sentimientos que todos tenemos cuando nuestros números no están dentro del rango. Puede arruinar todo nuestro día si no se nos muestra cómo lidiar con estas emociones o incluso reconocerlas. Comenzamos a sentirnos muy mal con nosotros mismos porque comenzamos a equiparar nuestros niveles de azúcar en la sangre con si somos personas con diabetes buenas o malas, cuando en realidad estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que sabemos y nos han enseñado.

Aprendiendo sobre la Diabulimia 

Luché con un trastorno alimentario asociado con la omisión de insulina durante unos 13 años. Ni siquiera sabía que era un trastorno alimenticio. Solo sabía que lo que estaba haciendo estaba muy mal. Descubrí en Internet que mi trastorno tenía un nombre: Diabulimia

Omitir mi insulina para bajar de peso era mi secreto oscuro y pesado. Fue liberador cuando decidí decirle a un ser querido lo que estaba haciendo. Ya no tenía que guardarme la vergüenza y la culpa de lo que me estaba haciendo. Comencé a explorar por qué lo hacía y trabajé muy duro para llegar a un punto en el que no volvería a hacer tal cosa. Tuve que reprogramar mi mentalidad. Fue el comienzo de mi liberación de ese monstruo, pero tenía un largo camino por delante. 

Mi recuperación no fue lineal. No era como un fumador que dejaba de fumar. Entraba y salía de la CAD (cetoacidosis diabética), tuve innumerables tropiezos, pero mantuve mi visión. No me di por vencida. Le pedí a Dios muchas veces y encontré la fuerza desde adentro. El nacimiento de mis dos hijas también fue el catalizador de mi recuperación. Cuando quedé embarazada fue cuando supe que realmente necesitaba cambiar. 

Después de dar a luz, utilicé la visualización para superar los momentos en que quería dejar de administrarme insulina nuevamente. No tenía ningún modelo a seguir a quien admirar, así que estaba en una búsqueda para demostrarme a mí misma que podía ser mi propio modelo a seguir. Podría ser la chica que ya no está esclavizada por la diabulimia, sino que ahora está sana y prospera con diabetes.

Mis padres han sido un tremendo sistema de apoyo desde mi recuperación. Mi madre está feliz de ser abuela y cuidar a mis hijas mientras hablo en conferencias sobre la diabetes. Ella me ha visto pasar por un momento oscuro y ha visto cómo lo he convertido en algo que me ha traído un propósito. Ahora estoy emocionada de ser una creadora de cambios dentro de la comunidad de diabetes, ya que soy mentora de personas que tienen problemas con el automanejo.

Como mujer puertorriqueña y de piel oscura, no veía a muchas personas con diabetes que se parecieran a mí y creo que es importante que me comunique con mi comunidad y sea el modelo a seguir que yo necesitaba antes.

Llevo seis años en recuperación. La recuperación no significa que todavía no tengo pensamientos asociados con la diabulimia, pero sí significa que nunca más me haré daño.

Mi esperanza es que mi historia aliente a otras mujeres de color a hablar sobre sus experiencias con un trastorno alimenticio y la diabetes en general. Realmente necesitamos más modelos a seguir para que podamos lograr los cambios que necesitamos ver en nuestro sistema de salud.

Aprende más sobre la historia de Qiana en el video siguiente: