Encontrar la fuerza interior: Primera Travesía en el Mar para Chicos con Diabetes.


 

Hoy queremos compartirles la historia de Mónica, ella vive con diabetes Tipo 1 desde los 5 años y se convirtió en una gran nadadora.

Estamos convencidos de que esta historia va a llegar a sus corazones, y que conocerla, va a hacer que compartamos gran parte de sus vivencias en este recorrido con la diabetes.

¡Palabras que emocionan y motivan a seguir adelante! 

¿Cómo llegó la diabetes a su vida? ¿Cómo fueron tus primeros pasos en este nuevo mundo?

La diabetes llegó cuando sólo tenía 5 años, bebía mucho, perdía peso rápidamente y mis padres, preocupados, me llevaron al pediatra, que me hizo un análisis de sangre que demostró que tenía el azúcar alto, así que me llevaron al hospital para ingresarme. Al principio fue difícil, eran pasos titubeantes como cuando un niño empieza a caminar por primera vez, entender con sólo 5 años porqué mi vida estaba cambiando no era posible, ver a mi familia triste me hacía sentir culpable, porque pensaba que yo era responsable de lo que nos estaba pasando.

Cuéntanos un poco sobre tu página de instagram y qué podemos encontrar.

En mi página hablo de deportes, diabetes e incluyo contenido motivacional, me gusta hacer preguntas a mis seguidores para conocer sus puntos de vista. Comparto algunas de mis experiencias de vida con los demás con la esperanza de que les resulten útiles.

¿Cuándo y cuál fue la motivación para crearla?

Inicié mi página de Instagram en 2013, pero empecé a usarla con cierta regularidad con el primer cierre total por la pandemia. Me pregunté qué podía hacer para ser útil en un momento tan difícil, en el que todos estábamos encerrados en casa, me dije: “en esta situación la gente ya no va a practicar actividad física, con los perjuicios relacionados con el sedentarismo”, así que lancé el reto “EJERCITAMOS EN CASA” y desde entonces no he parado.

¿Qué te gustaría cambiar de la vida con diabetes? ¿Y qué te ha enseñado esta vida con diabetes?

Lo que me gustaría cambiar es que la vida que pasa con este incómodo compañero requiriera menos atención, fuera menos estresante. La diabetes me ha permitido encontrar mi fuerza interior, esa capacidad que me permite volver a levantarme después de cada caída, sin la diabetes no sé cómo ni cuándo habría adquirido esta capacidad.

Además de la diabetes, ¿qué nos puedes contar de tu vida?, te gusta el deporte y se te da bien la natación, ¿verdad?

Sí. Me encanta el deporte en general porque me hace libre y la natación en particular porque me ha permitido superar mis límites, incluso los impuestos por la diabetes.

También me encanta crear, pintar, colorear el mundo que me rodea, porque creo que los colores transmiten energía regenerativa.

Cuéntanos cómo fue cruzar el Estrecho de Messina.

Una gran emoción. Hasta ese día, ninguna persona con diabetes Tipo 1 se había enfrentado a un reto deportivo semejante. Todos tenían muchas dudas sobre el éxito de la travesía, pero yo sentía una energía inusual en mi interior, sabía que lo lograría y que la diabetes no me detendría.

¿Cómo uniste a la diabetes con la natación? ¿Tuviste alguna hipoglucemia en la piscina?

Tuve que estudiar las reacciones de mi cuerpo y los niveles de glucosa (azúcar) en sangre según los distintos tipos de entrenamiento, fui mi propio conejillo de indias. Sólo así se puede encontrar la mejor manera de afrontar la práctica regular de un deporte tan exigente como la natación de fondo. Hubo varios momentos de hipoglucemia en los que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre descendieron mucho, pero también los necesité para entender mejor lo que tenía que hacer para evitar una crisis de hipoglucemia.

¿Has tenido algún momento de fatiga o burnout de la diabetes? ¿Cómo lo has resuelto?

 

Sí, varios momentos de cansancio, en los que he dicho “¡Basta, no puedo más!”, pero creo que esto forma parte de la vida, si no, no sería humana. La diabetes es como una termita que no da tregua, a veces es realmente agotadora y, por tanto, es normal que haya algún fallo emocional por nuestra parte.

Cuando llegan estos momentos me aíslo, cierro los ojos y trato de visualizar situaciones o ambientes que me hagan sentir bien y luego simplemente me digo “PASARÁ”.

¿Qué puedes decirle a una madre cuyo hijo recién ha sido diagnosticado? ¿Y qué se le puede decir a un joven que acaba de ser diagnosticado?

A una madre le diría que no debe temer por el futuro de su hijo, la vida de la familia sufrirá inevitablemente cambios, esto no se puede negar, habrá muchas preocupaciones, pero su hijo  podrá realizar todos sus sueños a pesar de la diabetes. Sólo hay que ver lo que he podido hacer.

A un joven, en cambio, le diría que sé exactamente lo que siente y que puedo percibir todas las emociones que le atraviesan, porque yo también las he vivido. Llevará tiempo, pero también descubrirá que tiene una enorme fuerza interior que le permitirá superar los momentos de dificultad que la diabetes pondrá en su camino y que la vida debe vivirse siempre con el máximo potencial que cada uno tiene.

¿Dónde podemos encontrarte y leer más sobre ti?

Pueden encontrar información en mi sitio www.monicapriore.it

 

ESCRITO POR Estefanía Malassisi, PUBLICADO 07/02/21, UPDATED 07/02/21

Estefanía tiene 26 años y vive con diabetes Tipo 1 desde los 2 años y medio. Es de Buenos Aires, Argentina y puedes encontrarla en instagram principalmente @estefiagos y en el instagram de CUI.D.AR @cuidardiabetes. Es joven líder de la Asociación para el Cuidado de la Diabetes en Argentina - CUI.D.AR, mentora del Programa Young Leaders in Diabetes de la Federación Internacional de Diabetes (IDF) y forma parte del Comité Directivo de Representantes Juveniles del Departamento de Comunicaciones Globales de Naciones Unidas. Hoy en día es estudiante de medicina, soñando con ser pediatra y diabetóloga infantil. Le apasiona poder acompañar y empoderar a niños, adolescentes y jóvenes que viven con diabetes tipo 1. Es divertida, extrovertida y con mucho sentido del humor!