La Dieta Keto No es Para Todo el Mundo — La Perspectiva Personal de una Persona con DT1


 

Creo firmemente que no existe una “dieta para personas con diabetes”, sino que todos debemos encontrar la mejor dieta para nuestro cuerpo y felicidad mental.

En la búsqueda de la dieta adecuada para mí, probé la dieta keto, y esto fue lo que sucedió.

Por qué decidí probar la dieta keto

He vivido con diabetes Tipo 1 desde 1997 y, durante los primeros 17 años, no prestaba mucha atención a mi alimentación ni seguía ningún régimen nutricional específico. Solo comía y ajustaba mi insulina según la comida. Y ¿sabes qué? eso me funcionaba bastante bien.

Luego, en 2014, comencé a prepararme para mi primera competencia de culturismo y realmente tenía que concentrarme en mi dieta de una manera que nunca antes lo había hecho. En ese entonces, mi entrenador me sugirió una dieta alta en proteínas, media a baja en carbohidratos y muy baja en grasas.

Después de esa experiencia, me interesé mucho en los diferentes enfoques de nutrición y probé bastantes dietas en nombre de la investigación y simplemente por curiosidad.

Lo fascinante de la nutrición es que cada enfoque tiene sus seguidores acérrimos y siempre tengo curiosidad por ver si me encantará tanto como a ellos.

Entonces, en nombre de la investigación, me propuse probar la dieta keto en mi propio cuerpo.

Cómo implementé la dieta keto

La dieta keto restringe la cantidad de carbohidratos y proteínas consumidas, lo que significa que dependes principalmente de las grasas para conseguir la energía diaria. El objetivo es consumir muy pocos carbohidratos (aproximadamente 5 % del consumo diario de calorías, o 20 a 50 gramos como máximo), lo que obliga al cuerpo a quemar grasa para usarla como combustible.

A los fans de la dieta keto generalmente les gusta el enfoque porque supuestamente ayuda con el manejo del azúcar en la sangre y del peso. Y seamos realistas, si te gusta el tocino y el queso, suena muy atractiva.

Muchos dicen que han notado una pérdida de peso a pesar de que no prestan atención a las calorías, simplemente porque una dieta alta en grasas es muy saciante, lo que los hace sentir llenos rápidamente y por eso comen menos.

Basándome en todo esto, decidí comer menos de 50 gramos de carbohidratos al día (incluidos los carbohidratos o fibra que provienen de los vegetales), aproximadamente 80 gramos de proteína y la grasa necesaria para sentirme llena sin llevar un registro de mi ingesta de calorías.

Mi experiencia siguiendo la dieta keto

Al principio, mi experiencia fue excelente. Disfruté del queso, las nueces, las semillas y el aguacate que componían principalmente mi dieta.

En lo que respecta al manejo de mi diabetes, noté un perfil de azúcar en la sangre más constante con menos picos en mi monitor continuo de glucosa (MCG) de la que veo con frecuencia cuando sigo una dieta más rica en carbohidratos (lo cual no es sorprendente ya que los carbohidratos son los que se convierten en glucosa más rápidamente en el torrente sanguíneo).

Pero mi experimento empezó a dar malos resultados rápidamente. Comencé a volverme cada vez más resistente a la insulina después de solo una semana, lo que significaba que necesitaba cada vez más insulina para manejar mi azúcar en la sangre, a pesar de que comía muy pocos carbohidratos.

Todavía no veía ningún aumento importante en mi azúcar en la sangre, pero dado que la grasa ralentiza la liberación de glucosa en el torrente sanguíneo, mi azúcar en la sangre continuaba subiendo lentamente. Para mantener mis niveles de azúcar en la sangre dentro del rango, tuve que aumentar significativamente mi insulina de acción prolongada mientras me administraba pequeñas dosis de insulina de acción rápida con más frecuencia.

La razón de las microdosis en lugar de hacer dosis más grandes era ajustar mi nivel de azúcar en la sangre sin terminar con un nivel bajo.

No solo me volví más resistente a la insulina y me costaba más manejar el azúcar en la sangre, sino que también comencé a tener muchos problemas digestivos y estaba aumentando de peso a un ritmo alarmante.

Ninguno de los dos últimos problemas es realmente una sorpresa.

1. Mi problema digestivo probablemente era debido a que mi dieta era baja en fibras y en volumen.

2. Y en cuanto a mi aumento de peso, las grasas son muy densas en calorías en comparación con las proteínas y los carbohidratos y dado que no estaba monitoreando mi ingesta de calorías, comía muchas más de las necesarias. Tengo un apetito saludable y las grasas por sí solas no me saciaban lo suficiente como para hacerme sentir llena rápidamente.

Después de aproximadamente un mes de seguir la dieta keto, volví a mi forma de comer moderada a baja en carbohidratos. En ese momento no me sentía bien, siempre estaba hinchada, no me quedaba la ropa y mi endocrinólogo no estaba contento con el impacto negativo que estaba teniendo en mi manejo de la diabetes.

Si aprendes algo de esta publicación, espero que sea esto: que puedes (y debes) probar cosas, y si no te funcionan, es mejor que las abandones.

No es un fracaso, es solo un enfoque que no te funciona

Entonces, tal vez la dieta keto te intriga, o la dieta paleo o vegana suena más atractiva. Mi recomendación sería investigar la dieta, hablar con otras personas que la hayan probado, evaluar si es posible que desencadene algún patrón de alimentación no deseado y luego probarla si quieres.

Hay miles de personas con diabetes que siguen cualquiera de las tres dietas que mencioné anteriormente con excelentes resultados, así que claramente les funcionan a muchas personas, simplemente no les funcionan a TODOS. Podría ser necesario experimentar un poco para encontrar la dieta que te funcione.

Si estás interesado en probar la dieta keto, puedes encontrar un plan de alimentación keto con recetas de Diabetes Strong.

 

ESCRITO POR Christel Oerum, PUBLICADO 09/15/20, UPDATED 09/15/20

Christel es una oradora, escritora, entrenadora de diabetes y activista de la diabetes que vive en Los Ángeles. Ella ha estado viviendo con diabetes Tipo 1 desde 1997 y en una etapa temprana decidió que eso no la detendría. Su lema es "No hay nada que no puedas hacer si tienes diabetes". Escribe sobre maneras de estar en forma con diabetes en DiabetesStrong.com y sobre excelente comida en DiabeticFoodie.com. También entrena a personas con diabetes de todo el mundo, en línea y en persona, y las ayuda a alcanzar sus objetivos de salud y fitness. También puedes enviarle un correo electrónico directamente a Christel@diabetesstrong.c