Toda Una Vida Durmiendo con Tecnología para la Diabetes

3/17/20
ESCRITO POR: Lala Jackson

Este contenido es posible gracias al apoyo de Medtronic Diabetes.


 

Nueva perspectiva

He estado usando una bomba de insulina con tubo desde el 10 de diciembre de 1998. Esta fue la fecha en que finalmente tuve éxito después de insistirle mucho a mi equipo de endocrinología para que me permitiera ponerme una bomba de insulina porque despreciaba vehementemente las inyecciones. Tenía 11 años y durante el año anterior, por las noches, armada con la computadora portátil que mi mamá usaba para trabajar, busqué todos los artículos sobre bombas de insulina que pude y los reenvié al correo electrónico genérico del buzón de información proporcionado por el consultorio de mi médico. Todavía no le habían recetado a ningún otro niño una bomba de insulina, pero no iba a dejar que la precedencia me detuviera.

Ese día de diciembre, fue un triunfo no tener que inyectarme más de dos veces al día, soportar el dolor de la insulina o el horario estricto que rodeaba mis dosis. Pero surgieron nuevas peculiaridades de volverme biónica de la noche a la mañana y tener de repente un dispositivo conectado las 24 horas, los 7 días de la semana. Solo había una pequeña cantidad de adhesivo responsable de mantener el tubo y una mini computadora unida a mi yo preadolescente activa.

Luego vino la extraña situación de tener tecnología conmigo sin importar qué pasara, para siempre. En una ocasión particular en la universidad, asistí a un retiro nocturno donde se suponía que no usáramos nada con pantalla, completamente desconectados y en el momento. Desconectarse en realidad no es una opción cuando tu vida depende de estar conectado. Y estar en el momento se vuelve un poco más difícil con una bomba de insulina que suena cada cierta cantidad de horas, y una pantalla brillante que de repente ilumina tu rostro mientras descansas frente a una fogata.

Dormir con una bomba de insulina ha sido una fuente de frustración y, a veces, también de entretenimiento a lo largo de los años. La gran mayoría de las veces, deslizo mi bomba debajo de la almohada o simplemente la coloco en la cama junto a mí y no tengo problemas.

Pero en cualquier noche, cada una de las siguientes situaciones también puede suceder:

  • Me despierto con el tubo de la bomba de insulina completamente envuelto alrededor de mi sección media, brazo o cuello.
  • Uno de mis dispositivos tiene poca batería y suena la alarma cada hora más o menos, pero debido a que mi vida no está en riesgo, solo me despierto lo suficiente como para que la alarma me moleste, no lo suficiente como para arreglarla, para poder dormir de manera ininterrumpida por un tiempo.
  • Sin ninguna forma de bajar el brillo de la pantalla, si me despierto para atender algo de mi bomba de insulina, luego estaré completamente alerta a las 2 de la mañana porque mi cerebro piensa que acabo de mirar directamente al sol.
  • Intento levantarme de la cama solo para ser dolorosamente halada hacia atrás porque mi bomba de insulina se ha caído de alguna manera entre la cama y la cabecera y no quiere moverse.
  • Y lo más común (no se lo digas al equipo de soporte técnico de mi bomba): me levanto de la cama y mi bomba de insulina con tubo se balancea detrás de mí, y golpea el piso, la puerta, la pared, la mesita de noche, porque olvido completamente que la tenía puesta. ¡Por eso es útil tener la bomba metida en un estuche!

En general, dormir con tecnología de diabetes como bombas de insulina y MCG no es difícil. En su mayor parte, olvido que los tengo puestos (por lo tanto, la bomba se balancea detrás de mí cuando me levanto de la cama). Pero tener estas partes adicionales adjuntas ciertamente crea experiencias de vida únicas.

A lo largo de los años, aprendí un par de consejos y trucos para que sea más fácil: 

  • Compro sets de infusión con el tubo más largo posible a propósito para tener mucho margen de maniobra para moverme. Si tiendes a moverte mucho mientras duermes, esta puede ser una buena opción para ti. Otra opción es poner la bomba de insulina en el bolsillo de un pijama, pero una advertencia: es probable que se caiga en algún momento durante la noche.
  • A través de la prueba y el error, he aprendido que dormir sobre sitios de bombas o MCG no es muy cómodo y a veces puede generar alarmas cuando el dispositivo se confunde o la bomba no puede administrar la insulina correctamente por la presión. Presta atención a qué lado tiendes a dormir, o qué lugar tiendes a presionar cuando estás acostado y ajusta tus sitios de acuerdo a esto.
  • Pero ¿cuál es el mejor de los trucos? Tener buenos reflejos puede evitar que la bomba de insulina golpee muy fuerte las cosas cuando salga volando de la cama. Porque esto es solo algo que sucede mucho.

Acabo de cumplir 21 años de usar una bomba de insulina; ahora se siente más raro estar sin ella en las extrañas ocasiones de logística en las que necesito volver a ponerme inyecciones durante unos días. Me ha salvado de las inyecciones que odiaba, la rigurosidad que dictaba mi calendario de inyecciones y las montañas rusas de azúcar en la sangre que no podía manejar con inyecciones diarias múltiples.

 


Échale un vistazo a otra historia sobre tiempo de sueño y relaciones: El amor y el tiempo de sueño perdido.

Lala Jackson

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa