Todo sobre Edema Macular Diabético


 

El edema macular diabético (EMD) es extremadamente común en personas con retinopatía diabética. Estas dos afecciones oculares son la principal causa de ceguera en los países desarrollados de todo el mundo.

El EMD con frecuencia va de la mano con la retinopatía. En las últimas etapas de la retinopatía, el EMD casi siempre está presente, pero las investigaciones han descubierto que puede comenzar a desarrollarse mucho antes, aunque no se detecta en estas etapas iniciales.

¿Qué es el edema macular diabético?

La mácula está en el centro de la retina, que se encuentra en la parte posterior del ojo y es responsable de tu capacidad de ver. La mácula, en particular, te ayuda a ver de frente y mantiene tu vista bien enfocada.

Sin una mácula saludable, tendrías dificultades para leer texto, concentrarte en las características del rostro de una persona o ver detalles importantes en la carretera mientras conduces tu automóvil.

La palabra “edema” se refiere a la producción o la acumulación de líquido. A medida que el líquido se acumula en la mácula, se inflama y se engrosa, lo que afecta tu vista con el tiempo. Cuanto más gruesa, más interfiere con tu vista, lo que lleva a una ceguera irreversible.

Utilizando la “Escala Clínica Internacional de Gravedad de la Enfermedad del Edema Macular Diabético”, existen categorías leves, moderadas y graves de EMD.

  • Leve: Algo de engrosamiento de la retina o presencia de fuga endurecida pero no cerca del centro de la mácula
  • Moderada: Retina engrosada con presencia de fuga endurecida más cerca del centro de la mácula
  • Grave: Retina engrosada con presencia de fuga endurecida en el centro de la mácula

¿Qué causa el edema macular diabético?

El edema macular con frecuencia es un resultado directo de la retinopatía diabética, que está relacionada en gran medida con niveles crónicamente elevados de glucosa (azúcar) en sangre que dañan los nervios y los vasos sanguíneos de la retina. Cuando los vasos sanguíneos de la retina se inflaman, liberan líquidos y sangran, se produce una acumulación de líquido en la mácula.

La cirugía para otras afecciones oculares y otras enfermedades inflamatorias de los ojos que afectan las retinas también puede provocar EMD, según el Instituto Nacional del Ojo (NEI, por sus siglas en inglés).

El NEI informa que de los 7.7 millones de estadounidenses estimados con retinopatía diabética, aproximadamente 750,000 también desarrollan EMD.

Señales y síntomas del edema macular diabético

El mayor reto de desarrollar EMD es que generalmente no presenta síntomas en sus primeras etapas, lo que significa que se detecta y se diagnostica después de que ya se ha producido un daño irreversible. Los exámenes anuales de la vista con tu optometrista son la única forma de detectar el EMD lo suficientemente temprano para evitar que progrese y afecte tu vista.

Tratamiento para el edema macular diabético

El plan de tratamiento para el EMD dependerá de la gravedad de la afección, pero hay dos cosas en las que todas las personas con EMD pueden trabajar inmediatamente después del diagnóstico:

  • Trabaja con tu equipo de atención médica para llevar tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre y A1c a un rango más seguro.
  • Trabaja con tu equipo de atención médica para reducir tus niveles de presión arterial.

Luego, analizarás las siguientes opciones de tratamiento con tu equipo de atención oftalmológica.

Inyecciones de anti-VEGF

Las inyecciones de anti-factor de crecimiento endotelial vascular (anti-VEGF, por sus siglas en inglés) actúan bloqueando una proteína llamada “factor de crecimiento endotelial vascular” y con frecuencia son el primer método de tratamiento para el EMD. El VEGF es “hiperactivo” cuando existe EMD y es lo que estimula el crecimiento de vasos sanguíneos anormales que son proteínas para romper y llevar sangre y líquido a la mácula y la retina, empeorando tanto el EMD como la retinopatía.

Las inyecciones de anti-VEGF también ayudan a disminuir la acumulación de líquido en la retina y la mácula.

Si bien suena doloroso, tus ojos están completamente adormecidos antes de recibir una inyección. El procedimiento en general es relativamente indoloro y cómodo.

Las marcas de las inyecciones de Anti-VEGF incluyen Lucentis, Avastin y Eylea.

Corticosteroides

Existe una variedad de esteroides que se pueden inyectar o implantar directamente en el ojo para liberar una dosis sostenida que reduce la inflamación.

Algunos esteroides pueden aumentar tu riesgo de cataratas y glaucoma, lo que significa que tu equipo de atención ocular deberá vigilar tus ojos de cerca para detectar señales de aumento de la presión en tus ojos.

Cirugía con láser

La cirugía con láser “focal” de “rejilla” utiliza un láser pequeño para quemar parcialmente los vasos sanguíneos rotos y con fugas. Esto puede hacer más lenta la fuga de líquido y reducir la inflamación general de la retina y la mácula.

Con frecuencia se lleva a cabo junto con inyecciones anti-VEGF, es posible que tu equipo de cuidado de la vista programe la cirugía con láser la misma semana o día de tus inyecciones.

Este contenido sobre Salud Visual fue hecho posible a través de ADA x BT1 Collab

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 05/26/21, UPDATED 05/26/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.