El Ani (dia)versario


 

Es casi finales de enero.

Febrero está a la vuelta de la esquina.

Y luego será el 9 de marzo.

Ese será el día que marca un recorrido de dos años para nuestra familia. El día en que recibimos un diagnóstico que deseamos que nunca se hubiera dado. Hace dos años, en 2015, a la edad de 11 años, nuestra hija mayor, fue diagnosticada con una enfermedad autoinmune crónica, potencialmente mortal, para la cual no había cura. Todavía no hay…

Sin previo aviso, y sin ninguna razón conocida, su cuerpo se volvió contra ella y destruyó y eliminó casi todas las células beta productoras de insulina en el páncreas. Ningún médico, procedimiento médico o especialista podría salvar de su destino a las pocas células beta que le quedaban. También se eliminarían pronto.

Cada.

Una.

De.

Ellas.

Eliminadas.

Para siempre.

La diabetes Tipo 1 había entrado campante y arrogantemente a nuestras vidas. La vida tal como la conocíamos nunca volvería a ser la misma.

Dijimos nuestro último adiós a las últimas células beta en septiembre de 2015. Y con eso, la llamada fase de luna de miel (¿por qué se llamará así me pregunto?!) llegó a un abrupto final.

El divorcio fue brutal.

El acuerdo fue final.

El adiós final fue “celebrado” con una inyección correctiva de insulina.

 

Avanzando rápidamente al 2017.

En menos de dos meses, el segundo (prepárense para esto) DIAVERSARIO de nuestra hija mostrará su cara. Encuentro estas referencias al matrimonio un poco raras. La lunas de miel y los aniversarios son momentos de felicidad, celebraciones, alegría y, todo lo bello y romántico. Ciertamente no contiene miedo, preocupación, agujas, pinchazos en los dedos, noches de insomnio, episodios de hipoglucemia, frustraciones, costosos suministros médicos, innumerables viajes a farmacias, lágrimas, matemáticas y cálculos, sangre…

No tengo ni idea de quién inventó la retorcida idea de un diaversario. (Si alguien puede arrojar algo de luz sobre la historia, por favor cuéntela.). Pero lo que puedo deducir es que se trata de un concepto algo nuevo. Como de la última década,. Podría estar equivocada.

Hay personas que aceptan y celebran sus diaversarios con entusiasmo. A otras no les importa mucho. Hay algunas que deliberadamente ignoran su día de diagnóstico. Y hay otras que no pueden recordar la fecha en que fueron diagnosticados. No hay reglas relacionadas con este evento paradójico. Cada uno por su cuenta.

Para nuestra familia, el período de la luna de miel ya pasó. Pero el diaversario anual de nuestra hija; pues ESO sí lo tenemos que enfrentar todos los años. Y en menos de dos meses estaremos a punto de decir:

“¡Feliz Diaversario para ti, cariño! ¡Feliz Diaversario para nosotros!

¿Feliz?, ¿de verdad?

Todavía puedo recordar cada detalle de ese día y cómo se desarrolló. Estará grabado para siempre en mi memoria, mi corazón y todos mis sentidos. Me pregunto si el tiempo alguna vez podrá sanar el dolor punzante en mi corazón cuando recuerdo a nuestra hija en esa cama de hospital, percibiendo falsamente que su primera inyección de insulina que la enfermera acaba de darle la sanaría de lo que sea que tuviera.

No fue así.

No podía ser así.

Tampoco pasará nunca.

La insulina es su soporte vital y la necesita todos los días. Por el resto de su vida O al menos hasta que se encuentre una cura. Seamos honestos: una enfermedad autoinmune incurable, de alto mantenimiento, de por vida y potencialmente mortal no es algo que valga la pena celebrar. Es decir, ¿cómo es posible desear “celebrar” algo como eso?!

Así que no lo hacemos. En cambio, elegimos celebrar a nuestra hija.

¿Cómo? Tomando un tiempo y haciendo algo divertido que a ella le gusta hacer. Como salir a ver una película o a comer una gran bola de helado o tal vez un viaje a la pista de hielo o lo que sea. Mientras los cuatro podamos divertirnos juntos.

Es posible que nuestra hija haya perdido todas sus células beta, pero descubrió y aceptó un nuevo nivel de coraje y valentía que no le pertenecía de la forma en que le pertenece ahora después de su diagnóstico.

Y a pesar de una gran cantidad de pérdidas en tantos niveles, no solo hay pérdidas para contar. Ella no perdió su vida. Aún tenemos a nuestra hija. ¡Y por eso estamos increíblemente agradecidos! Hace 96 años ese no habría sido el caso…

Cada día, nuestra familia de cuatro cultiva valor, fuerza y valentía en un nivel que no hubiéramos podido alcanzar si no fuera por esta enfermedad. (¿Yo acabo de escribir eso?) Nuestra hija es bella y sabia, madura, responsable, firme y valientemente vive con diabetes Tipo 1 todos los días. Y eso es lo que celebramos en su diaversario. Valor. Fuerza. Valentía. Y a ella.

Sí, es duro y crudo cuando recordamos algunas de las cosas que hemos tenido que soportar durante nuestra expedición por la diabetes Tipo 1. El punto de partida de nuestro recorrido con diabetes Tipo 1 ciertamente no es un recuerdo feliz para nosotros. Pero nuestra fe en Dios y nuestro amor mutuo nos ha mantenido activos cada vez que pensábamos que no teníamos fuerzas para afrontar otro día con diabetes Tipo 1. Y creo que a todo eso realmente vale la pena darle un momento pausado de conmemoración.

Pronto miraremos a los ojos de nuestra hija en un día que desearíamos no tener que recordar. Pero vamos a recordarlo. Y nos tragaremos valientemente las lágrimas… o tal vez no lo hagamos. Y le diremos: “Feliz Diaversario cariño”. Y seremos sinceros al decir cada una de esas palabras. Incluso la parte “feliz”.

Saldremos a tomar un helado y sonreiremos mientras vemos a nuestra hija devorar ansiosamente cada bocado de la fría dulzura que tanto ama. Pero primero tendrá que ponerse esa inyección no negociable de insulina.

Y mientras celebremos nos recordaremos a nosotros mismos las cosas por las cuales estamos agradecidos: vida, familia, insulina, esperanza, DIOS, gracia, el uno al otro, la vida de nuestra hija, fuerza, coraje…

Y al final del día nos miraremos unos a otros y diremos:

“FELIZ DIAVERSARIO PARA TI, QUERIDA. FELIZ DIAVERSARIO PARA TODOS NOSOTROS”.


Lee: Mi primer diaversario y las 6 cosas que aprendí de Sid Sharma

Haz clic AQUÍ para descargar y enviar un GIF de Feliz Diaversario.

 

ESCRITO POR Michellè Dreeckmeier, PUBLICADO 02/02/17, UPDATED 07/11/18

Michellè es una esposa, madre, maestra, esnob de café, amante del silencio y no es una persona madrugadora a la que le encanta leer o mirar todo lo que dice "basado en una historia real". Su esposo, Hannes y yo somos los orgullosos padres de dos bellas hijas Miah Niecke, nuestra princesa de la diabetes tipo 1 de 12 años y Ajani, nuestro paquete milagroso de alegría de 10 años. Nuestra familia D y dos perros residimos en Pretoria, Sudáfrica. Soy un educador de danza en el campo de los estudios de ballet clásico práctico y me siento bendecida de combinar dos de mis pasiones: el ballet y la enseñanza. Recientemente me inscribí como voluntaria para T1International. Sigue más de las experiencias de la familia en Instagram en family.ing_with_t1d.