La diabetes Tipo 1 y las Relaciones Estables

 

Nota del editor: Este contenido fue producido originalmente por JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés), compartido aquí como parte de la Alianza JDRF – Beyond Type 1. Puedes encontrar más contenido valioso sobre salud emocional con diabetes Tipo 1 en el sitio web de JDRF.


La diabetes Tipo 1 (DT1) puede agregarles una nueva capa a tus relaciones. Además de los síntomas físicos, los efectos emocionales y sociales de esta condición de vida pueden ser difíciles de manejar. Si estás en una relación estable, es probable que tu diabetes Tipo 1 haya salido al tema, tal vez incluso con más frecuencia de lo que quisieras. La diabetes Tipo 1 es una gran parte de tu vida, por lo que es natural que también desempeñe un papel en la vida de tu pareja. Cualquier relación estable requiere cooperación, comunicación y acuerdo mutuo; y nada de eso cambia cuando tú o tu pareja tienen diabetes Tipo 1. Tener las herramientas para hacer que las cosas funcionen con tu pareja mientras manejas tu diabetes Tipo 1 mejorará tanto la relación como tu manejo de la diabetes.

Cooperación y comunicación

Las relaciones estables requieren trabajo en equipo, y eso no cambia en aquellas parejas en las que uno de los integrantes tiene diabetes Tipo 1. A veces, manejar la enfermedad requiere esfuerzo en equipo entre tú y tu pareja. Otras veces necesitarás espacio para manejar tu diabetes por tu cuenta. Ambos deben ser honestos y comprensivos sobre lo que es de ayuda y lo que no. Cuanto más claro seas con tu pareja, más fácil será para ella satisfacer tus necesidades.

La comunicación, combinada con estar consciente de uno mismo, puede hacer maravillas. Estos son algunos ejemplos de la manera en que esto se podría presentar en la relación:

Si te sientes estresado, recuerda que tu nivel de azúcar en la sangre puede afectar tu estado de ánimo. Saber cómo está tu nivel de azúcar en la sangre y comunicarle su impacto a tu pareja puede ser útil. Por ejemplo, si te pones de mal genio cuando experimentas un nivel bajo, tu pareja comprenderá mejor cómo puede apoyarte. Tanto tú como tu pareja deben estar conscientes de la posibilidad de cambios de humor y su posible impacto en la comunicación. A veces, durante una discusión acalorada, lo mejor que pueden hacer tú o tu pareja es dar un paso atrás y evaluar de qué manera tu estado de ánimo está afectando la situación.

No sientas que debes ocultar tu dolor ni tus frustraciones. Informarle a tu pareja acerca de las consecuencias emocionales y físicas del manejo de la diabetes puede ayudarle a comprender mejor tu estado mental. Además, le permite reaccionar como corresponde. Cuanto menos tenga que adivinar sobre la manera en que te podrías estar sintiendo, más podrán disfrutar y apoyarse mutuamente. Fomentar una comunicación abierta y honesta también le ayudará a tu pareja a sentirse más cómoda compartiendo lo que siente acerca de tu diabetes Tipo 1.

Acuerdo mutuo

Las relaciones en general requieren dar y recibir. En algunos casos, es posible que puedas llegar a un acuerdo con tu pareja. Puedes desarrollar una estrategia para cambiar los horarios de las comidas, los horarios de ejercicio y más. Todas las relaciones estables consisten en hacer ajustes y llegar a acuerdos ocasionales. Y con la diabetes Tipo 1, tu pareja podría sentir que está cediendo más que tú. Pero a través de un canal de comunicación abierto y conversaciones productivas entre ustedes, podrán encontrar su ritmo y acostumbrarse a manejar juntos tu diabetes Tipo 1.

Uniendo todo

Aunque es tentador fingir que la diabetes Tipo 1 no juega un papel en tu relación, es importante tener en cuenta que sí es así. Tu diabetes Tipo 1 no es algo con lo que debas lidiar en privado. El manejo saludable de la diabetes es una parte abierta y constante de tu vida y la de tu pareja.

Es tu diabetes Tipo 1, tu manejo y tu salud. Pero eso no significa que no puedas resolverlo con tu pareja. Recuerda que tu pareja está ahí para apoyarte y está dispuesta a ayudarte durante el camino. No siempre será simple, pero con la cooperación y la comunicación, será más fácil.

Una nota para las parejas de las personas con diabetes Tipo 1

Brinda apoyo y sé paciente. Edúcate haciendo preguntas sobre cosas que no comprendes y piensa en participar en comunidades donde otros hablan y platican sobre la diabetes Tipo 1. Esta es una condición médica muy personal, pero al mismo tiempo, es difícil vivir con ella estando solo. Asegúrate de estar allí para ayudar y apoyar, no para ser demasiado crítico con tu pareja, incluso si enfrenta dificultades con el manejo de la enfermedad.

Estar muy consciente de uno mismo, combinado con una relación honesta y de apoyo, facilita todas las facetas del manejo de la diabetes. Dicho esto, es importante poder hablar sobre todas las alegrías y los retos de estar en una relación íntima y estable con alguien que tiene diabetes Tipo 1.