EL CAMBIO: CÓMO ENCONTRÉ ACCIDENTALMENTE LA INSULINA CORRECTA


 

Nota: Este artículo es parte de nuestra biblioteca de recursos en Herramientas y guías prácticas. Echa un vistazo a las reseñas más útiles de productos y a la información detallada de los dispositivos para el manejo de la  diabetes aquí.


Una de las desafortunadas realidades de tener diabetes tipo 1 en el sistema de salud estadounidense es que no siempre tenemos el control de los medicamentos que recibimos. He cambiado la insulina de NovoLog a Humalog una y otra vez durante el tiempo que usado la bomba simplemente debido a la preferencia del momento de mi compañía de seguros. Si bien esas dos clases de insulina funcionaron de forma casi idéntica basado en mis niveles de azúcar en la sangre, hace poco me cambiaron a una nueva insulina debido a que era la única insulina que mi nuevo seguro cubría.

La insulina se llama Apidra, una insulina de la que nunca había oído que mis médicos mencionaran a pesar de que ha estado en el mercado desde el año 2004. Al principio no sabía mucho acerca de la nueva insulina, excepto que era similar a la Humalog, la insulina que previamente me habían recetado. Me dijeron que actuaba un poco más rápido, pero que mis dosis de carbohidratos y la reducción de azúcar en la sangre no debería cambiar por mucho. Aunque estaba bastante escéptico acerca de la nueva insulina, elegí mis primeras comidas con cuidado (baja en carbohidratos, alta en fibra) y controlé mi nivel de azúcar en la sangre.

Todo parecía estar bien y actuaba similar a la Humalog, por lo que pensé que era sólo el mismo medicamento con un nuevo nombre y logo. Luego, después de unos días probé la insulina contra un sándwich con alto contenido de carbohidratos de uno de mis lugares favoritos de sándwiches. Estos bocadillos no son lo que yo llamo “amigables para personas con diabetes”, ya que los bollos de pan son enormes. Mi bollo favorito tiene entre los 100 y 120 gramos de carbohidratos, Dutch Crunch (holandés crujiente). Lo que sucedió después fue sorprendente.

En mi experiencia de comer un poco más de 100 gramos de carbohidratos en una sola comida, siempre me gustaba tener una comida posterior para desacelerar, sobre todo debido al aumento en los niveles de azúcar. He intentado muchas formas de evitarlo: administrarme la insulina antes,  administrarme más insulina, utilizar los ajustes de la bomba en “bolus de onda cuadrada” y “bolus de onda dual”, pero nada funcionaba realmente. Parecía que no importara lo que hiciera, tenía un pico de azúcar en la sangre de una hora a dos horas más tarde, y si trataba de administrarme más insulina cuando se disparaba, acababa teniendo una baja después.

Así que me comí todo el sándwich esperando la caída posterior. Excepto que la caída nunca llegó. Mis niveles de azúcar se mantuvieron constantes y de hecho me sentí bien. Pensé que podría ser una casualidad o algo así, por lo que continué el día siguiente con una comida de un restaurante chino local, que también era conocido por ponerme en mal estado después de la comida. Una vez más, tomé una dosis de Apidra idéntica a una dosis de Humalog que normalmente me administraría para cubrir la misma cantidad de carbohidratos, y de nuevo me sentí muy bien y no tuve casi ningún aumento en el azúcar en la sangre.

Ahora bien, estas comidas que describo son comidas que generalmente evitaría, específicamente debido a los picos que producirían. Básicamente había pasado de comer comidas altas en carbohidratos en general, y había estado comiendo una dieta rica en proteínas y verduras por un buen tiempo cuando cocinaba en casa. Sin embargo, a veces siento la necesidad de disfrutar de algunas de mis comidas favoritas sin tener en cuenta las consecuencias. Un placer culposo por el que pago casi inmediatamente cada vez.

Ahora me siento con la libertad de comer sin tener que pagar las consecuencias. De pronto, algunos de mis platos favoritos están de vuelta en el menú. Sí, me voy a comer las papas fritas con la hamburguesa. Voy a pedir la lasaña, gracias. No es que vaya a estar comiendo comidas italianas pesadas todos los días, pero tener la libertad de elegir casi cualquier cosa en el menú de nuevo es un gran cambio en mi perspectiva de mi dieta y la relación con la comida. Tras una posterior investigación encontré que Apidra y Humalog, aunque son similares, no funcionan igual para todos. Algunas personas prefieren Humalog, algunas prefieren Apidra, otras no notan prácticamente ninguna diferencia. Bueno, todo el mundo tiene un metabolismo diferente y la insulina debe responder a eso. Mi metabolismo es muy rápido, por lo que estas comidas con alto contenido de carbohidratos se disolvían más rápido de lo que la insulina podía llegar a mí. Mi metabolismo no se ponía de acuerdo con mi insulina, y por un tiempo ni siquiera pensaba que podría haber una solución. Pensaba que la  Novalog, la Humalog, y esta nueva insulina de la que ni siquiera había oído hablar eran todas la misma cosa y que era por eso que me cambian una y otra vez de NovoLog de Humalog, dependiendo de lo que estuviera de moda en mi compañía de seguros.

Luego me dieron Apidra y me di cuenta de que no todas las insulinas son lo mismo. Cada persona es diferente y tiene que encontrar la insulina que se adapte a su metabolismo. Por lo que sugiero que si tienes problemas similares con tu insulina que no se alinea bien con ciertas comidas altas en carbohidratos, debes ver qué más hay disponible. Yo ni siquiera sabía que Apidra era una insulina, hasta que me vi obligado a usarla. Tuve suerte, pero si lo hubiera sabido antes, me habría ahorrado un montón de niveles altos de azúcar que no sabía que eran de por gusto.

 

 

 

ESCRITO POR Chris Wiggins, PUBLICADO 06/05/16, UPDATED 05/16/18

Christopher Wiggins ha tenido diabetes tipo 1 durante 17 años. Vive en San Francisco y trabaja como editor de video y camarógrafo independiente en toda el Área de la Bahía. Ha trabajado con empresas de tecnología, programas de televisión y periódicos nacionales, viendo y aprendiendo cosas nuevas todos los días, para luego editarlo todo para que otros puedan verlo también.