Mi Hijo Fue Diagnosticado con DT1 Durante la Última Pandemia


 

Nota del editor: Los primeros síntomas o señales de advertencia de diabetes Tipo 1 incluyen: sed excesiva, micción frecuente, pérdida de peso inexplicable y agotamiento. Busca atención médica inmediata si tú o alguien que amas presenta estos síntomas. Comparte este gráfico para ayudar a crear conciencia.

Para obtener más información sobre las señales de advertencia de la diabetes tipo 1, CAD y ayudar a correr la voz para salvar vidas, consulta nuestra campaña de CAD.


Signos reveladores

Nunca es un buen momento para ser diagnosticado con diabetes Tipo 1, pero quizá peor idea cuando el país está en medio de una pandemia de influenza. En 2009, EE. UU. se vio envuelto en una ola de una cepa masiva de influenza H1N1, también conocida como gripe porcina. Los síntomas de la diabetes tipo 1 a menudo pueden confundirse con este tipo de influenza, provocando dolores de cabeza, visión borrosa y náuseas, además de micción frecuente y sed excesiva, y no escapamos del diagnóstico de gripe de septiembre de 2009.

La primera en caer en nuestra casa fue nuestra hija de 9 años. En pocos días, nuestro hijo Tristan de 12 años fue el siguiente en recibir un diagnóstico de gripa. En el momento en que le diagnosticaron, el consultorio del pediatra ya ni siquiera se molestaba en evaluar a los pacientes. Nunca sabremos si esta gripe porcina fue el detonador de la diabetes de nuestro hijo, pero lo que sí sabemos es que una vez que fue diagnosticado, tuvo problemas para recuperarse. Mientras su hermana se puso pie  rápidamente, y continuó como sin nada, Tristán seguía experimentando dolores de cabeza, letargo extremo y pérdida de peso excesiva.

Durante el mes siguiente, continuó corriendo cinco millas cada mañana para el equipo de campo traviesa de su escuela. Era la primera vez que participaba en el deporte, por lo que asumimos que su pérdida de peso podría atribuirse al aumento del ejercicio.

Durante el mes siguiente, volvería a casa de la escuela y se quejaría de hambre extrema, pero se negaría a comer debido a sus náuseas: perdió cuatro kilos en cuatro semanas. Ahora que entendemos la diabetes, podemos ver que estaba experimentando pérdida de peso debido a la falta de insulina. La ironía era que, dado que corría cinco millas todas las mañanas antes de la escuela, la actividad reduciría sus niveles de glucosa en sangre.

Ocultos a plena vista

La gripe porcina dominaba los titulares y el consultorio de nuestro pediatra, pero sentí que algo estaba muy mal así que pedí la última cita un viernes por la tarde. La diabetes tipo 1 no estaba en mi radar a pesar de tener una cuñada con diabetes tipo 1. Ojalá el consultorio de nuestro pediatra hubiera publicado los signos de CAD y DT1  en su consultorio. Si lo hubieran hecho, pudiera haber sugerido a mi hijo preadolescente mencionar un detalle importante al médico: que había estado orinando en exceso.

Apreciamos la preocupación de nuestro pediatra y él ordenó numerosas pruebas. Desafortunadamente, esto requeriría que Tristan ayunara, por lo que acordamos regresar a primera hora del lunes por la sangre. Lo cual fue increíblemente afortunado. Sí, nos sentimos increíblemente afortunados porque ese domingo por la noche fue Halloween, lleno de dulce o truco, muchos dulces. En lugar de darse el gusto con sus dulces, Tristan eligió esperar para comer sus dulces cuando planeaba quitarse los frenos el martes. La diabetes, CAD y los dulces sin un páncreas funcional podrían haber sido mortales para nuestro hijo. Mientras esperábamos los resultados de las pruebas, llevé a Tristan con el ortodoncista para quitarle los frenos y luego lo llevé a la escuela el martes por la mañana.

Como madre, sabía que algo andaba muy mal con mi hijo. Su repentino mal humor y su rechazo a comer me hicieron pensar que tenía un trastorno alimentario. Estaba literalmente hablando por teléfono para agendar una cita con un profesional de la salud mental para él cuando el pediatra llamó a mi teléfono celular para decirme que tenía diabetes Tipo 1. De repente, todo tuvo sentido. Estaba familiarizada con los signos de diabetes, pero desafortunadamente mi hijo no. Estoy muy convencida de la importancia de una campaña de Señales de advertencia porque a las personas de todas las edades se les puede diagnosticar DT1. Desearía que mi hijo preadolescente hubiera sabido compartir todos sus síntomas antes porque la diabetes no diagnosticada es increíblemente peligrosa y puede ser mortal.

Creando concienciación

Cuando Tristan se fue a estudiar en la Universidad Tecnológica de Texas, presentamos la campaña de CAD de Beyond Type 1 en los cinco campus. Como asesor académico en un colegio comunitario local, también tengo el cartel de signos de advertencia de diabetes y CAD en mi oficina. Lamentablemente, seguimos diagnosticando erróneamente tanto a adultos como a niños. La conciencia puede garantizar que la información correcta se pueda comunicar con los médicos de sus pacientes.

Nos sentimos increíblemente afortunados de que nuestro hijo haya vivido una pandemia de gripe y su diagnóstico de diabetes tipo 1. Cada año tenemos una temporada de gripe y los signos de diabetes tipo 1 pueden perderse fácilmente dentro del caos; ya no podemos aprovechar esa oportunidad. Nuestra familia continúa educando a otros sobre los signos de diabetes tipo 1 porque nunca se sabe cuándo se puede salvar una vida con un diagnóstico rápido y correcto.


Lee otra historia sobre cómo reconocer los signos + aprovechar al máximo la vida con diabetes – Ver los signos + Aprender a prosperar con diabetes tipo 1.

 

ESCRITO POR Anne Imber, PUBLICADO 07/28/20, UPDATED 09/15/20

Anne Imber es madre de Tristán, diagnosticado a los doce años, ahora veintidós. Es la fundadora de Type 1 To Go, cofundadora de Cy-Fair Type One Connection y autora de "Guided by Faith, Not Fear: A Journey with a T1D Teen".