Sobrevivir con Diabetes en la Península de Yucatán


 

Beyond Type 1 se reunió recientemente con María Cab, parte del equipo detrás de la Asociación Mexicana de Diabetes en el sureste de México en la península de Yucatán. para hablar sobre su trabajo, los efectos de la pandemia Covid-19 y el programa Life for a Child


BT1: ¿Cuál es la misión de la Asociación Mexicana de Diabetes en el Sureste?

María: Bueno, como muchas asociaciones dedicadas a la diabetes, nuestra misión es prevenir la diabetes y promover el manejo de la diabetes. Lo estamos haciendo a través de programas educativos, asesoramiento y también a través del manejo de suministros para promover un buen automanejo de las personas que viven con diabetes. Parte de lo que caracteriza a los profesionales sanitarios con los que colaboramos es que son empáticos con las personas que viven y conviven con diabetes.

¿A cuántas personas ayuda esta asociación y cuáles son los servicios que se brindan?

Tenemos alrededor de 76 familias que tienen una persona que vive con diabetes Tipo 1 y de 120 a 200 personas que viven con diabetes Tipo 2. En el caso de la diabetes Tipo 2, cada año nos llegan nuevos pacientes por lo que la cantidad varía más, pero muchos de ellos continúan con nosotros. Después del servicio inicial, vienen periódicamente para chequeos y todo. En cuanto a los servicios, uno de ellos es el apoyo que tenemos para insumos, otro es la asesoría nutricional, médica, psicológica y también reciben educación grupal o talleres.

Cada 15 días para nuestros pacientes con diabetes Tipo 1, se programa una sesión sobre un tema específico. Invitamos a algunos profesionales de la salud o un experto en el tema, y ​​son ellos quienes comparten esta información con nosotros para que podamos actualizarnos y también educar a los nuevos integrantes.

¿Qué impacto ha tenido la pandemia en el trabajo de la asociación?

Estábamos muy acostumbrados a vernos cada 15 días, por lo que fue muy difícil la transición a Zoom u otras plataformas en línea porque no todos sabían cómo usar estas plataformas y no todos tenían acceso a Internet. Nos costó un poco realizar los talleres y no tuvimos la misma asistencia que teníamos cuando las reuniones eran en vivo o presenciales.

La entrega de suministros para quienes tenían apoyo también fue bastante complicada. Muchos padres perdieron sus trabajos, por lo que nos vimos en la necesidad de apoyarlos con aún más suministros. Nos afectó mucho, nos tomó un poco de tiempo adaptarnos, pero ahora lo estamos haciendo mucho mejor. Ahora estamos más acostumbrados a usar la tecnología y podemos dedicar el tiempo, incluso en línea, para poder educarnos y seguir brindando este servicio.

¿Cómo ha afectado la pandemia COVID-19 al tratamiento de la diabetes en Yucatán? 

La falta de acceso aumentó porque se suspendieron muchos servicios de salud. Las citas que estaban programadas no se pudieron hacer, lo que provocó que no se renovaran las recetas. E incluso cuando finalmente se obtuvo la renovación, es posible que no hubiera insulina disponible.

La insulina es uno de los suministros más caros y muchos no tenían acceso a ella. Ya teníamos un banco de insulina donde los propios padres intercambian sus insulinas o vienen a donarlas para que luego alguien más pueda usarlas, pero el banco estaba vacío. De repente, ya no teníamos insulina en reserva porque se estaba usando toda y todavía teníamos padres esperando para poder obtener insulinas.

Incluso antes de la pandemia, no contábamos con los especialistas necesarios para atender a las personas que viven con diabetes. En concreto, por ejemplo, no existían endocrinólogos pediátricos para los servicios de salud pública. Esto era bastante complejo porque las personas eran atendidas por un internista o por un endocrinólogo, pero no por un pediatra y tenían que ir a buscar este servicio a este tipo de médico en la consulta privada.

Ha sido un lío, pero la verdad es que hemos recibido mucho apoyo de estos profesionales, y parte de lo que hace la asociación es establecer estos contactos para que podamos tener un acceso mucho más fácil a estos servicios.

¿Qué es el programa Life for a Child y cómo se asocia con ellos en Yucatán?

El programa Life for a Child brinda acceso a suministros para el automanejo. Este programa busca mejorar el bienestar de las personas que viven con diabetes Tipo 1 mediante la promoción de un buen automanejo. Nosotros, como asociación, nos beneficiamos de este programa y tenemos el compromiso de ofrecer otros servicios que complementen el automanejo para que podamos promover una buena calidad de vida para las personas que viven con diabetes. Parte de lo que nos dan, por ejemplo, son glucómetros, tiras, lancetas, y nosotros como asociación gestionamos el resto de insumos para intentar aportar la mayor cantidad posible. Además de eso, se realizan revisiones periódicas a las personas que pertenecen a este programa y se les brinda orientación nutricional, psicológica, médica y les enviamos informes de cómo están evolucionando cuando ingresan a este programa.

¿Cuál es la historia de éxito más significativa que ha visto en Life for a Child?

Tenemos tantas historias de éxito. Lo cierto es que este programa nos ha permitido conocer a mucha gente y vivir este aprendizaje y evolución con ellos. Las historias más impactantes para mí son las de los niños más pequeños. En este momento, nuestro paciente más joven tiene 4 años. Que tengan 4 años y te expliquen cómo se van a monitorear a sí mismos y qué necesitan para poder inyectarse la insulina o cómo van a contar los carbohidratos es bastante gratificante.

Ven su diabetes como algo absolutamente normal. Hablan con otras personas sobre la diabetes como si fueran expertos y son muy jóvenes. En este caso, me viene a la mente uno de los miembros más jóvenes de nuestra organización. Actualmente tiene 6 años y empezó con nosotros hace año y medio, todavía más pequeño, decía: “No quiero inyectarme, no quiero hacer esto, no quiero comer”, y ahora lo ves, y es una persona diferente, está completamente cambiado, y sabe mucho y habla como un adulto. Es muy gratificante como educador en diabetes, ver que todo lo que haces da frutos y que los jóvenes con diabetes comparten sus conocimientos con los demás.

Para conocer cómo puedes ayudar a los jóvenes que viven con la diabetes Tipo 1 en países de escasos recursos, visita Life for a Child


Este contenido fue posible en parte con el apoyo de Lilly. Beyond Type 1 mantiene un control editorial total de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

ESCRITO POR Eugenia Araiza/ Mariana Gómez, PUBLICADO 08/03/21, UPDATED 08/03/21

Eugenia es licenciada en Nutrición, Educadora en Diabetes y Health Coach. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 a los 16 años. Es creadora de Healthy Diabetes. Eugenia disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes asi como actualizar su práctica de nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Es autora del libro Infantil Soy Diferente y Me Gusta . Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente..

Mariana es psicóloga y educadora en diabetes. Es la creadora de Dulcesitosparami, uno de los primeros espacios en línea para personas con diabetes Tipo 1 en México. Es coautora del libro infantil “Había una vez una diabetes” junto con Eugenia Araiza y es cofundadora de Diabetes and Co, una plataforma en línea de educación en diabetes en español. Actualmente, Mariana es Directora de Mercados Emergentes en Beyond Type 1. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 hace más de 30 años. Es mamá de un adolescente.